viernes, marzo 1, 2024
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

FALANGES: Tercera Modernidad y desglobailzación neoliberal

Luis Adalberto Maury Cruz
lmaury_cruz@hotmail.com

La cúspide de Occidente fue su última globalización, en su versión estadounidense; gestó un orden mundial unipolar neoliberal que hoy está en debacle, esta primera fase de la Tercera Modernidad es una desglobalización del modelo yankee, por ello cabe preguntar: ¿En qué consiste esta desglobalización neoliberal?; grosso modo: es la perdida de la unipolaridad de EEUU y el fin del dominio global del Occidente Colectivo, lo cual se puede ver desde al menos cuatro ámbitos:.

1) En lo económico, esta mundialización se marcó por el libre comercio como modelo comercial, pero en este 2023 las potencias neoliberales están implementando políticas proteccionistas; en EEUU se promulga la ley de la reducción de la inflación, que subvenciona fabricas “verdes”, la ley de chips que también subvenciona empresas tecnológicas, esta última fue hecha contra China porque derrotó al Tío Sam en la guerra de los chips; y en la Unión Europea (UE) se han desarrollado prácticas de nacionalización, por ejemplo: la filial germana de Gazprom pasó a dominio del gobierno teutón, sin omitir los topes al gas y a los hidrocarburos rusos impuestos por Washington y Bruselas, contrario al libre comercio; esto es propio de un Estado socialista o comunistas. Es decir, los neoliberales son más socialistas que los comunistas, paradojas que sólo exhiben un doble rasero del Occidente Colectivo.

La desrregularización, las exenciones fiscales, las privatizaciones de industrias públicas (de los últimos 20 años del siglo XX) y el traslado de la industria a países donde la mano de obra fuera paupérrima o más barata que en EEUU o en la UE; generó ganancias privada para las transnacionales, en detrimento de la clases trabajadora y debilitó la industria en los países del Occidente Colectivo; países como China, India, Iran, dejaron de ser simples Estados maquiladores para ser innovadores tecnológicos; en el caso del Dragón pasó a ser la fabrica del mundo y a desarrollar tecnologías de punta. En otras palabras, el neoliberalismo cabo la tumba de la hegemonía industrial de Occidente.

En América Latina la mayoría de los Estados, por ejemplo México, se constituyeron en maquiladores, en botín de empresas globales y de las oligarquías nacionales mediante privatizaciones, pero no hubo trasferencia de tecnología. Esta globalización económica/industrial generó una cadena internacional de suministros que se desplomó para 2020 con la Pandemia del Covid-19.

A manera de digresión, Zbigniew Brzezinski quien fuera consejero de seguridad nacional del gobierno de Jimmy Carter, señaló que no convenía a los intereses geoestratégicos que Mexico fuera un potencia económica e industrial, pero si surtidor de materias primas y maquillador para EEUU; he allí la lógica de la política extractiva de PEMEX y privatización del sector energético en los últimos 20 años del siglo XX y de los primeros 18 años del XXI, hoy esto se revierte.

Con la actual crisis energética y alimentaria global dada la guerra entre Rusia y la OTAN en Ucrania, agudizada por las sanciones a Rusia por parte de EEUU y de la UE, así como por el sabotaje del gasoducto ruso Nord Stream por parte de Occidente (EEUU), todo esto se traduce en cierre de industrias (por lo elevado de los precios de los energéticos), en manifestaciones y huelgas en la UE, y de forma particular en Alemania, Reino Unido y Francia. Quienes están pagando el mayor costo de estas crisis y de esta guerra multidimensional es la población del Occidente Colectivo y de la UE en particular. Cabe señalar que, la industria petrolera de EEUU es la ganadora, al tener ganancias por quedarse con el mercado de los hidrocarburos de Europa, generando un descrédito y sobrecosto en lo político, económico y social, que pagan los europeos por seguir los lineamientos de Washington.

Hay que precisar que la crisis de los bancos occidentales que se traduce en perdidas pero en las petroleras hay ganancias; por ello, resulta falaz que los hidrocarburos no sean negocio, apenas inicia de la transición de energías fósiles a las no fósiles, lo que se ve son sistemas híbridos. De he allí la pertinencia de Dos Bocas, de la adquisición la Refinería de Deer Park y de las plantas eléctrica de Iberdrola para establecer una política de soberanía energética en Mexico; este es el fondo de los conflictos diplomacias entre Palacio Nacional y La Casa Blanca, es la lucha por el sector estratégico, aunado al tema del litio. Esta política a generado precios competitivos de los energéticos, en relación al mercado de EEUU y de la UE, esto explica en parte por qué el país azteca es un actor competitivo para la atracción industrial y de inversión extranjera.

El colapso de la UE es su desindustralización y dependencia energética de Washington, que es muchísimo más cara que la rusa; la caída de la EU fortalece a EEUU y a America del Norte (Canada, EEUU y México) desplegado el nearshoring reubicando a la industria más cerca del país consumidor y gestado otra reindustrialización; en donde México es una pieza clave por su ubicación geográfica y por la firma del T-MEC, aunado a los proyectos insignia como el tren transísmico; este será una vía de conexión entre Asía, América y Europa no sólo de transito de mercancías sino también de manufactura dados los parques industriales que se están desarrollando es esta zona, (esto en cierta medida evoca el corredor Filipinas-Nueva España-Madrid que estableció el mercado internacional del imperio español y de la primera globalización; articulando Asia, America y Europa). México podría ser una megaafábrica en este nuevo concierto geopolítico y geoeconómico, no hay que olvidar que México es el primer socio comercial de EEUU.

En efecto, está presente la nueva ruta de la seda, medio que hace de China un comerciante global, y dado que es la fabrica de mundo, es el nuevo megaactor mundial, también su moneda, el yuan, en este 2023 a acelerado el desplazamiento del dólar en su zona de influencia, pasó a ser de la octava a la quinta divisa más usada en el mercado global, estamos próximos al desarrollo acelerado de monedas digitales, que ya existen.

También, hay una presencia del Dragón en América latina (de manera puntual con Brasil, sin olvidar que en los proyectos ferroviarios de México también hay presencia de China) con proyectos de infraestructura y telecomunicaciones, es otra ruta de la seda en tierras latinas, aunada a los acuerdos militares de países de continente (por ejemplo con Nicaragua, Cuba, Venezuela) con el Oso siberiano. Así, pierde influencia el Tío Sam en lo que él llamó su traspatio trasero.

En esta nueva realidad las prácticas geopolíticas de la potencia del norte favorece su situación en detrimento de la UE, pues quien a ganado con el sabotaje al gas ruso fue La Casa Blanca vendiéndole gas y otros hidrocarburos a la UE a un precio que rebasa por mucho al que pagaba por los rusos, gestándose el origen de la referida desindustrialización en Europa y en particular en Alemania, ya no es competitivo el producir en la UE, y la vida cada día es más cara para los europeos de a pie.

2) En lo financiero el dólar gobernó unipolarmente como moneda de reserva internacional, sigue siendo la más importante; sin embargo, para este 2023 es evidente que hay una canasta de monedas de reservas internacionales, con monedas como el yuan, el rublo ruso, la rupia india, el real brasileño, aunado a esto los BRICS están propulsando una nueva moneda para su comercio para no recurrir al dólar; Rusia, China, Brasil, Venezuela, India, Iran, Arabia Saudita tienen acuerdos para transacciones en sus monedas nacionales para sus respectivos comercios internacionales, esta tendencia va en aumento; sin omitir la apreciación del peso mexicano, llamado dentro y fuera del país azteca como el superpeso.

También La Casa Blanca se enfrenta a la rebeldía de los países árabes al negarse a elevar la producción petrolera, de hecho hay una reducción, hay el rechazo al petrodolar y acontece el uso del petroyuan como moneda de transacción para hidrocarburos. Estamos frente a un proceso de desdolarización global. Esta creciente sustitución del dólar por monedas nacionales para las transacciones y el mercado internacional se deriva de las acciones unilaterales de Washington de sancionar a países que no comparten sus mismos intereses, de suyo esto ya es reconocido por el Tesoro de EEEUU.

Peor aún, Janet Yellen secretaria del Tesoro de la potencia del norte, señala la catástrofe económica si no se aumenta el límite del endeudamiento de EEUU, no son pocos los analistas que indican la señal de default en la administración de Biden, y de los efectos búmeran de las sanciones contra Rusia. En Washington la crisis es también de falta de solvencia y no sólo de perdida de la unipolaridad de su moneda.

El SWIFT, que es el acrónimo de Society For Worldwide Internaba Financial Telecommunication, es medio de interconexiones internacionales bancarias, sigue siendo hegemónico pero ya no es el único, ya se tiene el sistema ruso denominado MIR que es un sistema de pago nacional establecido por el Banco Central de Rusia (desde 2017), así como el Sistema para la Transferencia de Mensajes Financieros (SPFS) es un canal alternativo para la transmisión de mensajes electrónicos sobre transacciones financieras y garantiza la transmisión ininterrumpida de estos mensajes tanto dentro del país como en el extranjero (que existe desde 2014) y China tiene el Cross-Border Interbank Payment System (CIPS), (que está presente desde 2015). Evidentemente, estamos frente una desdolarización acelerada y a la caída de la hegemonía financiera occidental. Se ve Rusia y China previeron la crisis del sistema financiero de Occidente y los embates de Washington.

EEUU a podido implementar una globalización monetaria y financiera teniendo como centro global Wall Street con su gigabanca y en particular con: BlackRock, Vanguard Grup, State Street Corp y FMR (Fidelity); sin embargo, para este 2023 colapsan los bancos Silicon Valley Bank, Signature Bank y First Republic Bank en EEUU, Credit Suisse de Suiza, Deusche Back de Alemania; la acumulación de perdidas de bancos es constante, dado el aumento en las tases de interés impuesta por la Reserva Federal de EEUU, un contagio es latente en todo el sistema occidental, esto recuerda a la caída de Lehdman Brother y la crisis inmobiliaria de 2008 que fue, a mi parecer, el antecedente inmediato de la actual crisis financiera de Occidente.

Se puede considerar que el patrón deuda es el fundamento del sistema financiero de EEUU, impuesto al mundo por su poder militar/nuclear; sin embargo, en las principales potencias de Oriente, China y Rusia, están almacenando oro para respaldar sus monedas, se ve un blindaje monetario en esta acción, también es una suerte de retorno a ese patrón previo a los Acuerdos Bretton Woods. Como se aprecia la crisis financiera es sistémica.

Cómo se señaló estamos en pleno desarrollo acelerado de monedas digitales, sin embargo, estas monedas requieren de un soporte estable como es el respaldarlas en oro, materias primas, elementos industriales, militares que les den sustento y viabilidad, y no sólo establecidas en la especulación financiera, como lo ha hecho el régimen globalista neoliberal estadounidense y la anglosfera.

Cade señalar que, el uso de monedas nacionales, distintas al dólar, en el mercado internacional es una medida en contra de las armas financieras del Tío Sam que son sus sanciones económica y financieras. De esta forma la desglobalización financiera neoliberal es también una crisis y un elemento estructural de esta Tercera Modernidad..

3) En lo político y en lo jurídico el modelo de la democracia neoliberal fue para lo político y para lo jurídico el cariz de los derechos humanos fue la norma; todo esto son formalismos que si bien tienen un matiz afable, también fueron pretextos de EEUU y de la OTAN para invadir países que no eran afines a sus intereses económicos y geopolíticos basta recordar los casos de Irak, Libia y Siria, que nunca tuvieron armas nucleares, ni biológicas, y que fueron invadidos por su riqueza petrolera y por no alinearse a los intereses financieros y económicos de Washington, en particular por contravenir al petrodolar.

Cabe preguntar ¿por qué todos los países tienen que ser demócratas y por qué se tendría que seguir el modelo de democracia y jurídico occidental?, (cuando en Europa hay monarquías). Evidentemente es un imperialismo, un pretexto para la injerencia y las intervenciones de Washington cuando se contradicen sus intereses geoestratégicos. La democracia y los derechos humanos occidentales han servido como ariete y máscara de la tiranía del EEUU y de la UE.

Por otro lado la democracia neoliberal no ha garantizado el bienestar de la mayoría de la población del planeta; las sociedades de EEUU y de la UE están en desacuerdo con sus gobiernos y estos últimos presentan bajísimos niveles de aprobación, prueba de ellos es que Macron es repudiado en Francia por su política social (con las antidemocráticas reformas de pensiones entre otras), la tierra de Napoleón está incendiada por protestas antineoliberales, lo mismo ocurre con los gobiernos de Alemania, Reino Unido, España, EEUU.

En efecto, los derechos humanos son a mi parecer la mayor aportación de Occidente, sus antecedentes se remontan modernamente, no al mundo anglosajón, ni a la revolución francesa, sino al derecho de Castilla del imperio español con la defensa de indios por los religiosos como Bartolomé de las Casas y en particular al testamento político de Isabel la católica.

Sin embargo, no en pocos casos Washington a ocupado estos derechos para generar revoluciones de colores y dar golpes de Estado; por ejemplo, ha abogado por los integrantes de las maras para atacar al gobierno de Bukele, tratado de desacreditar la política interior de seguridad pública de El Salvador pretextando derechos humanos de delincuentes y omitiendo a las víctimas, cuando el fondo es la insubordinación de San Salvador a La Casa Blanca.

La falta de derechos humanos y de democracia es el pretexto de las revoluciones de colores que se emplean para derrocar a gobiernos “no democráticos” como ocurro con la llamada primavera árabe y los golpes de Estado “suaves” en América latina, por ejemplo en Bolivia para atacar a Evo Morales, cuando el fondo es el control de hidrocarburos, de la cocaína y/o del litio. Lo último remite a la crisis provocada por La Casa Blanca en el Perú, encarcelando a su presidente Pedro Castillo, elegido democráticamente, colocando en sus lugar a Dina Boluarte, (no hay que omitir que el país es uno productor de oro, plata, cobre, zinc, plomo, estaño).

El modelo neoliberal implantado fuera del Occidente Colectivo es un modelo dependiente de las políticas de La Casa Blanca, sin embargo, Washington a hecho de la UE y de la anglosfera, que son sus socios, Estados subordinados; ya la Francia de Macron reconoce la necesidad que Europa siga sus propia derroteros, y no seguir al Tío Sam, de manera puntual va encontra de la postura estadounidense sobre Taiwán, reconociendo el principio internacional de una sola China, siendo un punto de ruptura en el Occidente Colectivo. La influencia de la política imperial va perdiendo poder global hasta en la UE, amén de socios de la OTAN como Turquía que no aceptan la interferencia de esta organización en el conflicto en Ucrania.

4) En lo social la unipolaridad del modelo y estilo de vida estadounidense neoliberal se funda en la hiperindividualidad y en las autopercepciones pero hoy se enfrenta a los enfoques comunitarios presentes en las potencias orientales como Rusia, China, Inda que han destronado a Occidente e impulsan un neosoberanismos y estilos de vida basados en la comunidad, no en los colectivos y ONGS del modelo neoliberal que son promovidas con frecuencia por la Agenda 2030 y por instituciones como Open Society Foundation.

Este modelo social supone una política demográfica global de reducción de la natalidad y una agenda de género a doc. Parecería que la agenda de la política social del neoliberalismo seria la más inocua de todas las políticas globalistas; sin embargo, toca la estructura misma y la célula de la sociedad: la familia; hace de las personas seres desarraigados de sí mismos que bajo sofismas de la autodeconstrucción se llegan a mutilar en cuerpo y alma cayendo en una enajenación de si mismos, encerrados en un bucle de autopercepciones. Es aquí donde vemos la guerra de civilizaciones y concepciones contrapuestas de lo humano ya indicada por Huntington.

En Occidente prima el individuo y en Oriente la comunidad, esta política social neoliberal es la forma más invasiva del Occidente Colectivo, pues ataca la vida y la noción de humano como comunidad; desde Oriente el culto a la hiperindividualización y a las autopercepciones son asumidas como signos de la decadencia de Occidente; cabe peguntar: ¿tienen razón?

La hiperindividualización y las autopercepciones, cuando son distorsionadas, engendran condiciones patólogas en lo individual y en lo colectivo, en lo psicológico y en lo biológico, todo ello encubre una red de mercado donde lo que se vende son ilusiones de la mejor versión de sí mismo, en caminando al consumidor al estrés, a la soledad existencial y al consumismo. No hay que olvidad que el neoliberalismo busca el libre mercado sin las restricciones del Estado, bajo la óptica de la autodeterminación del individuo.

Desde Oriente la política social impulsada/impuesta por el Occidente neoliberal, presente en la Agenda 2030, es vista como una forma de intervencionismo y de atentado contra su sociedad; en efecto, es una guerra cognitiva en términos de la OTAN o guerra mental en términos del Kremlin para generar sesgos cognitivos de confirmación y establecer un status quo a modo. Sin embargo, también estamos frente a una desglobalización del estereotipo social del globalismo yankee.

En esta face de esta Tercera Modernidad se perdió la otrora hegemonía unipolar de EEUU y acontece una pluralidad de modelos de sociedad basados en los soberanismos y en las tradiciones, no es extraño que estas potencias orientales defiendan sus tradiciones milenarias; y nieguen el hiperindividualismo, el desarraigo a la familia, a la comunidad y la patria que la potencia del norte promueve.

Por lo señalado, se ve que estamos frente a la desglobalización de la unipolaridad de EEUU, aparecen un neoregionalismo y hasta un neoproteccionismo donde los enfoques soberanistas son fundamentales, hasta en EEUU hay proteccionismo. Se presenta el surgimiento de nuevos bloques y se reconfiguran los previos en lo económico, financiero, político, militar y hasta en lo sociocultural, que marcan un nuevo derrotero geopolítico multipolar reconfigurando lo global, lo regional y lo nacional bajo el dilema: soberanismo vs globalismo (neoliberal). Estamos en los inicios de un nuevo orden mundial multipolar y frente a los estertores de Occidente.

En esta primera fases de la Tercera Modernidad el hegemón está cayendo no sin antes hacer estragos globales que ya padecemos como son las crisis multidimencionales ya señalada en lo militar, energético, alimentario, económico, financiero y bancario. Generando la desglobalización neoliberal en lo económico, financiero, político y jurídico, y social los cuales se encuentran integrados, y sólo por motivo de análisis se dividen; este momento histórico es un cataclismo geopolítico.

La potencia del norte y el Occidente Colectivo tienen crisis dobles, pues se presentan graves problemas internos de legitimidad gubernamental y desde afuera de sus fronteras tienen fracasos en la actual guerra multidimensional contra Rusia, China e Irán amen de las rebeliones, en creciendo, de países latinoamericanos, árabes y africanos a los designios de Washington. El único que ha ganado en Occidente es el complejo industrial militar de EEUU.

Resulta paradójico que, los líderes neoliberales tiene menor aceptación social dentro y fuera de sus fronteras que sus homólogos orientales. Para Occidente los lideres orientales son autocracias, antidemocráticos y sus sociedades no son libres, pero son los que tiene más aceptación y legitimidad, tal es el caso de Putin de Rusia, XI de China, Lula de Brasil y Lopez Obrador de México. Así, resulta irónica la comparación de la UE con un jardín francés (y del resto del mundo como jungla) que presumía Josep Borrell, el alto representante de la UE para asuntos exteriores y política de seguridad, cuando es una farsa; pues Europa hoy más que jardín es un patio con falta de agua, sin fertilizantes, sin flores y con muchas espinas; este dicho de Borrell es xenofobia, discriminación y etnocentrismo occidental.

No hay que omitir que estamos frente a una guerra multidimensional de civilizaciones, donde los resultados nunca serán como antaño y no sabemos exactamente a dónde nos conducirá, este es un choque de modelos e intereses que conforman formas distintas de ver el mundo y de entender al humano.

En fin, ¿usted qué piensa?…