miércoles, junio 19, 2024
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Ex consejeros, emprendedores // INE: puerta giratoria y negocio // Pénte, al servicio del presupuesto

México SA

Carlos Fernández-Vega


Periódico La Jornada

El Consejo General del INE rechazó el nombramiento de Flavio Cienfuegos Valencia como consejero electoral, el pasado día 21. Foto Cristina Rodríguez

Como granos de maíz en aceite caliente brotan las precandidaturas con miras a la sucesión presidencial de 2024: de un lado, las denominadas corcholatas; del otro, “aliancistas”, y el inventario crece cotidianamente. El ambiente prelectoral se presta a todo: desde personajes de la política con todas las cualidades –éticas y profesionales– hasta oportunistas con un pasado de escarnio público que, a sabiendas de que no tienen mínima posibilidad de avanzar, se anotan para negociar hueso –impunidad, cuando menos– en la próxima administración. Pero la coyuntura también se presta para que un nefasto grupo de ex “servidores públicos” de muy baja ralea –que exprimió y envileció a un “organismo autónomo”, el Instituto Nacional Electoral–, funde una empresa privada para seguir sacando raja política y económica a una actividad que tantos frutos le rindió, en una acción que corresponde a la perversa práctica de la puerta giratoria.

Tiempo atrás, el presidente López Obrador calificó a ese tipo de acciones: “no son ilegales, pero sí inmorales, una vergüenza”, por lo que “es necesario hacer categórica” la diferencia entre el interés público y el privado; no sólo deben transparentarse los patrimonios de los funcionarios públicos, sino hacer lo mismo con quienes terminan su gestión y luego pasan cual chapulines fifí, conservadores, que brincan a trabajar a las empresas relacionadas con el desempeño que tenían. Se tiene que prohibir esta práctica”, y para ello presentó una iniciativa (Ley Federal de Austeridad Republicana) que avaló el Congreso, pero la Suprema Corte de Justicia de la Nación (¡qué raro!) invalidó lo relativo a la citada práctica de “brincar”. La ministra ponente fue… Norma Piña.

Pero como en ese grupo de ex “servidores públicos” (todos ligados a Lorenzo Córdova) esos calificativos no tienen registro, amén de carecer de ética y hasta presumir la desvergüenza, se animó a fundar una empresa privada (Pénte + Soluciones) a dos meses de su salida del INE, compuesta por “expertos en fraudes electorales” (AMLO dixit) y dedicada a explotar la información electoral por él acumulada a lo largo de tres lustros y ahora puesta al servicio del mejor postor: “gobiernos y autoridades de diversos niveles; partidos políticos; candidaturas; autoridades electorales; personas servidoras públicas; grupos parlamentarios y órganos legislativos; medios de comunicación y sector empresarial”, de acuerdo con su propia información. La Jornada (Fabiola Martínez) lo reseño así: “Cinco ex funcionarios del Instituto Nacional Electoral, incluido el anterior secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo Molina, fundaron una firma consultora que ofrece servicios diversos, como litigar asuntos electorales. La empresa se llama Pénte + Soluciones y sus impulsores formaban parte del nivel más alto y especializado del INE durante la gestión de Lorenzo Córdova (2014-2023; Jacobo Molina, Gabriel Mendoza Elvira, Carlos Ferrer Silva, Emilio Buendía Díaz y Javier Naranjo Silva). En esa posición participaron, por ejemplo, en la impugnación de la reciente reforma electoral ( plan B). Uno de los socios de la firma aseguró que no hay conflicto de intereses ni impedimento legal para esta actividad.

Jacobo Molina fue secretario ejecutivo casi 15 años, y cuando fue dado de baja se armó tremendo show mediático que incluyó el llanto público de la senadora Patricia Mercado, sólo para que poco después fuera restituido y días más adelante presentara su renuncia (“conforme a la ética de la responsabilidad, es el momento de retirarme”, según dijo), no sin antes forrarse de dinero junto con Lorenzo Córdova y los hoy integrantes de Pénte + Soluciones.

El día de su lacrimosa partida (3 de abril de 2023), Molina dijo que su decisión fue para “defender la ley y las instituciones. He cumplido para servir al INE y a la democracia mexicana, lo que concibo no como un trabajo, sino como una causa”, y esta última se tradujo en el rápido armado de una “consultora” privada que explota económica y políticamente la información, conocimiento y capacidad operativa adquiridos en ese “órgano autónomo” para venderla al mejor postor. Eso sí, Edmundo Jacobo asegura que la información difundida es “dolosa”. Y se quedó tan tranquilo, porque el negocio va viento en popa.

Las rebanadas del pastel

Es tal la cantidad de mentiras que difunden sus medios de comunicación, que hasta las altas esferas de Estados Unidos y la OTAN las creyeron: ¡“golpe de Estado en Rusia”! Sí, como no.

Twitter: @cafevega