jueves, junio 13, 2024
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

CCE: racista y clasista // Se volaron la barda // Alicia Bárcena a la SRE

México SA

Carlos Fernández-Vega


Periódico La Jornada

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Francisco Cervantes, de plano se voló la barda; calificó de fodongos a los mexicanos y los instó a “ponerse a trabajar”, pues dijo que “no tienen llenadera”. Foto tomada del Twitter del CCE

Algunos presumen la cara dura y se regodean de ser cínicos hasta el tuétano, pero el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Francisco Cervantes, de plano se voló la barda, pues se le ocurrió la brillante idea de calificar de fodongos a los mexicanos e instarlos a “ponerse a trabajar”, porque, dice, son tantos los cambios a las leyes laborales que los trabajadores “no tienen llenadera”, al buscar que el Congreso apruebe –pospuesta para septiembre– la reforma para reducir de 48 a 40 horas semanales la jornada laboral en el país.

No puede esperarse más de un dirigente de la cúpula empresarial, siempre elitista, tradicionalmente explotadora de la mano de obra y sempiterna beneficiaria de las barbaridades cometidas por el régimen neoliberal contra los mexicanos, pero al siempre sonriente Francisco Cervantes se le pasó la mano, en el entendido de que si alguien “no tiene llenadera” es la cúpula empresarial del país. No es gratuito el término de “minoría rapaz”, acuñado por López Obrador desde antes de ocupar Palacio Nacional.

De entrada, hay que recordarle a la cara visible de la oligarquía que, por mucho, la iniciativa privada sale debiendo al país en lo que a generación de empleo formal se refiere, pues la población económicamente activa ronda 60 millones de personas y sólo 21 millones están inscritos en el IMSS, al tiempo que en no pocas ocasiones son registrados con salarios muy por debajo de los reales a fin de aminorar el pago de las cuotas por seguridad social.

Olvida, además, que la mayoría de esos puestos laborales pagan ínfimos salarios (hasta 10 tantos, o más, por abajo de los que se cubren en Estados Unidos y Canadá, los tan cacareados “principales socios comerciales” de México), amén de que los patrones siempre hacen circo, maroma y teatro para evadir el pago de utilidades y otras prestaciones de ley, con la complicidad de las supuestas autoridades laborales.

Qué decir de la draconiana política de topes salariales impuesta durante el régimen neoliberal que a lo largo de 36 años provocó la pérdida acumulada de 80 por ciento del poder adquisitivo, en el entendido de que la “competitividad” de la economía mexicana no tenía mayor sustento que el miserable ingreso que se pagaba a los trabajadores. Por si fuera poco, en connivencia con la “autoridad” laboral, la patronal estimuló la creación de sindicatos blancos para reprimir las demandas de mejora salarial.

¿Fodongos? (Cervantes dixit). Pues bien, más allá del término racista y clasista que usa el dirigente del CCE, uno de los organismos internacionales que para la cúpula empresarial es la biblia documenta exactamente lo contrario. En 2022, la OCDE divulgó un informe en el que subraya que los mexicanos son quienes más horas dedican al trabajo entre las 36 naciones que integran esa institución: en promedio, 2 mil 137 horas al año, frente a mil 730 horas, también en promedio, en los demás países integrantes; es decir, una diferencia de 23 por ciento a favor de quienes cuestiona el susodicho.

El citado organismo documenta que “si bien en los últimos años se han registrado ciertos progresos, México sigue estando por debajo del promedio de la OCDE en muchos indicadores relativos a la inclusividad del mercado laboral, siendo la pobreza un problema grave y persistente. La tasa de ingresos bajos está entre las más altas de la institución”.

Por si fuera poco, el tal Borolas descaradamente regaló a la élite empresarial la legalización del outsourcing (que se echó para atrás en la presente administración) para que, por medio de ese mecanismo, se diera vuelo en la evasión de la Ley Federal del Trabajo. Pero parece que Cervantes no entiende la diferencia entre reivindicación social y laboral, y “que se pongan a trabajar”, porque “no tienen llenadera”. Entonces, ¿quién no la tiene?

Por otro lado, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que Alicia Bárcena (hasta ayer embajadora de México en Chile y ex secretaria ejecutiva de la Cepal) es la nueva secretaria de Relaciones Exteriores. Asumirá el cargo dentro de 10 días, y en vía de mientras despachará la subsecretaria del ramo, Carmen Moreno Toscano.

Las rebanadas del pastel

En la corcholatitis aguda que se observa, algunas tienen cara dura, otras carecen de memoria y muchas más sin la menor idea de qué se trata, pero en el caso concreto de Yeidckol Polevnsky de plano se amontonan los tres elementos … Por fin, el ambicioso Ricardo Monreal deja un puesto político que nunca debió ocupar.

Twitter: @cafevega