miércoles, julio 6, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

FALANGES: Ucrania y la escalada de la crisis global

Luis Adalberto Maury Cruz
lmaury_cruz@hotmail.com

Es claro que en la guerra todos pierden, pero unos pierden más, Ucrania es el punto geométrico de una guerra entre la unipolaridad de EEUU y el dólar; contra la multipolaridad y Rusia. Pero, ¿quién va perdiendo en la actual situación?

La llamada operación militar especial en Ucrania por parte de Rusia no es una guerra para el Kremlin como lo señala el jefe de la Duma Viacheslav Volodin. En el sentido clásico de la teoría y la filosofía de la guerra no es una guerra total, pues como señaló Moscú de ser una guerra ya habría desaparecido Ucrania, vasta recordad que Rusia es la primer potencia militar (en lo nuclear y en lo hipersónico). Es una guerra hibrida pues es militar, cibernética, financiera, económica, propagandísticas.

Desde un enfoque económico y financiero la guerra nace en este 2022 por las sanciones de Occidente, de EEUU y de los integrantes de la OTAN a Rusia. Los energéticos son armas de destrucción masiva, el gas ruso y al ser Europa dependiente de éste, al venderse en rublos y obligar a los europeos a abrir cuenta bancarias en Rusia es la contramedida y la acción espejo rusa. Luego, el Oso asesta un golpe masivo al sistema económico de Occidente, debilita al euro, ataca la hegemonía del dólar y el SWIFT.

Tres fechas: el 28 de abril el Bundestag aprobó una moción que busca continuar con el suministro del equipamiento militar, ampliar la entrega de armas pesadas y de sistemas complejos. El envío se aprobó con 586 votos a favor y 100 en contra de los legisladores, pese a diferencias con el canciller alemán Olaf Scholz. Así, Berlín provendrá de más armas a Ucrania. Rompe el hito alemán de no beligerancia, que se remonta a la derrota de 1945 y a la caída del Hitler por mano de la URSS.

El 27 de abril la empresa rusa Gazprom confirmó, la suspensión del suministro de gas natural líquido (GNL) a Polonia y Bulgaria, por no haber pagado en rublos. Es la evidencia del uso de los energéticos como armas.

El 21 de abril se muestra el misil ruso intercontinental Sarmat o Satán II y es lanzado desde el cosmódromo de Plesetsk, alcanzó su destino a 6.000 km. de distancia en el polígono de Kurá, en la península de Kamchatka. Su alcance es de 18.000 km. puede transportar más de 10 ojivas nucleares, no hay arma rival en la anglosfera ni en la Unión Europea (UE), esto es reconocido por El Pentágono. Es la notoria prueba del poder ruso.

No hay que omitir que: 1) Alemania es el país más dependiente de este gas, los precios altos de los energéticos están incentivando más la crisis económica global y en particular la de Europa y EEUU.
2) Rusia sumista este gas a 23 países, el principal importador es Alemania. De acuerdo a Bloomberg diez empresas europeas han abierto cuentas en Gazpombank, necearías para cumplir con las exigencias de Moscú y poder recibir su gas. Así se rompen las sanciones a Rusia.
3) El cierre del GNL ruso por no pagar en rublos, es el fin del inicio de la etapa de posesionar al rublo como moneda de reserva internacional, y de hacer de los energéticos un arma de destrucción masiva, que se traducirá en mayor inestabilidad de mercados, más paros que ya se han presentado en Alemania, España e Italia, en suma será más carestía y escases de bienes y servicios.

En este sentido, el pagar en rublos es un arma financiera hipersónica, un genuino Satán II financiero y económico contra Occidente.

Como ejemplo, los teutones presentan en el índice de precios al consumo (IPC) aumenta hasta el 7,3% en marzo 2,2 puntos superior al mes anterior. La variación mensual del IPC ha sido del 2,5%, de forma que la inflación acumulada en 2022 es del 3,8%. Hay que destacar la subida del 7,4% de los precios de transporte, hasta situarse su tasa interanual en el 17,5%, que contrasta con el descenso de los precios de comunicaciones del -0,1%, y una variación interanual del -0,1%”. De acuerdo a Expansión / Datos macro.

¿Acaso no resulta un sinsentido enviar armas a Zelenski?, ¿acaso no es alargar la guerra y negar la diplomacia?, ¿quién gana con esto? Es evidente que el precio lo están pagando mayormente los europeos.

Pero la economía de EEUU se contrae en el primer trimestre y aumenta el temor de la eventual recesión, pues hay una contracción 1,4% y se vaticina un crecimiento del 1%.
Así, las contramedidas rusas fortalecen al rublo, en la guerra militar, económica y financiera; el conflicto lo van perdiendo EEUU y la OTAN; las sanciones de Washington generan efecto búmeran.

¿Qué pasaría si el Oso ruso le cierra la llave del gas a Alemania?, pues más crisis, ¿es un sinsentido comprar GNL a EEUU 40% más caro que el ruso? y ¿sin armas hipersónicas? Resulta claro, pagará la población con mayor inflación y más destrucción.

Detrás de los movimientos de trasferencia de armas a Ucrania, por partes de la OTAN, e importación de GNL de EEUU hay interese económicos de Washington, pues el gas importado es estadounidense y las armas son las mercancías del complejo militar de EEUU y de la OTAN.

Lo único que ha ganado Ucrania es una deuda por armas y una destrucción que continua, no es efecto de una guerra total, sino de la operación militar especial, que es multidimensional, que pudiera escalar a una tercera guerra mundial. La gran perdedora hasta hoy es Ucrania, después la población de UE y de EEUU.

En la guerra y en los negocios sólo hay interese, no actos de caridad. A quienes les conviene prolongar la guerra es a los intereses yanquis, los gobiernos de la UE resultan ser los defensores de los intereses de la potencia del norte no de los europeos. En fin, ¿usted qué piensa?…