domingo, agosto 14, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
Iniciosección principalEn riesgo, sistema interdunario Veracruz-Boca del Río-La Antigua

En riesgo, sistema interdunario Veracruz-Boca del Río-La Antigua

Balance de acciones para rescate de 33 lagunas del sistema interdunario

Al menos la mitad de las 33 lagunas que conforman el sistema interdunario Veracruz-Boca del Río-La Antigua enfrentan problemas de contaminación, tala, invasiones y rellenos en áreas naturales protegidas con fines comerciales o habitacionales, reconoció la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema). 

Con 944.26 hectáreas este sitio fue declarado como Área Natural Protegida (ANP) en 2016, denominado corredor biológico multifuncional archipiélago de las lagunas; sin embargo, desde entonces el estado de sus cuerpos de agua y zonas aledañas va en deterioro. 

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente se presentó una radiografía del estado que guardan estos espacios y las acciones que desde dependencias como la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema), la Procuraduría de Medio Ambiente (PMA), entre otras, llevan a cabo para su rescate. 

Este sistema está conformado por las lagunas Cabana, Lagartos, Goleta Iguala, El Encanto, El Ensueño, Laguna D, El Encierro, Las Conchas 1 y 2, Geo Los Pinos, El Basurero, Renacimiento, Los Almendros, Los Patitos, Campanarios.

Además, Paso del Pis, Tramoya, Los Laureles, Dos Caminos, La Ilusión, Caracol, El Coyol, Viveros, Malibrán, Del Carmen, Las Tortugas, El Olvido, Casas Díaz, Caballerías, La Colorada, La Catalán-El Salado, Humedal Vivero Tramoya y San Julián. 

Su presencia funciona como vasos reguladores del ciclo hidrológico local, carga y recarga de acuíferos; son hábitat para una amplia diversidad de flora y fauna local, son sitios de descanso de aves migratorias; protegen a las zonas urbanas de inundaciones, contribuyen a mitigar los efectos del cambio climático; ayudan a depurar el agua por el flujo subterráneo de agua, mantienen la diversidad biológica y calidad estética. 

Pese a ello, el descuido histórico de autoridades y pobladores ha propiciado que estos sitios apenas sobrevivan, con cuerpos de agua cada vez más reducidos, con problemas de tala y contaminación porque son usados como tiraderos a cielo abierto o son rellenados con fines de establecer viviendas de manera irregular.

Lagunas entre basura, relleno de espacios e invasiones 

La laguna Cabana –ubicada en la barra de Chachalacas, en el municipio de Úrsulo Galván– enfrenta problemas de tala inmoderada. Se reportó que para sembrar coco y caña ejidatarios talaron seis hectáreas de mangle rojo y blanco.

En este sitio se ha perdido 30 por ciento del manglar. Incluso se abrió un camino y el cocotal va lentamente ganando territorio en este espacio de 21 hectáreas. A esto se suma la contaminación por descargas de aguas contaminadas del ingenio cañero El Modelo a unos kilómetros de ahí, que ha causado la mortandad de peces.

Laguna Lagartos –en el puerto de Veracruz– ha sido invadida por lirio acuático que limita la oxigenación de las aguas. Además, pobladores hacen quema de basura de manera constante y en sus márgenes ya se han construido casas improvisadas. 

La falta de drene de las aguas ha provocado que año con año se den inundaciones y a pesar de ser un sitio usado para la práctica del ejercicio, los pobladores han denunciado que ni siquiera las luminarias funcionan. Recientemente el director del Medio Ambiente y Protección Animal de Veracruz, José Ángel Capetillo Victoriano, aseguró que el mantenimiento de este espacio corresponde a la Comisión Nacional del Agua (Conagua). 

Uno de los cuerpos de agua más afectados es la laguna de San Julián, en el municipio de Veracruz, pues de 2014 a la fecha ha disminuido 50 por ciento, al pasar de 114 a 62.81 hectáreas.

Se trata de la laguna más grande de este sistema interdunario que además es hábitat de fauna y flora, sirve como reservorio de agua dulce y ayuda a la economía local pues una decena de restaurantes de mariscos se asentaron en sus márgenes; sin embargo, la pérdida del espejo de agua alertó a la población y las autoridades. 

La laguna en la zona del basurero (en la carretera Veracruz-Cardel) ha sufrido el relleno de su espacio para la construcción de un parque logístico en la zona de la Ex Hacienda Santa Fe. El 25 de mayo personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró las obras de manera temporal en tanto revisa los permisos que se tienen, pues al ser un ANP no tendrían razón de existir. 

La laguna Tembladeras fue afectada en 2021 por un incendio que duró más de 12 días. Vecinos de la zona norte afirmaron que pudo haber sido intencional debido al interés de invadir esta ANP, ya que meses antes un grupo de personas fue desalojado por pretender establecerse ahí. 

Los vecinos del fraccionamiento Laguna Real alertaron sobre la invasión de personas que construyeron viviendas improvisadas en esta zona. 

Otras lagunas afectadas son la Tarimoya, El Encanto y El Campanario; sus cuerpos de agua se han ido secando debido en parte a la contaminación y el relleno clandestino para la construcción de viviendas. 

El Encanto se mantiene como una laguna abandonada pues aunque se iniciaron trabajos de rehabilitación en el gobierno del panista Miguel Ángel Yunes, estos no se concluyeron. En el Campanario el mayor problema son las invasiones que aprovecharon que el espejo de agua se ha ido secando para construir viviendas irregulares. 

El Farallón, un caso especial 

En 2021 pobladores de Actopan denunciaron que la laguna El Farallón estaba prácticamente seca; las autoridades hicieron estudios y descartaron que se debiera a la extracción de agua para la minería, aunque sí encontraron líneas conductoras hacia ranchos ganaderos y agrícolas.

Ese año se anunció que autoridades medioambientales trabajarían en un plan conjunto para su rescate, pues desde el 2014 los niveles de su espejo de agua habían descendido. 

El secretario de Medio Ambiente, Juan Carlos Contreras, reconoció que debido a que el inicio de este año fue más seco que otros, el espejo de agua prácticamente desapareció y por ello se invertirán 5 millones de pesos como parte del plan de reedición.

Si bien confían en que la actual temporada de lluvias ayude a recuperar hasta 80 hectáreas en la zona, es necesario crear las condiciones para la captación de humedad a largo plazo.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img