martes, abril 23, 2024
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEstadoEspecialistas no descartan que repentinos huracanes como Otis sean más frecuentes

Especialistas no descartan que repentinos huracanes como Otis sean más frecuentes

Anúnciate aquíGoogle search engine

Orizaba, Ver.- El cambio climático amaga con mayores desastres a la humanidad, huracanes como Otis van a ser más comunes, e incluso pudieran registrarse en los 30 días que le restan a la temporada tanto en el Atlántico como en el Pacífico; las costas veracruzanas están bajo advertencia de un fenómeno igual o peor del ocurrido en Guerrero, señala el biólogo Héctor Rojas;

El Niño calentó mucho a las aguas marítimas y ahora vienen las consecuencias”. 

De inicio, el biólogo señala que “el huracán Otis ha quedado clasificado como atípico. La evolución que tuvo de tormenta tropical a huracán 5 en tan corto tiempo sí nos hace pensar en que las condiciones atmosféricas para que ocurran esas cosas están dejando de ser estacionales y poco a poco se vuelven permanentes. En otras palabras, existe la posibilidad cada vez mayor de que estos fenómenos sean más frecuentes que en el pasado” 

Estas condiciones, advierte, “nos hacen pensar que este tipo de hechos sí podrían convertirse en eventos más comunes sí la tendencia de calentamiento atmosférico sigue como hasta ahora. A inicios del año señalamos que la presencia del fenómeno El Niño en este 2023 ocasionaría situaciones climáticas diferentes y no nos equivocamos, se sobrecalienta el agua de la superficie del mar. Ese calor se transfiere al aire volviéndolo más ligero y más volátil, eso explica en parte la gran velocidad que adquirieron los vientos de Otis

Actualmente, “han estado reportando un aumento promedio de medio grado en la temperatura de la superficie marina, temperatura que es elevada, los datos son variados”, precisa.

Pero la costa veracruzana, anticipa, no está exenta de hechos como el ocurrido en Acapulco, porque “las condiciones generales son las mismas y todavía no termina la temporada de huracanes tanto en el Pacífico como en el Atlántico, la temporada de huracanes se contempla hasta noviembre, así que podría llegarnos alguna tormenta tropical”. 

El Niño, agrega, “va a provocar que el fin de año sea diferente a, por ejemplo, el del 2022, porque el invierno no creo que sea muy frío este año dado que estamos en temporada de El Niño. Esto del cambio climático tiene que ver con sistemas de producción de todo el mundo y este es el momento en el que se cruzan la economía con la ecología, y a nadie le gusta estar en ese lugar”.

Todo este cambio climático que dejó de ser una amenaza para convertirse en una realidad, precisa, “ya nos afecta, desde hace poco más de 40 años se ha estado diciendo que los sistemas de producción empezaron a sobrecalentar el aire de la atmósfera y desde entonces ni empresarios ni políticos lo han tomado en serio. Esa es la verdad, sí han modificado algunos métodos, algunos materiales, algunas estrategias, pero lo que al parecer no quieren cambiar son los volúmenes de producción y en lugar de reducirlos han hecho lo contrario”.

Como ejemplo podemos señalar que “es como sacar de circulación cinco camiones viejos que contaminan 20 puntos, pero meter 10 nuevos que contaminan 12 puntos. Entonces, una consecuencia de esto es que no se detiene lo que en teoría se quiere, que es el calentamiento de la atmósfera. México, como cualquier país en desarrollo, jamás ha destacado como un promotor de estrategias importantes para lograr ese objetivo, se ha limitado a seguir las modas dictadas desde otros países y es lo que se toma como base para hacer comprimidos internacionales”. 

Como país, “creo que hemos logrado algunos resultados importantes ocasionales, pero parece que en nuestro sistema sexenal reciente cualquier cosa firmada antes es automáticamente despreciable. En el sexenio pasado se firmaron acuerdos relacionados con la reducción en el consumo y producción de combustibles fósiles, que fue forzado, pero aun así se firmaron. En este sexenio no sólo se dejó de promover esa iniciativa, sino que se inició la construcción de una planta refinadora”.

En las últimas reuniones internacionales, afirma, “México ya fue señalado. Incluso tuvo que corregir su compromiso inicial que era menor al mínimo establecido en París, para poder quedar en tablas con los otros países y bueno, otra estrategia mundial bien conocida y muy socorrida es la reforestación o buen manejo de los bosques y selvas, acá se han destruido un montón de hectáreas vírgenes para construir líneas férreas que no han demostrado su eventual beneficio ambiental ni económico, y se ha despreciado la conservación de otro montón de hectáreas cambiando el uso de suelo con fines clientelares”. 

“México está haciendo un papelazo en el escenario ambiental mundial en estos momentos”. Precisa que “así como México habrá otros países que hacen poco o nada y como su influencia en el entorno económico es más simbólica que real, a los verdaderamente poderosos les importa poco”. 

En ese escenario, “el aire del planeta se sigue calentando. Cuando ocurren fenómenos naturales como el cambio de temperaturas en las corrientes marinas (que eso es El Niño), en realidad, el sistema no logra un equilibrio rápido porque el aire sobre el agua no se enfría, digamos a tiempo, y cuando la superficie del océano no se mezcla con aire frío el sistema permanece caliente y provoca otros fenómenos no previstos. La estabilidad tarda más y nosotros lo percibimos como que hubo días más calurosos, o lluvias más fuertes o fuera de temporada, o incendios forestales más intensos, o como parece que será ahora, inviernos menos fríos, cosas que parecen no tener relación alguna repercuten en un montón de aspectos”. 

Nosotros, que estamos a nivel del suelo, “lo más sensato es aprender a cambiar hábitos de consumo. Es importantísimo reducir el consumo. Luego la gente no cree que eso sea necesario y le cargan toda la responsabilidad a los empresarios, a los ricos, y ahora circulan palabras nuevas en el vocabulario de los pobres como oligarcas, neoliberales, conservadores, y esos serán los únicos culpables aquí en México, pero mientras, esos pobres seguirán haciendo fiestas con desechables cada ocho días y el problema va a seguir”.

martes, abril 23, 2024
Artículos Relacionados
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Lo más reciente

Publicidadspot_imgspot_imgspot_imgspot_img
Publicidadspot_imgspot_imgspot_imgspot_img