martes, agosto 9, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
Iniciosección principalSe duplican intentos de suicidio entre adolescentes

Se duplican intentos de suicidio entre adolescentes

El suicidio es la cuarta causa de muerte entre los adolescentes y jóvenes de 15 a 29 años en el mundo, después de los accidentes de tránsito, violencia y tuberculosis, alerta la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En México, 6 por ciento de la población de 10 a 19 años, es decir, poco más de 1.3 millones, reportó haberse hecho daño con el fin de quitarse la vida, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2020. Esto representa un incremento de casi el doble frente al 3.9 por ciento detectado en la Ensanut 2018-2019. Además, 40.5 por ciento de las mujeres y 26.8 por ciento de los varones que han intentado provocarse la muerte lo hicieron en 2020.

La ideación o el pensamiento suicida también va al alza. Se estima que 6.9 por ciento de los adolescentes mexicanos han tenido algún pensamiento suicida en su vida, “cifra significativamente mayor al 5.1 por ciento” notificado en la Ensanut 2018-2019.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) alerta que las tasas de autolesiones, suicidio y ansiedad entre niños y jóvenes en el mundo son alarmantemente altas. Se estima que a escala global, más de 20 por ciento de los adolescentes sufren trastornos mentales, y el suicidio ya es la segunda causa de muerte entre los muchachos de 15 a 19 años, mientras cerca de 15 por ciento de los adolescentes de países de ingresos medios y bajos se ha planteado quitarse la vida.

Es un problema de salud pública global prevenible y está asociado a múltiples causas, que incluyen la salud mental y el contexto social y familiar, por lo que pueden aplicarse medidas efectivas para evitarlo.

Justamente en el Hospital Juárez de México se han desplegado acciones para inhibir estas conductas. David Hernández Guzmán, sicólogo de la Unidad de Salud Mental de dicho nosocomio, explica que desde hace dos meses se creó una “clínica para el adolescente con intento suicida”. No solo son captados después de un episodio de este tipo, referidos por el servicio de toxicología tras haber ingerido alguna sustancia con intento de dañarse, sino antes de intentarlo siquiera. Hasta ahora se han recibido seis pacientes.

A estos adolescentes se les brinda “entrenamiento en habilidades de afrontamiento, control emocional y del impulso, y también de restructuración cognitiva que ayude a vivir una vida más satisfactoria y sin desajustes emocionales o psicológicos”.

El especialista destaca que “el suicidio tiene muchos factores asociados y los problemas mentales son de los más importantes para evaluar el riesgo. Una persona que ha pensado quitarse la vida generalmente cumple criterios para el diagnóstico de uno o más trastornos mentales, como depresión, ansiedad o trastornos del control de impulsos o de la personalidad. Abordar el suicido es atender los factores de riesgo”.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img