miércoles, agosto 17, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEstadoYunes obvió atribuciones de las autoridades federales al contratar a Buzbee en...

Yunes obvió atribuciones de las autoridades federales al contratar a Buzbee en caso JDO

II de IV Partes

Para llevar a cabo esos robos, Duarte y sus aliados supuestamente crearon una red de empresas fantasma para desviar fondos de al menos 10 agencias gubernamentales diferentes, según un informe de investigación publicado por primera vez en 2016 por dos organizaciones mexicanas: Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

Si bien las acusaciones en las demandas de Buzbee se centran en la malversación y el robo de fondos públicos, Veracruz ha sido perseguido durante años por un tipo diferente de corrupción. Los puertos del Golfo del estado —la ciudad de Veracruz alberga el puerto más grande de la costa este de México— son importantes puntos de entrada para la cocaína sudamericana que los cárteles mexicanos de la droga introducen de contrabando en Estados Unidos. A principios de la década de 2000, Los Zetas, un cártel dirigido por ex soldados del Ejército mexicano que inicialmente trabajaron para el Cártel del Golfo en los estados a lo largo de la frontera con Texas, avanzaron hacia el sur, hacia Veracruz. Las bandas criminales como Los Zetas, que desde entonces se han dividido en facciones competidoras, han desarrollado otras fuentes de ingresos, incluido el robo de productos derivados del petróleo, la trata de personas y el fraude en obras públicas.

El estado vio aumentar su tasa de homicidios de nueve homicidios por cada 100 mil habitantes en 2009 a un pico de 22 homicidios por cada 100 mil habitantes en 2017. Veracruz reportó mil 145 homicidios el año pasado o alrededor de 14.1 por cada 100 mil habitantes. (Texas, en comparación, tiene una tasa de homicidios de 7.6 por cada 100 mil habitantes.) De las casi 5 mil personas desaparecidas en el estado desde 2006, 3 mil 662 seguían desaparecidas hasta febrero, según el gobierno federal mexicano.

Duarte, un ex legislador de Veracruz afiliado al Partido Revolucionario Institucional (PRI) de México, pidió licencia antes de que terminara su mandato en 2016 y se fugó a raíz de la publicidad nacional sobre su presunta malversación de fondos. Pero, en abril de 2017, Duarte fue arrestado y luego extraditado a México desde Guatemala, donde se había estado escondiendo en un hotel turístico junto al lago. Bajo una intensa presión pública, el gobierno federal controlado por el PRI y sus sucesores en Veracruz persiguieron al ex gobernador. Posteriormente fue condenado por lavado de dinero y asociación ilegal con delincuentes en México y sentenciado a nueve años de prisión. 

Pero queda un misterio mayor: ¿A dónde fueron a parar los miles de millones que Duarte supuestamente robó de la Comisión de Agua de su estado y otras entidades importantes dedicadas a la salud pública y el bienestar social? 

En medio de la protesta pública y la atención de la prensa, la Procuraduría General de México congeló cuentas bancarias y confiscó un rancho extenso en una zona boscosa al oeste de la Ciudad de México que estaba lleno de arte, incluidas 17 pinturas que se cree que son de los maestros mexicanos David Alfaro Siqueiros y Rufino Tamayo y el surrealista español Joan Miró y una caja fuerte llena de dinero en efectivo. También confiscó docenas de otras propiedades, incluidos condominios en el suburbio costero de Boca del Río. Las incautaciones altamente publicitadas fueron anunciadas como una posición histórica contra el lavado de dinero.

La atención de los mexicanos se dirigió rápidamente a Houston, donde el ex gobernador Duarte había sido fotografiado codeándose con millonarios mexicanos adinerados en un club de golf en The Woodlands, una comunidad planificada de lujo cerca del Aeropuerto Intercontinental de Houston que se hizo popular entre los empresarios ex patriados a mediados de la década del 2000, en una época en que la violencia aumentaba en México y su gobierno desplegaba tropas en algunos estados. A través de amigos, Duarte aparentemente obtuvo una membresía en un club de golf, según la fotografía publicada y los registros judiciales. Los registros de impuestos públicos de 2017 revelaron que la cuñada del gobernador había comprado una minimansión en expansión en el área de Tomball.

Al menos otros dos ex funcionarios del gobierno de Veracruz y otros amigos de Duarte poseían docenas de propiedades adicionales en The Woodlands y en comunidades adyacentes bajo varios nombres corporativos, algunas de las cuales aparentemente fueron compradas en efectivo, según registros judiciales y catastrales. Los detalles pronto aparecieron en todas las principales revistas y periódicos de México y aparecieron en reportajes de la televisión nacional.

El sucesor de Duarte, el gobernador Miguel Ángel Yunes, militante del PRI por muchas décadas antes de afiliarse al Partido Acción Nacional (PAN), comenzó a realizar conferencias de prensa y filmar videos llenos de denuncias sobre las actividades de Duarte en Estados Unidos. Yunes afirmó en repetidas ocasiones que Duarte y su esposa, Karime Macías Tubilla, habían exportado la mayor parte de los fondos robados del estado utilizando múltiples testaferros para comprar propiedades en los suburbios de lujo de Houston, acusaciones que luego se convirtieron en parte de las demandas civiles de Buzbee. 

Durante su mandato de dos años, de 2016 a 2018, Yunes viajó personalmente primero a Houston y, luego, a Londres, luego de que la esposa y los hijos de Duarte se mudaron allí. Durante una visita a Texas, Yunes, un hombre fotogénico de frente alta y el porte confiado de un político de carrera, filmó sus denuncias de lavado de dinero mientras recorría casas y negocios que figuraban en los registros de escrituras del condado de Harris y del condado de Montgomery como pertenecientes a otros ciudadanos privados o corporaciones, no al propio Duarte. Yunes publicó videos en YouTube de lugares que, según él, habían sido comprados por prestanombres para ayudar a ocultar el dinero sucio de Duarte. 

“Hoy es un gran día para los veracruzanos, y también para mí”, dijo en un clip que mostraba una minimansión de ladrillo de dos pisos en una calle sin salida en lo que llamó “Los Woodlands”. “Porque hemos luchado con todo para recuperar propiedades para Veracruz”.

En mayo de 2018, luego de que Buzbee presentara una demanda en Florida en busca de activos adicionales, el propio Yunes hizo el anuncio durante una conferencia de prensa en la capital veracruzana de Xalapa.

Pero Yunes, cuyo partido perdió la gubernatura a fines de 2018, ha sido criticado por mezclar la política con persecuciones judiciales y por usar métodos éticamente cuestionables para recuperar fondos estatales, incluida una acusación de que intentó extorsionar a una de la familias de Veracruz acusadas de lavado de dinero en demandas de Buzbee en Houston, según registros judiciales.

La decisión de Veracruz y otros funcionarios estatales mexicanos de reclutar a Tony Buzbee para ayudar a recuperar fondos malversados escondidos en Estados Unidos se desvió del camino habitual que usan los funcionarios de gobiernos extranjeros para recuperar el dinero robado. Por lo general, emplean canales diplomáticos, se basan en mecanismos utilizados para detectar empresas deshonestas y cuentas bancarias sospechosas ideadas por el Departamento del Tesoro de EU y, finalmente, buscan la acción de los fiscales del Departamento de Justicia. 

Según los documentos obtenidos de un abogado cuyos clientes se encontraban entre los objetivos de las demandas de Buzbee, el fiscal general de México escribió al Departamento de Justicia de EU en noviembre de 2017 para pedirle al gobierno de ese país que confiscara 32 propiedades. Un funcionario estadounidense respondió que una orden de incautación de la propiedad “no cumple con los requisitos legales de EU que permitirían una incautación” (un portavoz del Departamento de Justicia no hizo comentarios sobre las cartas para esta historia).

En lugar de convencer al Departamento de Justicia para que actuara, Yunes y otros funcionarios de Veracruz pasaron por encima tanto de su propio gobierno federal como de las autoridades federales para contratar a un abogado texano para recuperar los bienes que, alegaban, Duarte se había robado. 

Los registros judiciales muestran que Buzbee y su equipo tuvieron acceso a la propia investigación criminal de Veracruz. Pero incluso los abogados litigantes adinerados y poderosos como Buzbee carecen del poder y los recursos de un fiscal federal de EU para citar registros o pedir órdenes de allanamiento antes de confiscar activos.

Buzbee también se reunió con Ryan Patrick, quien se desempeñó como fiscal federal para el Distrito Sur de Texas con sede en Houston bajo la administración Trump. Pero, en una entrevista, Patrick dijo que no podía comentar sobre ningún aspecto de la revisión del gobierno de las acusaciones de lavado de dinero contra Javier Duarte o cualquier otra persona asociada con el ex gobernador de Veracruz.

Sin la ayuda del Departamento de Justicia, Buzbee tuvo que usar demandas civiles y pruebas ordenadas por un tribunal para obtener las pruebas necesarias para convencer a un tribunal de que las propiedades estadounidenses se habían comprado con fondos robados y luego pedirles a los jueces que les entregaran activos o cuentas bancarias. Al hacerlo, Buzbee empleó una estrategia de litigio dispersa que esencialmente tiró todo por la borda.

*Este reportaje es parte de Reporting the Border, un proyecto del International Center for Journalists en asociación con el Border Center for Journalists and Bloggers. Fue producido en colaboración con Type Investigations. Ésta es la cuarta parte de la serie Follow the Money.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img