domingo, agosto 7, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioOpiniónLa psicoterapia sistémica

La psicoterapia sistémica

Apuntes: Crítica Social actual
Javier Hernand Garcés
3 de agosto de 2022

Se llama psicoterapia sistémica aquella parte de la psicología que se versa sobre el estudio se las interacciones de los grupos, a los que les han llamado sistemas.

Uno de estos sistemas y quizá el más notable será el trabajo terapéutico, precisamente de la terapia familiar, a la que se le agrega, a manera de especialización, “la terapia familiar sistémica”. Se analiza todos los efectos subyacentes donde se disemina el grupo y se da en sí la clasificación con respecto a los colectivos sistémicos.

La terapia familiar sistémica se hace global e integrativa, profundiza en la pareja, los individuos, los hijos, al igual que otros grupos sociales a esa estructura familiar, los cuales ayudan a identificar el origen de los conflictos para aplicar terapias adecuadas al entender las causas y efectos de lo que se plantea en el tratamiento más que paliativo a una dolencia emocional.

La parte teórica de estos estudios se basa en el pensamiento del austriaco Karl Ludwig Bertalanffy, (1901-1972) biólogo y filósofo, quien postula el conocimiento de la familia como asociación con límites con partes relacionadas e independientes a la vez. Toma tres elementos como ejes principales en su investigación de sistemas, la filosofía la ciencia y la tecnología. Según Bertalanffy el cambio que se dé en las partes tiene efectos directos en todos.

Las relaciones sociales cobran mucha importancia en esta teoría, los amigos/as, compañeros/as de trabajo que, aunque son otro sistema paralelo al grupo familiar sí influyen en el día a día al tener interrelaciones y modificar conductas que se expresan o se imponen a nivel familiar. Las experiencias de ese diario vivir, por ejemplo, en el lugar de trabajo se llevan a casa donde son temas de conversación y generan cambios o modificaciones de conceptos e ideas que se pudieron mantener sin modificaciones al no haber tenido contacto con las ideas de ese otro sistema o entorno. El cambio dinámico del paradigma del sistema familiar podría llevar a sus miembros a consultar profesionales en comportamiento y salud.

La terapia familiar sistémica podría ser de gran ayuda para entender el comportamiento de los individuos como partes de grupos humanos, de esta manera se modificará la psicoterapia tradicional que ve al individuo de manera aislada. El/la terapeuta analizará el impacto que se ha recibido con respecto al grupo donde se desarrolla su diario vivir, de esa manera el/la profesional de la Terapia familiar ahondará en la influencia que representan las relaciones del grupo con quien convive y que no son precisamente sus familiares.

Otro aspecto del desbalance en la relación armónica del grupo familiar proviene de la ruptura de los límites que haya en la familia, de ahí que el propósito de la terapia familiar sistémica determina y entiende el tipo de sistema que se encuentra el individuo que busca ayuda psicológica y de esa manera pueda formular una terapia para dar soluciones a los conflictos planteados. Se modifica la manera que interactúan los miembros del grupo.

El primer paso de el/la terapeuta es establecer el origen del conflicto en el sistema familiar, de esta manera la terapia será en pro de modificar comportamientos que hayan llevado al conflicto. La terapia sistémica se dedica más a corregir el desequilibrio causado por el grupo familiar antes de intervenir el nivel individual. Los cambios permanentes se irán viendo cuando el grupo familiar entienda los orígenes del conflicto y todos, en conjunto, hagan un propósito de cambiar esa conducta que ha afectado la salud mental y social de toda la familia.

La búsqueda de un camino para encontrar la solución de los problemas causados por la interacción de los miembros de la familia, y enfocando, a nivel grupal, el conflicto que haya causado, uno o más miembros de ese grupo familiar. Aquí cuenta valerse de un “mapa o diagrama familiar”, esto ciertamente ayuda a describir las interconexiones entre todos los integrantes, por ejemplo, cómo ha sido la relación entre los padres, entre hermanos, las jerarquías que se dieron o establecieron durante la crianza, la relación entre hermanos y hermanas, etc.

“Para lograrlo en las sesiones se realizarán una serie de preguntas indagatorias, pidiendo a los miembros de la familia que definan sus posiciones y cómo observan a los demás, o la técnica de la pregunta milagro, es decir, pedirles que expresen cómo sería su vida si el problema desapareciera o que expresen situaciones que consideran positivas”. (UNIR)

Cuenta mucho para el/la terapeuta observar a los miembros del grupo familiar durante la terapia, el lenguaje corporal de los que hablan o los que permanecen en silencio. El uso del método circular, por ejemplo “¿qué crees que piensa tu padre?, ¿qué diría tu hermano?” y otras preguntas tendientes a especular sobre lo que cada quien espera del otro miembro del grupo familiar. Se trata de conocer a otro por la opinión de otro, pero frente a ese otro.

Cuenta, además, la técnica terapéutica llamada “redefinición positiva del síntoma”, en el propósito de interpretar los hechos de manera diferente a como de costumbre lo han hecho y con ello modificando el orden de los hechos con ciertos argumentos que podrían dar a entender una conducta. “es que papá fue un hombre que no tenía tiempo ni para él” o “es que mamá tenía a cargo toda la responsabilidad de la crianza familiar y era ella quien tuvo que poner las reglas, muchas veces sin consensuarlas con papá”. Esto, aunque es básico, sí podría ayudar a darle un acercamiento al conflicto y no a criticar a los que se salieron de las reglas del grupo familiar. Qué cada quien asuma, de manera sincera, su participación en el conflicto y la sugerencia e intención de subsanar el mismo en aras de tener un entendimiento de lo que pasó y pasará después. Qué cada quien dé una solución al conflicto, todos somos partes de la solución, la esperanza de sanarse de algo que se adolece se hace presente.

A manera de conclusión, el portal U. Virtual señala lo que parece el consenso entre los terapeutas entrenados en esta modalidad, aquí sintetizo lo dicho, la Terapia familiar sistémica es integral, el esquema de trabajo suele ser a corto plazo, pero, a su vez, depende de la situación y la consideración del profesional en esta terapia, las sesiones se componen de todos los integrantes del núcleo familiar en ocasiones y otras a nivel individual, la terapia familiar sistémica se aplica en tratamientos relacionados con separaciones, pérdidas de un ser querido, adicciones y trastornos, el grupo se ve como una unidad por varias partes, lo cual repercute en cada parte del sistema lo ocurrido a uno o varios de ellos, de igual manera, la definición positiva de un síntoma se utiliza para que la familia pueda interpretar de manera nueva y con diferente perspectiva a la anterior, el/la terapeuta no toma partido por nadie durante la sesión, se prioriza el intercambio de interpretaciones, al igual que el trabajo en equipo, en esta terapéutica, los integrantes del grupo familiar, se ven como parte del problema desde el papel que desempeñan, en el mismo orden de ideas, se señala un ejemplo en el campo de la autoestima y la consecución de un empleo:

“La estructura familiar influye directamente sobre la situación y a su vez, genera tensión en los otros integrantes, aunque no estén atravesando la misma dificultad”

Javier Hernand Garcés es Licenciado en Derecho, Maestro en Derecho Ambiental y Licenciado en Naturopatía.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img