miércoles, mayo 25, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

México: gran relevan$ia para E$paña

México SA

Carlos Fernández-Vega

Periódico La Jornada
Lunes 14 de marzo de 2022

Pues nada que, hasta ahora, la “relevancia de México en la agenda del gobierno español” (canciller colonial José Manuel Albares dixit) se traduce en negocios por casi 600 mil millones de pesos anuales (cerca de 25 mil millones de euros), monto equiparable al destinado por el Estado que representa –con la ociosa monarquía a la cabeza– a cubrir su presupuesto en los sectores de sanidad y justicia, aunque en realidad esos dineros se quedan en las alforjas de la cúpula empresarial de aquel país. De ahí que el Felipillo (el de allá), los oligarcas (no: esos son rusos; los gachupines, como los mexicanos, son “hombres de negocios”) y sus súbditos “socialistas” Pedro Sánchez y el propio ministro de Relaciones Exteriores están al borde del infarto por la “pausa” en los nexos económicos bilaterales anunciada por el presidente López Obrador.

Parece que los gachupines (éstos son los franquistas, fachos y monárquicos; los demás son orgullosamente españoles) de plano no en-tienden o no quieren aceptar (muy su problema) que en México se acabaron los tiempos prianistas de componendas, coimas, gobiernos serviles, piernas abiertas, puertas giratorias y leyes a modo para garantizar el saqueo neocolonial. “A robar a su casa”, como dice Andrés Manuel.

Cómo olvidar aquel octubre de 2001, cuando Vicente Fox, entonces inquilino de Los Pinos y con botas de charol, visitó a su excelencia corruptísima Juan Carlos I, y a él le dijo que su gobierno “está a las órdenes de España en la lucha contra los terroristas de la ETA”, al tiempo que a los empresarios gachupines ofreció de todo: “mejores condiciones para invertir, reformas económicas, acuerdos políticos, infraestructura, marcos legales y administrativos…”, y presumía que si entre 1994 y 2000 la inversión española acumulada en México sumaba 3 mil millones de dólares, gracias a su “buena voluntad” ese monto crecería rápidamente. En fin, a los ibéricos de dulce, chile y manteca: “a sus órdenes, jefe”.

Qué decir del afanoso Felipe Calderón: fue tanto y tan rápido lo que hizo a favor del gran capital español (“queremos más de España en México y más de México en España”, suplicaba) que el gobierno de aquel país lo condecoró con la Orden del Mérito Civil, en su rango más alto (esta corcholata fue suprimida por la II República y reinstaurada por el dictador Francisco Franco). ¿Por qué? Bueno, por “los servicios distinguidos prestados a España en una notable colaboración en todos aquellos asuntos que redunden en beneficio de ella”. Y miren que la favoreció en grado sumo (los oligarcas peninsulares arrasaron), tal vez pensando que con eso se le quitaba lo Borolas.

Pero no acabó ahí. Llegó Enrique Peña Nieto y la política neocolonial –oro por espejitos, más coimas– siguió adelante. Ahora este personaje de telenovela que terminó en Los Pinos no sólo ha hecho de España su nidito de amor (con todo y peluca), sino su muy salvaguardada madriguera para evitar que, eventualmente, las autoridades mexicanas vayan tras sus huesitos, en el entendido de que los favores y las “atenciones” tarde que temprano se cobran.

Los resultados de tres sexenios al hilo, notoriamente a favor del gran capital gachupín se resumen en las siguientes cifras: cuando Fox se instaló en Los Pinos, presumía un saldo de 3 mil millones de dólares en inversión extranjera directa de España (1994-2000); al cierre de 2021 el acumulado fue de 76 mil millones de dólares (la información es de la Secretaría de Economía), es decir, un incremento de 2 mil 500 por ciento en el periodo.

Sirva lo anterior para el contexto: “México es uno de los mercados predilectos de las empresas españolas… Entre las 6 mil que se calcula operan en nuestro país, que incluyen desde grandes bancos hasta las operadoras eléctricas y energéticas, se estima que su volumen de negocio superaría 25 mil millones de euros al año (600 mil millones de pesos)… Las más fáciles de reconocer son las trasnacionales que en años recientes –sobre todo a raíz de la llegada al poder del PAN y el retorno del PRI– se han ido situando como las de referencia en algunos sectores estratégicos del país, como banca, energía, turismo e infraestructura…. BBVA, Banco Santander, Iberdrola y Naturgy” ( La Jornada, Armando G. Tejeda).

Las rebanadas del pastel

Sólo como detalle. En lo que va del presente siglo la trasnacional española BBVA se ha embolsado 535 mil millones de pesos (algo así como 24 mil millones de euros) en utilidades netas, y contando.