viernes, marzo 1, 2024
Anúnciate aquíGoogle search engine
Iniciosección principalNueva Escuela Mexicana, revolucionaria y fundamental: propicia pensamiento crítico

Nueva Escuela Mexicana, revolucionaria y fundamental: propicia pensamiento crítico

Anúnciate aquíGoogle search engine

Como un quiebre en los paradigmas educativos que prevalecieron en las décadas anteriores y que respondían a la concepción neoliberal y de dominación de los grupos hegemónicos es que el maestro Abelardo Márquez Morales observa la propuesta educativa de la Nueva Escuela Mexicana, a la que consideró como revolucionaria y fundamental para propiciar un mayor conocimiento y visión crítica en los alumnos de los niveles básicos.

Con más de 45 años de impartir clases frente a grupo, consideró a la Nueva Escuela Mexicana como un cambio radical en comparación con la educación tradicionalista, que solía colocar al maestro como el portador de toda la información.

“Este paradigma se basaba en una educación vertical, donde los estudiantes eran receptores pasivos de conocimiento. En contraste, la nueva propuesta se orienta hacia un enfoque horizontal y social en el proceso de enseñanza-aprendizaje, y subraya la importancia de la interacción entre los estudiantes y el maestro, así como entre los propios estudiantes, quienes construyen el conocimiento de manera colectiva”.

En entrevista para La Jornada Veracruz explicó que este nuevo paradigma se enfoca en el constructivismo sociocultural, donde el aprendizaje se concibe como un proceso eminentemente social en el que se destaca que el conocimiento se construye a partir de las interacciones con otros, ya sean compañeros, maestros, familiares o miembros de la comunidad.

Por ello realza la importancia de la comunidad como centro del proceso educativo, en contraposición al individualismo fomentado por enfoques anteriores.

Márquez Morales, quien militara en el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y participara en la lucha de Rosario Ibarra, así como integrante del Movimiento Zapatista de Liberación Nacional, destacó la autonomía profesional que los maestros obtienen en esta nueva propuesta, porque les dota la capacidad de contextualizar y adaptar los contenidos educativos a las realidades específicas de sus estudiantes y comunidades, permitiendo abordar situaciones reales y concretas, lo que contribuye a un aprendizaje más significativo para los alumnos.

“La Nueva Escuela Mexicana también introduce la idea de campos formativos en lugar de disciplinas aisladas. Esta modificación busca fomentar una comprensión integral y global de la realidad, donde los estudiantes puedan aplicar conocimientos y habilidades en situaciones complejas y reales. La propuesta se centra en siete ejes articuladores, como igualdad de género, interculturalidad crítica y pensamiento crítico, entre otros. Esto apunta a formar individuos con una visión reflexiva y autónoma”.

Reconoció que la aplicación de esta reforma educativa ha suscitado críticas y controversias provenientes de sectores ultraconservadores, intereses económicos y posiciones ideológicas que apuntalan la oposición al cambio.

“Están alarmados porque el nuevo enfoque puede convertir a los estudiantes en sujetos críticos, lo que no parece ser del agrado de algunos sectores”.

Nueva propuesta educativa va por la autonomía docente y el enfoque en la realidad

Uno de los aspectos más destacados de esta reforma es el papel central que otorga a los docentes para diseñar y contextualizar los planes de estudio.

Abelardo enfatizó que, por primera vez en sus 45 años como docente, observó que se les brinda a los maestros la oportunidad de ejercer su autonomía profesional basada en la interpretación y adaptación de los contenidos nacionales, a las realidades específicas de las comunidades en las que trabajan. La propuesta se enfoca en el aprendizaje basado en proyectos, donde los niños investigan y resuelven problemas reales en lugar de simplemente memorizar contenidos aislados.

“La reforma aboga por la contextualización, el codiseño y la integración de diversas disciplinas en la educación. Así, los maestros tienen la libertad de ajustar los contenidos nacionales para abordar los desafíos concretos que enfrentan sus estudiantes. Se ha introducido un enfoque en campos formativos en lugar de disciplinas separadas, lo que permite a los alumnos ver la realidad como un todo interconectado en lugar de fragmentado”.

Destacó que los siete ejes articuladores de la Nueva Escuela Mexicana, que incluyen igualdad de género, interculturalidad crítica, pensamiento crítico y vida saludable, buscan formar individuos reflexivos, autónomos y éticos. La reforma ha causado discusiones y críticas, tanto de grupos conservadores como de personas que temen que la nueva estructura pueda resultar caótica. Sin embargo, Abelardo destaca que esta transformación es una oportunidad para adaptar la educación a la realidad diversa y compleja del país.

En resumen, la nueva propuesta educativa en México está revolucionando la enseñanza al otorgar a los docentes la responsabilidad de contextualizar y diseñar planes de estudio. La autonomía profesional y el enfoque en la realidad están transformando la educación en el país, promoviendo un aprendizaje más significativo y conectado con la vida cotidiana de los estudiantes.

Reforma educativa y sus implicaciones ideológicas a debate

Abelardo Márquez avaló que se trata de una reforma educativa que romperá con el antiguo modelo educativo, pues la transformación no sólo afecta la educación en sí, sino también las relaciones sociales y las dinámicas entre estudiantes y maestros. 

Pero, ¿por qué esta reforma ha propiciado una reacción tan virulenta por parte de la Iglesia, diversos sindicatos y actores políticos?

Planteó que las reacciones adversas tienen raíces multifacéticas. “En primer lugar, grupos conservadores como la Unión Nacional de Padres de Familia, históricamente contrarios a los libros de texto gratuitos, se oponen a cambios que consideran disruptivos para sus valores y creencias. Sin embargo, subyacen intereses económicos: el cambio hacia libros de apoyo y la producción gubernamental de materiales gratuitos supone una amenaza para las editoriales que históricamente lucraban con la elaboración de los libros de texto”.

En lo que respecta a la crítica de que los libros de texto están preñados de ideología comunista, planteó que la reforma rompe con el modelo neoliberal de educación previo, enfocado en formar mano de obra calificada pero no necesariamente crítica.

“La nueva propuesta busca fomentar un enfoque humanista y crítico, lo cual contrasta con el enfoque anterior de ‘competencias para la vida’, que algunos comparan con la visión marxista de formar individuos ‘engranes’ en el sistema de producción. Esto, naturalmente, no ha sido bien recibido por sectores conservadores y económicos”.

Refirió que el enfoque en comunidades y la construcción del conocimiento es similar a las ideas de pedagogos como Celestin Freinet, cuyas ideas han sido consideradas como una herramienta para formar individuos más reflexivos y críticos. 

“En un país con una historia educativa marcada por la influencia ideológica, la nueva propuesta es percibida por algunos como una ruptura con el pasado, una oportunidad para crear ciudadanos más pensantes y autónomos”.

En resumen, la reacción contrapuesta a la nueva reforma educativa en México es el resultado de diversas fuerzas: desde intereses económicos hasta confrontaciones ideológicas. La lucha por el poder y la influencia en la educación del país se vuelve cada vez más evidente a medida que la reforma avanza y busca redefinir la forma en que se educa a las futuras generaciones.

viernes, marzo 1, 2024
Artículos Relacionados
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Lo más reciente

Publicidadspot_imgspot_imgspot_imgspot_img
Publicidadspot_imgspot_imgspot_imgspot_img