lunes, enero 24, 2022
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Especial | Adopción entre particulares y parteras, foco rojo en la lucha contra el tráfico de personas

Desde 1921 se han creado 20 tipos de convenciones a nivel mundial para erradicar la trata de personas sin éxito alguno; según el servicio de información de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en 2018 descubrieron y denunciaron alrededor de 50 mil víctimas de trata de personas en 148 países. Dado que el delito es encubierto el número real de víctimas es mucho mayor. El porcentaje de mujeres adultas se redujo de 70 por ciento a menos de 50 por ciento, mientras que la proporción de menores ha aumentado de 10 a 20 por ciento.

El año pasado se triplicó la detección de menores, a pesar de esto, la proporción de infantes se ha quintuplicado en los últimos tres lustros. Las mujeres y niñas son el blanco principal de este negocio. 50 por ciento de las víctimas fueron con fines de explotación sexual; 38 por ciento trabajo forzoso; 6 por ciento sometidas a actividades delictivas forzadas; 1 por ciento a mendicidad forzada y un número menor a contraer matrimonios forzados, extracción de órganos, adopción ilegal y otros fines.

Al no tener porcentajes altos dentro de estas estadísticas, la adopción ilegal no se visibiliza, se desdeña el alto nivel de violencia física y psicológica de las víctimas. En Guatemala, durante la guerra civil (1960-1996), el gobierno vendió bebés de cero meses hasta niños de seis años. De acuerdo con el activista Raúl Nájera, quien fue dado en adopción ilegal, ha declarado a la opinión pública que fueron más de 5 mil casos de niños desaparecidos, que “fueron secuestrados por oficiales del Ejército” y luego llevados a orfanatos.

En entrevista, la guatemalteca Mariela Sifontes –víctima de este negocio ilícito, quien fue vendida en Bélgica y ahora es directora de la fundación Raíces Perdidas en este mismo país y autora del libro Mamá no estoy muerta– comentó que han recibido muchos casos de adoptados de Guatemala en Canadá, Estados unidos, Europa y Australia. 

A Mariela la robaron en el hospital durante el conflicto armado antes mencionado, le dijeron a su madre que nació muerta, al crecer sabiendo que fue adoptada, ya en edad adulta, decidió ir en búsqueda de su familia y logró encontrar a su verdadera madre; fue ella quien le reveló el otro lado de la historia. La agencia belga y el gobierno de Guatemala hacían directamente “las negociaciones”, lo cual le daba certeza a los padres adoptivos de la legalidad. Sin embargo, uno de los puntos en que los adoptados concordaban fue que los datos de sus actas no coincidían, no tenían lógica, pero al estar escritos en español los padres adoptivos lo pasaron por alto. Dentro de la investigación de Mariela salieron a relucir las parteras. 

El negocio de la venta de niños es altamente lucrativo, Mariela con enojo declaró que el costo de su adopción fue por más de 17 mil dólares de ahora. “En principio la agencia dice 5 mil dólares, después es un poquito más, los padres no pueden ver; yo cuestioné a mi papá en 2017, tengo las pruebas del banco, mira el total, y mi papá dice ¡no, nunca yo pagué eso! Es una manera de tratar también al espíritu, la persona no puede ser consciente del precio, porque es un poco más para ayudar, un poco más para leche, un poco más para la vacuna, un poco más para… es horrible. No tengo las palabras”. No obstante, el caso de éxito de Mariela es una esperanza para aquellos padres que están en búsqueda de sus hijos.

23 países diferentes compran o compraron niños guatemaltecos. En nuestro país tenemos el caso de María José Monroy Enciso, quien a la edad de 11 meses fue robada con lujo de violencia de los brazos de su madre. Maribel Enciso era optometrista. Nos narra que este tipo sacó un arma punzo cortante “y me empezó a amenazar, posteriormente a golpear, yo tenía en brazos a María José, mi bebé estaba muy espantada, me ordenó que dejara a la niña en una sillita, cuando la coloqué me toma por detrás y comienza a cortarme la garganta, yo trato de defenderme, pero en un segundo intento me corta con más fuerza y es cuando me desvanecí, pero pude ver que tomó en brazos a María José y salió del consultorio con un monitor y algunas cosas de la óptica. Mi esposo no sabía lo que estaba pasando. La policía fue aprehenderlo, querían un responsable y lo culparon a él, lo traían sin comer, sin dormir, le preguntaban dónde estaba la niña. Me practicaron una traqueotomía, los médicos daban pocas esperanzas de vida pero finalmente después de 10 días de estar inconsciente, al no poder hablar por tener una canola, di mi declaración en el hospital por escrito y las señas particulares de la persona que se había robado a mi hija, y es cuando dejan en paz a mi esposo, no existía Alerta Amber en el 2010 y en octubre de ese mismo año detienen a Geyser Crespo García.

Adopción entre particulares y parteras: foco rojo en la adopción ilegal (Segunda parte)

Nuestros Reportajes

spot_img

Lo más reciente

Anuncia programa de bacheo en Poza Rica

El Ayuntamiento de Poza Rica tiene como objetivo principal el mantenimiento y reparación de calles que se encuentran en mal estado, por lo que...

FALANGES: Sobre la participación ciudadana

Luis Adalberto Maury Cruzlmaury_cruz@homail.com La participación ciudadana no se restringe al derecho electoral. La ciudadanía como condición jurídica remite a la nacionalidad y a la...

Proyectan ayuntamiento y Sedatu 4 obras en Córdoba

Córdoba, Ver.- El alcalde Juan Martínez Flores y Rafael Pérez Cárdenas, delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en Veracruz,...

En menos de 20 días entrega Ahued la primera pavimentación de su mandato

Producto del trabajo en equipo, la coordinación entre órdenes de gobierno y la confianza de la población, este sábado se entregó la construcción con...