sábado, mayo 28, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Salud, Naturopatía y Medio Ambiente

Javier Hernand Garcés

  • Los sentidos humanos y otros apuntes.

Al querer entender los cinco sentidos humanos, descubrimos que lo que nos enseñaron sobre el tema, hoy por hoy, difiere a la realidad, hay por lo menos 12 sentidos, es decir siete sentidos más que los aprendidos, aunque algunos señalan más de 37 sentidos humanos.

Rudolf Steiner estudió, comparó y concluyó que el ser humano posee, por lo menos 12 sentidos que cada vez se evidencian más en los estudios de lo que se han dado a llamar la neurociencia y la psicología conductivista, todo tiene que ver con la percepción del ser humano. Nos contaron que el tacto, la vista el olfato, el oído, y el gusto, todos estaban asociados a un órgano. Steiner incluye el movimiento humano, el equilibrio, el estado de salud, la temperatura, el lenguaje, el pensamiento, el yo personal y la identidad de otra persona son sentidos humanos.

De ahí nacen tres tipos, la interioridad personal, (sentidos inferiores), con estos sentidos tenemos la autopercepción, podemos saber lo que sucede en nuestro interior, tienen que ver con la voluntad.

El mundo exterior, esto es, los minerales, animales, vegetales y el reino fúngico, (sentidos intermedios), son los sentidos anímicos, la simpatía y la antipatía, se diseminan a través de la piel.

En todo caso, los sentidos superiores son la percepción del mundo exterior de otros, la interioridad humana, en consecuencia, los sentidos inferiores, relacionados con la voluntad, tal es el caso del tacto vital, el movimiento propio, el equilibrio. Con respecto a los sentidos intermedios, la percepción térmica, el gusto, la vista y el olfato, todos estos relacionados con el sentir. Steiner concluye con los sentidos superiores, el sentido auditivo, el lenguaje ajeno, el pensamiento ajeno, el yo ajeno, que se relacionan con el pensar, de ahí la ejemplificación que el yo se pasea por todos los 12 sentidos de la misma manera que el sol por los planetas.
Aunque el pensamiento de Rudolph Steiner es del Siglo XIX y principios del siglo XX, sus enseñanzas no dejan de enriquecer la sabiduría y el conocimiento humano actual, hoy por hoy, hay otras teorías, muchas se refieren a estudios “científicos” o estadísticos que señalan la existencia de 32 sentidos humanos, aunque sus detractores aseguran que son subdivisiones de los 5 sentidos originales.

La teoría en mención señala los 5 sentidos tradicionales como “exteroceptores y a los sentidos que se relacional con la profundización de las sensaciones, “interoceptores” al tomar los últimos como los sentidos interiores, se les adjudica una existencia desde el nacimiento, y se denominan, “termoalgesia”, por el cual sentimos la temperatura interna, digamos la fiebre, la “termocepción” se refiere a sentir el calor o el frío en la piel, la “barestesia”, la cual permite percibir el peso de los objetos, dígase la ropa u otros objetos, la “nocicepción”, la cual se refiere a la percepción del dolor a partir de la piel, o el peso mismo en las articulaciones en caso de obesidad y sobrepeso y el crecimiento de los órganos internos. La “propiocepción”, la conciencia de saber donde se ubican las partes del cuerpo sin mirarlas. La “cenestesia” que en general nos da la sensación de la existencia misma de nuestro cuerpo. La “kinestesia” que se refiere a las sensaciones que van de todos los puntos del cuerpo al sistema nervioso, esto es, la sensación del movimiento, el equilibrio, el espacio y el tiempo, aquí vemos dos tipos, la sensibilidad visceral y la postural que llevan a un desplazamiento físico y atlético óptimo.
La “sinestesia” aunque no todos los humanos desarrollan este sentido con la percepción de aromas al escuchar música, o al escuchar una palabra y darle colores a los sabores. Es un acto perceptivo donde se implican la interferencia de varios tipos de sensaciones a la vez. Ejemplos de esto serían, oír colores, ver sonidos, percibir sabores al palpar texturas. La “equilibriocepción”, conocido como sistema vestibular, se relaciona con la percepción de la posición de la cabeza. La “interocepción” se refiere a la representación de sentir por separado cada órgano, esto es, el latido del corazón, la sed, el hambre, la excitación sexual.
Por eso, pensar que tenemos 5 sentidos solamente, es una idea de otros tiempos, en el pasado cuando alguien decía que los nombres o las palabras en general tenían colores era una carencia de inteligencia, hoy sabemos que hay personas que tienen esas percepciones, si confiáramos más en las percepciones que sentimos de otras personas, sin caer en prejuicios, podríamos mejorar nuestro entorno
En otro contexto, ¿qué pasa cuando perdemos un sentido de los llamados “tradicionales” sea, el gusto, el olfato, el tacto, la vista o el oído? La razón más usada es el que incrementamos o potenciamos los sentidos que nos quedan, lo cierto es que debemos adaptarnos más y más a nuestra nueva vida. Los estudios de neurociencias señalan que efectivamente las conexiones cerebrales hacen cambios en su sistema de conexión dejando más elementos neuronales táctiles en el caso de la pérdida de la vista. De igual manera el fortalecimiento del área no afecta, en el caso de la inmovilización de una pierna o brazo. La edad temprana del ser humano es fundamental en la potenciación de otros sentidos en ausencia de otros. Hay artistas que pintan con la boca y pianistas que tocan su instrumento con los pies.

El acercamiento final de este tema lo quiero enfocar a lo que se ha venido a llamar “el sexto sentido”; aunque existen estadísticas al respecto a estas manifestaciones humanas, no se les consideran sentidos per se, más bien, los libros de psicología se refieren, de manera tímida y mojigata, a las percepciones extrasensoriales, donde se incluyen a la clarividencia, la premonición, la telepatía y la intuición.

“La clarividencia es la facultad paranormal de percibir cosas lejanas o no perceptibles por el ojo. Facultad de adivinar hechos futuros u ocurridos en otros lugares”- (RAE)
La misma fuente define la premonición como un presagio, un presentimiento o advertencia moral. En el caso de la intuición, cito al mismo diccionario:

“Percepción íntima e instantánea de una idea o una verdad que aparece como evidente a quien la tiene”. (RAE)

En todo caso, las llamadas “percepciones extrasensoriales”, tienen seguidores fieles que aseguran su veracidad y sus implicaciones estadísticas, por lo menos el diez por ciento del mundo occidental cree que son sentidos de alguna manera y que la telepatía, compuesta de “mensajería” entre emisores y receptores que se comunican entre sí, es un hecho cotidiano, “pienso en él y me manda un mensajito”, suelen decir.

Los cinco sentidos, como los conocíamos, tienen sus variantes en cada persona, lo de tomar decisiones con “los 5 sentidos” parece que es sólo un dicho que se usa sin reparar en los estudios actuales.

Javier Hernand Garcés es Licenciado en Derecho, Maestro en Derecho Ambiental y Licenciado en Naturopatía.