jueves, julio 7, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Loret de Mola y Calderón, o pulcritud en corrupción

José Lima Cobos

La pulcritud en la corrupción de Loret de Mola y Felipe Calderón , no tiene parangón en la historia de México, pues mientras el primero es un golpeador al servicio de la extrema derecha, quien le sigue, entregó a los españoles la energía eléctrica y la petrolera, con el agravante que se puso a su servicio, en un acto de traición a la patria, sin embargo, al existir en el gobierno López Obrador una ”dictadura perfecta”, la libertad de expresión y de las ideas se respetan, así como hacer negocios limpios desde el gobierno , donde no se persigue a nadie y se brinda protección, sin embargo, la violencia que se vive es consecuencia del nivel de inequidad que ha vivido el país.

Si en nuestra nación existiera, siquiera un gobierno arbitrario, despojador o atrabiliario, ambos personajes no sacarían , no dijera yo, la cara, sino la nariz, pues ya les habrían aplicado el artículo” O”, con brigada blanca que actuó, por encargo del presidente Díaz Ordaz, en los acontecimientos del 2 de octubre del año 68 donde murieron estudiantes ante una protesta pacífica pero que, para tocarle el “agua a los camotes”, los grupos de derecha infiltrados, comenzaron con agresiones brutales hacia los militares , que detonaron que la gresca se saliera de control, con los resultados que todos conocemos y que se condenan y se condenarán siempre como un estigma permanente.

En estos momentos, se cuenta con un gobierno de extrema tolerancia, pues no existe la represión en ninguno de los niveles, tan es así que los medios de comunicación, concesionados como radio y televisión, se permite que el lector de noticias no tan solo de a conocer los acontecimientos que se presentan, sino que los magnifique y se salgan de contextos, dándose la presunción que el país está al borde de la guerra difícil ,sin que se tome en cuenta que lo que se vive es producto de la corrupción e impunidad que aún impera y que no es tarea fácil desterrarla ,por las resistencias que son de tal magnitud, que hasta el gobierno norteamericano las alienta, mediante apoyos económicos a organismos que se oponen al cambio que se necesita y que urge que se produzcan y florezcan en el futuro.

Se puede afirmar, sin hipérbole de ninguna especie, que este gobierno que llegó, no al poder, sino a representar las instituciones nacionales, no ha hecho uso de la fuerza de manera innecesaria ,pues se ha preferido sufrir la injusticia o agresión de los grupos delincuenciales , ha someterlos por el exceso de fuerza que se pudiera ejercer, esto es, las fuerzas armadas o la guardia nacional, han sido víctimas de agresiones y han preferido la afrenta o la burla de la delincuencia, a poner en practica la política de Porfirio Díaz de “Mátenlos en Caliente” , con se vio en el régimen de Peña Nieto o de Calderón en casos que esperan la condena de la Corte Interamericana.

La pulcritud en el manejo de la corrupción y la impunidad no tuvo límites en los regímenes anteriores y sus efectos se dejan sentir, con tal fortaleza que, reformaron la constitución con la complicidad de los partidos políticos -PRI-PAN- PRD- y otros, para tirar los bienes de la nación a favor de grupos que hoy controlan el petróleo , electricidad , agua, carreteras, ferrocarriles, en fin, descobijaron la nación de manera tal, que hoy, del todo suyo honorable, utilizan todo el saqueo y sus atracos que los enriquecieron, para oponerlos a la lucha que ahora se libra, sin violencia por quien, 30 millones de mexicanos- jamás en la historia se había dado ese resultado electoral-tiene la esperanza en que esto cambie.

La resistencia a la que se enfrenta el presidente López Obrador, no es solo con los mercaderes de la corrupción e impunidad, sino de quienes , ya incrustados en el gobierno, se niegan a observar la ley de austeridad o el artículo 127 constitucional que señala que nadie puede ganar más que el presidente, es decir, el zopilotage penetra en las entrañas del sistema político, con la infinidad de organismos autónomos constituidos para hincarle el diente al presupuesto, de manera que la burocracia dorada hiciera de las suyas.

No puede admitirse y menos aceptarse o hacernos de la vista gorda, que Carlos Loret de Mola , -que debería estar en prisión por el montaje que armó en contra de la francesa Florence Casez y el grupo Televisa – que perciba, según información que recibió el presidente de la República, 20 o 30 millones de pesos anuales para que ande en las calles libre y presuma de esa libertad que da el derecho a expresar sus ideas y continue con su labor , no de informar , sino de difamar o de prestarse a infames maniobras para que, sin causa justa, denuncie a cualquier persona, lo que representa un auténtico peligro y, sobre todo que el entramado montaje televisivo, autorizado por Calderón y el ingeniero García Luna-preso en Estados Unidos por narcotráfico y asociación delictuosa -se le brinde protección siendo, como se observa, un delincuente serial de los medios de comunicación que existen en este país.

Muchos afirman que existe una “justicia divina” y que tal vez la misma caiga sobre Loret de Mola quien hizo posible, en connivencia criminal con Calderón y García Luna, que una mujer francesa, que vino a nuestro país a buscar una nueva esperanza de vida, se mantuviera en prisión cerca de siete años de manera tan injusta, como existen muchos más que esperan ser liberados de la prisión y muchos más que se les imparta justicia rápido y completa.

Ahora bien, veremos, en los días porvenir, hasta donde llega la dignidad- si es que le queda una pizca o remordimiento de conciencia mínima- para aceptar el reto que el presidente López Obrador le lanzó , no solo a Loret de Mola , sino a Aguilar Camín , Krauze , José Cárdenas ,Ciro Gómez Leyva y otros, que con tanto garbo defienden sus expresiones y quienes somos sus radioescuchas, estamos ayunos de conocer de que viven y como viven, o si son instrumentos de los grupos facciosos, porque no hay que olvidar que los comunicadores, han sido, en toda la historia de la humanidad, factores que contribuyen a los cambios sociales, pero con ideas profundas y de consecuencias , porque conocer la verdad, a todos beneficia, pues la autoridad moral proviene de quien tiene la voz fuerte, y la cola corta, para que tenga valor, de lo contrario sería instrumento de los intereses oscuros y perversos, que se dan en todas las naciones del mundo.

limacobos@hotmail.com
Twitter:@limacobos1