miércoles, febrero 28, 2024
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

La 4T: ¿oportunidad para una política migratoria incluyente en el estado de Veracruz?

Carlos Alberto Garrido de la Calleja

Estimados lectores, el artículo que tienen entre sus manos en primer lugar analiza las acciones que los gobiernos estatales priistitas y panistas implementaron para “atender” la realidad migratoria veracruzana. Acciones que si bien en su mayoría fueron mediáticas y electorales, sentaron un precedente para que futuras administraciones las reconviertan y vuelquen hacia una impostergable agenda migratoria. Resultado de este análisis, en segundo lugar, el artículo sostiene que la actual administración, representa la posibilidad de ser la primera en promover, a través de la concurrencia de poderes, el diseño de esta agenda integral e incluyente, con programas y protocolos específicos para atender a poblaciones migrantes.

“Acciones” migratorias del PRI – PAN

Concomitante a lo anterior, podemos observar que desde el gobierno priista de al gobierno panista de Miguel Ángel Yunes Linares, la migración se asumió como un fenómeno, una simple actividad coyuntural y no como una compleja realidad social – estructural.

En otra palabras, la incorporación de la realidad migratoria en la agenda estatal, no respondió directamente a la muerte de veracruzanos en el desierto de Yuma (Arizona, Estados Unidos) ocurrida en mayo del año 2001, mucho menos al compromiso de apoyar a sus familiares (como se manejó mediáticamente). Por el contrario, respondió a intereses políticos, electorales y financieros que aunado a las remesas veracruzanas, representaba crear una Oficina de Atención a Migrantes.

Cabe destacar, que esta lamentable coyuntura, lejos de asumirse como una oportunidad para crear un Instituto de Asuntos Migratorios con capacidad presupuestal y facultades jurídicas para proponer acciones legislativas migratorias, por el contrario, se apoyó en viejas prácticas partidistas clientelares: la Oficina se dedicó a promocionarse como benefactora de los migrantes, entregando láminas de cartón, despensas y costales de semillas (frijol, maíz, arroz y lentejas) tanto a comunidades veracruzanas expulsoras, como a ciertos albergues encargados de ofrecer alimentos a los migrantes de paso.

Con la llegada del PAN a la gubernatura, las acciones asistencialistas, mediáticas y electorales continuaron.
Al igual que en el priismo, se careció de un trabajo migratorio pertinente e incluyente. No se asumió la necesidad de una política migratoria cuyos instrumentos legislativos, presupuestales y operativos garantizaran derechos y servicios a poblaciones migrantes. Más bien, se siguió la lógica asistencialista con fines clientelares. El gobierno panista se dedicó a gestionar los programas e iniciativas de forma jerárquica, reactiva y paliativa, sobreponiendo intereses políticos y financieros ante las necesidades de poblaciones migrantes.

La 4T, oportunidad para una política migratoria incluyente

No obstante el escenario migratorio anterior, se espera que con la llegada de la 4T, se diseñe en el estado de Veracruz una política migratoria integral, fundamentada en la inclusión y el respeto a los derechos de estas poblaciones.

Sin duda alguna el actual gobierno estatal tiene la facultad para diseñar una agenda migratoria, la cual, entre otros puntos, promueva un trabajo concurrente entre la federación y los municipios. Lo cual, no sólo permitirá romper con el lastre histórico de gobiernos priistas y panistas, sino también responder a la realidad contemporánea de su población migrante con protocolos específicos que atiendan entre otras necesidades: salud, educación y trabajo. Cabe destacar que esta agenda, también permitirá incorporar el hacer, pensar y sentir de los migrantes, la academia, las instituciones, grupos sociales, religiosos y filantrópicos.

En otras palabras, desde una perspectiva humana y dialéctica, deseamos que la administración actual, incorpore nuestras críticas propositivas, y no las deseche como lo hicieron sus predecesores priistas y panistas, por quienes hoy el estado de Veracruz carece de una agenda migratoría.

1Profesor – Investigador de la Universidad Veracruzana. Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales. Email: cgarrido@uv.mx