jueves, junio 30, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Guerra civil fragmentada y tercera guerra mundial

Lorenzo León Diez

La juricidad remite a algo más profundo que sí misma:
El derecho deriva del juego; el litigio, de la competición agonís-tica.
Y lo mismo sucede con la guerra.

Pascal Quignard

La tesis es: no estamos en la perspectiva de una Tercera Guerra Mundial, ya la vivimos bajo el nombre de una Guerra Civil Fragmentada, en la era pos social o neohumana.

Guerra mundial cuya característica es la desmilitarización de las poblaciones nacionales. Ningún gobierno moderno después de la guerra de EU contra Vietman ha llamado a la población civil al reclutamiento tipo la Gran Guerra Patriótica.

Si bien es cierto los ejércitos profesionales practican maniobras unitarias y conjuntas utilizando modelos novedosos de armamento, y la venta de armas crece entre los ciudadanos, particularmente de los Estados Unidos, y de los ciudadanos de los países llamados periféricos, nombrados sicarios, no estamos como en los preludios de las dos guerras mundiales anteriores, ante un crecimiento industrial y masivo de lo militar.

Es cierto, sin embargo, que estamos ante poblaciones en gran parte, armadas. En México lo vivimos recientemente en Sinaloa, donde se ordenó por parte del comandante del Ejército mexicano, el Presidente de México, suspender la detención del hijo de El Chapo Guzmán ante una ofensiva masiva contra el Ejército mexicano (en 2020, según reporte publicado por Sedena, hubo 260 enfrentamientos armados) (1)

En Estados Unidos los datos son estos: “Por lo menos 23 millones de armas de fuego fueron compradas en 2020, un incremento de 64 por ciento comparado con 2019 (otros cálculos estiman 40 millones de armas compradas por 17 millones de personas). En 2021 se agregaron millones más a ese arsenal ciudadano en el cual ya existían 300 millones de armas (no hay cifras oficiales) (2).

Naturalmente, el ciudadano armado puede pasar de un instante a otro de la espontaneidad a las formaciones militarizadas, característica central del fascismo: un discurso político basado en las abstracciones de patria, raza, fuerza, etcétera, sostenido en acciones violentas callejeras y la toma de espacios públicos.

El invento italiano de Mussolini dictó cátedra a Hitler y desde entonces late en los poros de las sociedades modernas bajo la débil capa de la democracia institucionalizada.

El filósofo Julio Quesada me informa de un conjunto de pensadores contemporáneos que debaten sobre la pregunta ¿El fascismo (Hitler) se puede explicar bajo las nociones, conceptos, categorías o términos de la modernidad?

La Guerra Civil Fragmentada se refiere a acontecimientos o concreciones como las que se viven en diferentes partes del mundo (la toma del Capitolio como hecho trascendente por tratarse de la potencia nuclear dominante). Pero también actos como los de Haití recientemente, cuando un comando asesinó al presidente del país.

Los sucesos en Ucrania son también muestra de esta Guerra Civil Fragmentada que tiene ante sí la imposibilidad de la Guerra Nuclear Global (Rusia recibió de la URSS –que se iba– 30 mil armas nucleares, arsenal muy menor al de EU (En 2020 el gasto militar de Rusia representa 7.9 por ciento del de EU). (3)

La cuestión es que la Guerra Imposible –Nuclear– determina la era pos social, pues todos los dirigentes militares de los ejércitos de las potencias militares saben que la explosión de una primera bomba nuclear desata el Exterminio Mutuo Asegurado.

Por eso vivimos bajo la sombra de Hiroshima y Nagasaki, estallidos que fueron a ojos vistas la amenaza contra la URSS y el inicio de la Guerra Fría. Esto ya está documentado en las declaraciones de Stalin: “Esas bombas fueron contra mí”, dado que militarmente el Imperio del Sol ya estaba derrotado.

El suelo de Ucrania es uno de los más densos energéticamente hablando. Nos referimos a una tradición que ha vivido estados extremos de violencia. Para muestra baste este botón:

“Los campesinos verdes” de Siberia occidental o de Tambov, sublevados durante el verano de 1920-1921, cortaron a hachazos las manos y los pies de los comunistas que habían capturado, les arrancaron los ojos, los destriparon a golpes de horca o los quemaban vivos en hogueras a cuyo alrededor bailaban de júbilo. En Ucrania, los cosacos organizaban “sopas comunistas” en las aldeas de mayoría judía: ponían a hervir comunistas en enormes calderos e invitaba a los otros cautivos a comer la carne cocida de sus camaradas, so pena de sufrir la misma suerte. Innumerables niñas y muchachas judías fueron violadas por cosacos que a continuación les hundían el sable en el bajo vientre hasta la empuñadura. Cuando capturaban a los culis que combatían en el Ejército Rojo, esos mismos cosacos los despedazaban a sablazos. Por allí pasaba el restablecimiento de la monarquía y la propiedad privada de los medios de producción”. (4)

¿Cómo preguntar si la explicación del fascismo pasa por las categorías del modernismo fincado en el humanismo desde el renacimiento?

No nos engañemos, vivimos sobre un territorio de latencias que tienen arcos temporales que nos exceden. La guerra actual está en el aire, matándonos…la Tercera Guerra Mundial está determinada por la Guerra Imposible y las catástrofes biológicas y naturales del llamado Antropoceno.

Los datos están en las páginas informativas (impresas y digitales). El ejercicio militar nuclear es una imposibilidad estratégica y una posibilidad imaginaria: el juego, precisamente que sostienen las potencias en voces de sus líderes (EU-Rusia-China-Oriente medio) y que se decanta más que la extinción en la desaparición del hombre, como lo planteó Brudillard. “Hablemos entonces del mundo –nos reta el filósofo– de donde ha desaparecido el hombre. Se trata de desaparición y no de agotamiento, extinción o exterminio. El agotamiento de los recursos y la extinción o exterminio en procesos físicos o fenómenos naturales”.

La Tercera Guerra Mundial Civil Fragmentada tiene como primer escenario una catástrofe de la salud pública como consecuencia de la civilización tecnológica basada en el interés económico y la codicia, “desarrollo” que le ha hecho la guerra a la naturaleza planetaria, especialmente durante los últimos 200 años (la inmigración masiva hacia el norte dice “Estamos aquí porque ustedes antes estuvieron allá”).

Esta Tercera Guerra Mundial transcurre en nuestras pantallas, y por supuesto, ya en nuestros cuerpos.

El covid es una realidad biológica pero, sobre todo, una oportunidad para que la clase tecnofinanciera (la ciencia aliada a la tecnología farmacéutica, particularmente) se apropien totalmente del mundo, una vez que ya lo hicieron de nuestro cerebro al separarlo de la conciencia.

¿El principio de una cascada de epidemias? Según los mismos científicos que mezclan las sustancias que combaten (supuestamente) al enemigo, se está abriendo el permaforst y las especies vivas que nos han acompañado (y equilibrado) se están extinguiendo.

Las formaciones militarizadas que amenazan una vez más salir al control de las calles y tomar el poder son fantasmas con sangre viva y el terror de sus palabras está envuelto en el entretenimiento, las series sin fin.

*Académico del Centro de EcoAlfabetización y Dialogo de Saberes. UV.

1) En 2020, murieron seis militares en 260 enfrentamientos con grupos armados. La Jornada. 2021.

2) La violencia política en EU amenaza con una guerra civil, alertan analistas. David Brooks. La Jornada. 5/01/2002.

3) Rusía en el laberinto estadunidense. José Blanco. La Jornada. 04/01/2022

4)Trotski. Revolucionario sin fronteras. Jean-Jacques Marie. FCE. 2014.

5) Es el hombre un sueño de su humanidad. Alfredo Coello. Ciclo literario y de diseño. No. 144. Enero 2002. La Jornada Veracruz.