miércoles, julio 6, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Fracasos no superados 

Rafael Freud

Jorge Manzo Denes ha sido un aspirante a rector que por segunda ocasión no logró el mayor puntaje por la Junta de Gobierno en su propuesta de trabajo, ante tal derrota, que no lo descalifica de sus méritos académicos, no logra superar que otros proyectos fueron considerados más oportunos para la Universidad Veracruzana.

En estos días se suma otra frustración, no logra que sea reconocido como el “gran” maestro universitario y entonces se ha vuelto un crítico de banqueta, quién sin sustento lanza ataques, pensando que todos son como él, como ocurrió en su primera aspiración, allá cuando estaba el huracán Grace, que junto con el ex rector Rafael Hernández Villalpando tenía un proyecto para recuperar el control de la UV y entregarlo a la causa morenista, con lo que la institución correría la misma suerte que el resto de los organismos autónomos.

Jorge Manzo hoy habla de autonomía, pero de tanto estudiar las neuronas, creo que ya se le olvidó que convocó a una organización denominada “Fraternidad Universitaria” para arropar las aspiraciones políticas del entonces diputado federal electo Rafael Hernández Villalpando, quien desde ese momento buscaba ocupar la Secretaría General de Gobierno.

En su artículo Desaciertos en la UV se preocupa por cuestionar las acciones de cambio que implementa la nueva administración de la máxima casa de estudios, pero olvida que perdió su segunda oportunidad en la designación rectoral, porque el doctor en Ciencias Biológicas en el Pleno de la Junta de Gobierno respondió con galimatías a la pregunta sobre la atención que daría ante la pandemia del covid como autoridad universitaria, con un “como ya se sabe, ya está todo resuelto sobre el bicho”. Así el científico.

Sus méritos los tiene como neurobiólogo, pero tras su ambición, en el fondo no logra superar que el proyecto ganador ante los especialistas académicos de la Junta de Gobierno fue considerado más coherente y articulado, y tardará en entender que no es descalificando las acciones reformadoras de la actual administración universitaria como puede llegar a ser rector, sino elaborando una propuesta pertinente o por lo menos que se la redacten sus amigos del PRI, Morena o el PAN, aunque comprometa la autonomía universitaria.