jueves, junio 30, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

FALANGES: Sobre el estado de derecho y la tolerancia cero

Luis Adalberto Maury Cruz
lmaury_cruz@hotmail.com

El estado de derecho es la condición de congruencia entre el sistema normativo y la actividad en el Estado, tanto de autoridades como de la población en general. Al gobierno le es permitido hacer todo lo que la ley le faculta, no más. El particular no debe hacer aquello que expresamente se le prohíbe, todo lo demás le es permitido. He aquí el estado de derecho. Pero ¿Por qué se viola la norma?

En efecto, la ignorancia y el desconocimiento normativo no eximen de responsabilidad, pero es obvio que no hay dolo o al menos en muchos casos no se presenta. Los delitos contra la integridad física y los patrimoniales son de compresión obvia y del sentido común, por ejemplo, todos sabemos que robar está mal. Así, la violación al estado de derecho no es asunto de falta de conocimientos.

El Estado es un monopolio de la violencia legal y cuando no se ejerce produce corrupción e impunidad, recuérdese los actos vandálicos en marchas y manifestaciones que todos sabemos que se repiten por la permisibilidad de los gobiernos. He allí un punto central, en la medida en que no hay un ejercicio institucional de conformidad a la norma, el Estado se debilita y el gobierno carece de reconocimiento de autoridad efectiva. El gobernante debe ser amado por su obra y servicio público; y temido por aplicar el estado de derecho.
Para que el estado de derecho se garantice se requiere necesariamente de la voluntad política de conformidad a la ley. La tolerancia ante la infracción, incrementa la recurrencia delictiva. El delito se torna en una actividad, digámoslo así, barata de rentabilidad alta.

El Estado confiere al gobierno facultades coactivas contra el delito y la infracción, que al aplicarse de forma temprana generan más condiciones para el respeto al estado de derecho, una mejor seguridad pública y social. ¿Cómo hacer esto? En efecto, con tolerancia cero contra el infractor y contra el delincuente, sin caer en abusos de autoridad y en violación de derechos humanos; de lo contrario rompe los principios de legalidad y pro persona. El delito de ultrajes a la autoridad en Veracruz, es una aberración jurídica que contraviene derechos fundamentales, y expone al gobierno a la crítica de forma innecesaria.

Pero cómo operar la tolerancia cero, es un proceder sistémico en el ejercicio de las políticas públicas. Pues, se ha de empezar por lo pequeño, atacado delitos y faltas administrativas menores como el daño a propiedad pública y privada, (vandalismo, pandillerismo, grafiteo…), y a la par se requiere realizar políticas de proximidad social, de forma puntual de la prevención del delito en jóvenes y niños.

También remite al cuidado y dignificación de los espacios públicos para el esparcimiento social, familiar y juvenil. Una ciudad entre más descuidada, con espacios sucios y deteriorados es más propensa a su destrucción, vandalismo e inseguridad. Es el efecto de las ventaneas rotas de una casa descuidada que termina por ser presa de pandillas. Ésto se sitúa en la prevención del delito.

Es evidente que los delitos graves hay que atacarlos ya sean del orden común o federal, pero el punto de la tolerancia cero es reducir el caldo de cultivo de los delincuentes y de los delitos graves. Como se intuye el tema del estado de derecho, no sólo es un tema policial también es de urbanismo, educación.

Así, se viola la norma porque el gobierno no la aplica. La tolerancia cero ante la infracción y el delito, parte de lo pequeño, con una microfísica del poder estatal que enlaza aspectos policiales, urbanísticos y de educación desde la perspectiva del respeto a los derechos humanos y aplicación del monopolio de la violencia legal del Estado (es decir aplicar de forma irrestricta la norma).

En fin, ¿usted qué piensa?…