lunes, julio 4, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Falanges: El fin del mundo unipolar: la debacle de Occidente y sus implicaciones

Luis Adalberto Maury Cruz

lmaury_cruz@hotmail.com

El Occidente hegemónico es Estados Unidos, la anglosfera (Reino Unido, Australia, Canadá) y la Unión Europea (UE) su elemento ideológico y filosófico remite al neoliberalismo, su elemento monetario al patrón dólar, al petrodólar estadounidense, así como al euro y a la Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication (SWIFT) dirigido desde Washington y Wall Street, su poder descansa sobre un paraguas nuclear, que remite al Comando Norte, al Comando Sur y a la OTAN con cabeza en el Pentágono.

El conflicto en Ucrania evidencia la dependencia y la subordinación de la UE y de la OTAN a los intereses económicos de Washington que son los interés de la gigabanca de Wall Street y de las gigatrasnacionales (el complejo militar, las empresas petroleras, las farmacéuticas, la industria pesada y la ligera…). Ucrania es un teatro de guerra donde se disputa el mantener o desmantelar la unipolaridad de EEUU, pero las sanciones contra Rusia son notoriamente ineficaces, vaticinan la caída del Tío Sam.

La no derrota de Rusia en lo militar en Ucrania, el hecho que el Oso este ganando la guerra económica, -que es reconocido por Bloomberg- aunado al fin de la globalización financiera –reconocido por The Economist- aunado al surgimiento de centros económicas y alianzas militares no occidentales regionales como Corea del Norte, Turquía, Irán, India y globales como Rusia, China auguran el desplome de Washington.

Rusia es una potencia global de materias primas (alimentos, fertilizantes y metales) y energéticos (petróleo y gas), las medidas contra el Oso sólo han agravado la crisis alimentaria y energética global. La fábrica del mundo es China, con su nueva ruta de la seda redimensiona el mercado mundial, con su modelo de negocios, sin injerencia en la vida política de sus socios. 

Las tenciones entre China y Occidente agudizan más la crisis de la cadena global de suministros, ya dañada por la pandemia. Su modelo económico no injerencista es una alternativa a las imposiciones de la Casa Blanca. Todo esto conlleva a una multipolaridad.

Así, se lanza por la borda el modelo occidental y su hegemonía se quiebra. Éste es un modelo injerencista en los asuntos naciones internos y predatorio de sus recursos y riquezas en favor de las élites globales de Occidente. Basta recordar las intervenciones militares pretextado violación de derechos humanos hechas por EEUU y/o la OTAN en todos los continentes y las acciones de depredación de las transacciones de Occidente.

Para la Casa Blanca después de sus intereses todo es secundario, tales intereses están por encima del interés la propia sociedad estadounidense, de sus Estados y gobiernos socios, evidenciado en el doble racero de comprar petróleo ruso y exigirle a la EU que lo deje de adquirir. Para colmo de males, los otros Estados y sociedades son asumidos y tratados como súbditos de tercera o ínfima clases.

Ya el presidente Putin de Rusia, señaló en el 25º Foro Económico de San Petersburgo el fin del mundo unipolar y que se avecina un cambio en las elites globales, dado a conocer por Sputnik. Esto en el contexto de una guerra multidimensional que en lo militar, económico, financiero Moscú la va ganando y en la guerra mental (o cognitiva como la llama la OTAN) se presenta una tendencia de la caída de Occidente dada la recesión y la tendencia inflacionaria global cada vez más notoria y el disenso de los gobiernos que conforman a la OTAN.

El fin del mundo unipolar es la caída de la hegemonía estadunidense y de su modelo de globalización neoliberal financierista, impulsada por las armas y el uso militar de las finanzas globales. 

El SWIFT y Black Rock, Vanguard, State Street que son los gigabancos que controlan la mitad de Wall Street; (esto no es limitativo sino enunciativo pues también hay otros jugadores como PJ Morgan, Goldman Sachs), han establecido el patrón dólar y petrodólar, que hoy está en crisis, configuró la la geopolítica y geofinanzas de los últimos 40 años. 

Pese a las sanciones económicas contra Rusia el rublo se sigue fortaleciendo y los sistemas de trasferencias interbancarias interraciales tanto ruso como chino continúan su progresión aunado a la canasta de monedas como divisas internacionales como la rupia india, el rublo, el yuan chino. Estos sistemas interbancarias diezman y marcan el ocaso de la estructura hegemónica de las finanzas occidentales y la caída de la unipolaridad de la moneda de la potencia del norte.

Las sanciones se convirtieron en un bumerang contra Occidente y agudizando la actual crisis global energética, alimentaria, de cadena de suministros.

La demolición del orden mundial unipolar no tiene su origen en la operación militar en Ucrania. Se ubica en la fortaleza industrial de China que sistemáticamente ha desplazado a la industria radicada en EEUU y ahora ubicada en Asia, África y América latina, he allí lo que Trump señaló como prioridad que era reindustrializar a su país; también se ve en el desplazamiento de EEUU como primera potencia militar y el arribo sistemático y constante de Rusia al primer lugar, la cual le lleva al menos 20 años de adelanto en la carrera armamentística, el Oso es la primer potencia hipersónica, ello reconocido por el Pentágono.

Aunado a esto la UE y la OTAN se fracturan en su centro. La negativa de Hungría frente a las sanciones económicas contra el Moscú muestra la falta de cohesión en la UE. La negativa de Turquía para que Finlandia y Suecia pertenezcan a la OTAN muestra la fractura interna. 

Sin embargo, al interior de EEUU, de los países que integran la UE y la anglosfera presentan inflaciones crecientes, en algunos casos no vistas desde hace más de 40 años, tan sólo en EEUU ha alcanza 8.6%, la recesión cada vez es menos contenida, la crisis alimentaria y energética es global. La inflación es creciente y la tasa de interés, pugnada por los bancos centrales, ira en aumentos esto empleado como mediada para que se page el costo de la pandemia y del fracaso militar en Ucrania, siendo la sociedad y no los gobernantes quienes lo paguen, generando más descrédito en los gobiernos de Occidente y mayor descontento con el modelo neoliberal.

Así, la potencia del norte y sus aliados tienen graves problemas internos y externos, una continua deslegitimidad política. Por doquier hay insubordinación al establishment. Es creciente la desaprobación a las sanciones unilaterales (bloqueos económicos) de Washington, hoy el epicentro es Rusia pero los casos de Venezuela, irán, Libia, Irak entre otros se suman con disenso contra la Casa Blanca. 

La insurrección de América contra el Tío Sam, el hecho de que Nicaragua permita tropas, equipo militar, naves rusas, es una manifestación notoria de la pérdida del poder en la región americana de EEUU y coloca a los latinoamericanos con condición de ruptura con la vieja doctrina Monroe.

Luego, la caída de unipolaridad occidental deriva en: una multipolaridad, donde la voz de un sólo gobierno se torna menos viable e inválida. Se vislumbra mayores tenciones quizá una pax bélica. De haber una guerra nuclear sólo se garantiza la destrucción mutua con efectos globales adversos; un desarrollo más acelerado de los regionalismos y nacionalismos, que reconfiguraran y fortalecen alianzas y regiones económicas y militares menos occidentalizadas; un sistema financiero, monetario, económico más multipolar y la eliminación acelerada de las políticas neoliberales. 

Amanera de digresión: a América del Norte y en particular a México dado el T-MEC y que el principal socio comercial de México es el Tío Sam no conviene un EEUU hecho polvo, pero la inflación y la recesión es un hecho en la potencia del norte; pero tampoco es sano estar bajo la férula de Washington; pues no ve socios, ve súbitos de segunda en México y Canadá; ni tampoco conviene una guerra directa entre Rusia y EEUU, pues dada la vecindad seria México vulnerable, sin omitir que el país azteca pertenece al Comando Norte que implica defensa mutua, por tanto los mexicanos serian carne de cañón.

En fin, ¿usted qué piensa?…