viernes, abril 19, 2024
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Economía en tiempos de Jesús

Apuntes de economía.
Por: Edgar Sandoval Pérez
@EdgarSandovalP
Twitter-IG-TikTok

Mas allá de la representatividad y significado que tienen estos días, que se desprenden por la ideología religiosa, hay que entender la coyuntura histórica y todo lo que integraba a esa época y a ese lugar en particular, siendo la región de Palestina e Israel, donde aun después de más de dos mil años, sigue siendo una zona de conflicto y disputas, pero también de origen, de identidad y valor.

Tenemos nociones muy grandes sobre la vida política, militar, social o religiosa de la época, sin embargo, no hay muchos escritos sobre la economía del lugar. Tomando en consideración que Jesús nació en Belén entre los años 7-4 a.c. en el periodo del reinado de Herodes, podemos identificar el dominio romano sobre la región.

La conquista romana databa de hacía más de 60 años cuando nació Jesús, siendo Pompeyo Magno quien lo consiguió, es importante remarcar que desde ese momento hubo un rey judío, sacerdotes judíos y un tribunal de justicia llamado Sanedrín, esto quiere decir que la vida diaria estaba más influenciada por los judíos que por lo romanos, esta situación ocasionó que se dieran varias revueltas durante el periodo de ocupación romana, sin embargo, la influencia romana fue notoria en la construcción de carreteras, acueductos, puertos y edificaciones.

Con el desarrollo de la infraestructura se dio un efecto multiplicador que permitió a la producción judía (que se basaba en cultivos de cereales, verduras, frutas, la pesca, la ganadería y las artesanías como la alfarería, la carpintería, la herrería etc.) dinamizarse y fortalecerse, ya que no se contaban con los recursos naturales para que fuera potencia. Sin embargo, lo que generò riqueza para la región, fue el comercio, hablándose varios idiomas y utilizando diversas monedas como el prutah, denarios y dracmas, pero lo que dominaba entre el grueso poblacional, era el trueque. Con la infraestructura romana, la región de Palestina empezó a generar riquezas que por la propia cuestión de la organización socioeconómica no permitía un desarrollo de la población, generando altos niveles de desigualdad, lo que ocasiono que hubiera disturbios y las diásporas, donde los judíos culpaban a los romanos de esto, sin embargo, eran los propios judíos los que administraban lo medios de producción de la región.

La actividad económica estaba estructurada en un centralismo donde el Estado tenía controlado todos los medios de producción y la estructura de clases determinaba que te tocaba hacer, dichas clases eran: los romanos que tenían el poder político y militar, de ahí los reyes, sacerdotes y jueces judíos, propietarios de tierras y palacios, posteriormente los ciudadanos libres que eran principalmente artesanos, carpinteros, pastores, herreros, etc. Esta clase apenas podían satisfacer sus necesidades básicas, si bien podían moverse a cualquier lugar, la precariedad y enorme desigualdad en oportunidades y resultados no les permitía buscar mejorar su condición de vida, en esta clase se encontraba José y por ende Jesús. Al ser libres, estos podían escalar clases mediante aspectos militares o cargos dentro de la administración y cuestiones religiosas, sin embargo, estas estaban sumamente captadas por las familias más poderosas las cuales repartían los cargos, dentro de ellos mismo, y por último estaban los esclavos, que eran el factor de producción que durante un periodo determino el crecimiento económico de todo el imperio romano.

Si analizamos la pobreza y desigualdad de esa época con la actual, vemos que la condición socioeconómica era muy generalizada en todo Roma y gran parte del mundo conocido, pero en la actualidad, esta región tiene los indicies mas altos de lo antes mencionado, por lo que podemos ver hasta cierto punto un retroceso en su condición de vida.

Hoy, después de dos siglos, aun sigue siendo una región compleja, que su actividad económica esta muy limitada por conflictos tanto militares como religiosos y políticos. Estos aspectos solo alinearan, cuando el poder económico converja entre los actores regionales y solo así, habrá crecimiento y desarrollo económico.