domingo, agosto 7, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

◗ Winckler, el efecto cebolla

La Faena

La aprehensión del ex fiscal, Jorge Winckler Ortiz, tendría casi las mismas repercusiones que la eventual detención del ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares –sobre quien pesan cuando menos dos indagatorias en la FGR por su presunta participación en actos de corrupción durante su paso en el calderonato por el Issste– pues si bien resulta evidente la diferencia en los cargos que ocuparon ambos ex funcionarios panistas, el también abogado de la familia del político-magnate choleño encarna el perverso uso del poder con fines dinásticos que aún inquieta a los parientes políticos de la alcaldesa porteña, Patricia Lobeira, quien acostumbra usar con notable orgullo el apellido de la familia que ha hecho del dinero público una ventajosa forma de vida…

Como si se tratara de la piel de una cebolla, el caso Winckler permitirá ahondar en las diversas y variadas formas de corrupción y uso abusivo y autoritario del poder que distinguió el bienio gubernamental panista-perredista…

Los pecados menores del ex fiscal podrían ser los cometidos con la aplicación de los pingües recursos financieros de los que dispuso en la Fiscalía General del Estado, cuestión que inexplicablemente no se ha abordado de una manera directa por su sucesora, Verónica Giadáns…

Pero el problema al que se enfrenta el indiciado y del cual difícilmente podrá escabullirse es su presunta participación en la protección cómplice de grupos delincuenciales que además de dedicarse a sus habituales tareas, hicieron del secuestro una industria millonaria que dejó profundas secuelas en decenas de familias veracruzanas y, por supuesto, las denuncias de organizaciones y familiares de desaparecidos que…

En el yunato, la impunidad y la desatención a las familias de desaparecidos transitó por la misma ruta que en el gobierno de Javier Duarte. En ambos casos, la fuerza pública y el aparato de impartición de justicia se utilizó para perseguir adversarios y reprimir a la oposición política. Y Winckler fue el brazo ejecutor…

Al momento, la familia Yunes ha guardado absoluto silencio sobre la detención de quien se encargaba también de llevar los múltiples asuntos de negocios de las inmobiliarias, carteras de inversión, restaurantes y otros establecimientos…

Sin embargo, le dieron órdenes a otra de sus empleadas, la diputada federal Marijose Gamboa, para que se apersonara anoche mismo en los juzgados aledaños al penal de Pacho Viejo y estar al tanto de lo que suceda en las audiencias al final de las cuales al presunto le será dictada sentencia o cuando menos prisión preventiva en tanto se desahoga su defensa…

La presencia de la legisladora que habría abandonado su curul para venir a atender los asuntos de la familia Yunes puede entenderse de varias formas también, pues aparte que los liga una profunda amistad, prevalece su pertenencia al grupo servil que ayudó a Miguel Ángel Yunes Linares a gobernar el estado. Pero también expresa la preocupación del clan boqueño pues trascendió que en el momento de su aprehensión, Winckler Ortiz habría dicho que “no se iba a ir solo”…

Es difícil saber a qué o a quién se refería el ex fiscal; ¿habría amenazado con revelar información comprometedora a cambio de un mejor trato con las autoridades al sentirse alejado del cobijo de la familia? Por ello la presencia de la legisladora Gamboa Torales recuerda a la de Manlio Fabio Beltrones cuando sin ninguna atribución legal se apersonó en los interrogatorios iniciales al que fuera sometido Mario Aburto, el asesino de Luis Donaldo Colosio. Quizá para recomendarle prudencia y por supuesto reportar de primera mano a sus patrones lo que suceda en esta primera audiencia…

¿Qué sabe Winckler o qué está dispuesto a hacer para salvar el pellejo? Una declaración suya podría acelerar los procesos legales contra el ex gobernador Yunes Linares y también poner en charola de plata a su colaborador y todavía prófugo, Marcos Even Torres…

Por lo pronto, el desmoronamiento del yunato se acelera desde su interior pues su secretario de Gobierno, Rogelio Franco y el ex fiscal Jorge Winckler ya se encuentran en sendos procesos legales… ¿Quién sigue?