lunes, julio 4, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEstadoSelva del Marinero, iniciativa que promueve el turismo sustentable

Selva del Marinero, iniciativa que promueve el turismo sustentable

La observación de aves es una de las actividades que dan forma al proyecto

Israel Medina se detiene repentinamente en una vereda que permite ingresar a la selva tropical de la Reserva de la Biosfera Los Tuxtlas. El hombre señala un árbol mientras camina unos pasos más para ubicar el origen del sonido: “Escuchen. Es un pájaro carpintero”, dice. Su oído es afinado. Todos los días, durante dos horas, recorre la selva para monitorear a las aves. Durante el recorrido, cada tanto, hace un alto para nombrarlas: “Es un loro verde. Es una primavera”.

De las más de 500 aves registradas en la reserva, al menos 300 se han observado en los terrenos del ejido Adolfo López Mateos, ubicado en la zona de amortiguamiento del área natural protegida, en los límites de la sierra de Santa Marta, a unos 20 kilómetros de Catemaco, en la zona sur del estado de Veracruz.

La observación de aves es una de las actividades que dan forma al proyecto de ecoturismo comunitario Selva del Marinero, fundado hace 25 años, como una alternativa impulsada por los habitantes de este ejido para conservar el territorio y, al mismo tiempo, sostenerse económicamente.

El proyecto ecoturístico lleva el nombre de Selva del Marinero en honor al jabalí de labios blancos (Tayassu pecari), que era conocido por los pobladores de la zona como Marín y habitaba en el cerro El Marinero. La especie ahora está extinta en la región. El Programa de Acción para la Conservación de la Especie, publicado en 2018 por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) estima que esa especie ha desaparecido en 84 por ciento del rango histórico de su distribución, debido a la cacería y a la pérdida de su hábitat. La existencia del proyecto de ecoturismo comunitario es clave para la Reserva de la Biosfera Los Tuxtlas, creada en 1998 con una extensión de 155 mil hectáreas. Esta área natural protegida alberga los últimos remanentes de selva tropical perennifolia y bosque mesófilo de montaña en la llanura costera del Golfo de México.

La conservación del bosque mesófilo es fundamental. Académicos como Susana Guillén, del Instituto de Investigaciones Forestales de la Universidad Veracruzana, advierten que este ecosistema es uno de los más vulnerables por la tala, pero también por los cambios del clima. Incluso, algunas de las especies de pinos que se encuentran en este tipo de bosques están en riesgo de desaparecer.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img