jueves, julio 7, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEstadoInsta arzobispo de Xalapa a liberarse de la mediocridad

Insta arzobispo de Xalapa a liberarse de la mediocridad

El arzobispo de Xalapa Jorge Carlos Patrón Wong, manifestó que la cuaresma es un tiempo maravilloso para liberarnos, a través del evangelio, de tres esclavitudes: mediocridad, sumisión y manipulación.

En la homilía de este primer domingo de cuaresma, el prelado expresó que las tentaciones y las esclavitudes desvían a las personas del bien y la verdad para seguir la seducción y los distractores que el demonio nos coloca en el camino. “Jesús es el gran estímulo y ejemplo de cómo vivir en medio de las tentaciones. Y al hacerse hombre vivió con nosotros todo, menos en el pecado. Es nuestro modelo. Pedimos todos los días al santo padre no nos dejes caer en tentaciones”.

Explicó que estas tres tentaciones tienen nombres modernos: la primera es la mediocridad, de aquellos que viven únicamente para las cosas materiales y en satisfacer sus necesidades básicas.

Agregó que el demonio ofrece a estas personas salidas fáciles, como trabajar para tener más dinero, para divertirnos, para pasar nuestro tiempo libre en cosas banales, en nuestros gustos y convertirnos en consumidores, “nuestra existencia se reduce a una vida mediocre”.

Expresó que la segunda esclavitud o tentación es la sumisión a los ídolos, o idolatría, de aquellos que sucumben al poder, la fama, el éxito, el aplauso.
“Para llegar a ese éxito, a ese poder, tienes que someterte a muchas corrupciones y las conocemos muy bien. Nadie llega a tener este poder y éxito con esta vida”.
Ejemplificó cuantos influencers, cantantes, actores, deportistas, viven bajo las drogas o el alcohol y terminan en suicidio, sometidos a tantas dependencias, que únicamente dejan vacío al ser humano. “Nos preguntamos si muchas de nuestras depresiones no son provocadas por sumisiones y dependencias”.

Finalmente, comentó que la tercera sumisión es pretender manipular a dios y buscan milagros y que les resuelva los problemas con “una varita mágica”.

“Vamos a hablar con él, a pedirle de corazón. Vamos a contarle nuestras dificultades, anhelos, esfuerzos, fracasos. Y al final con las mismas palabras de Jesús, hágase tu voluntad”.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img