miércoles, febrero 28, 2024
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEspecialesLa Voz Campesina, una radio abierta a la gente

La Voz Campesina, una radio abierta a la gente

Anúnciate aquíGoogle search engine


Por David Martínez Sánchez

La radio “La Voz Campesina”, mejor conocida como “radio Huayacocotla”, inauguró sus nuevas instalaciones este 20 de enero. Un anhelo que se concreta después de dos años de intensa labor por parte de los integrantes de la radio. Se soñó con tener una radio digna para los integrantes del equipo y también para las comunidades de la sierra y la Huasteca, en palabras de Alfredo Zepeda integrante de la radio “… esa puerta de cristal que tiene a la entrada, que sea una señal de que es una puerta abierta, que todo mundo puede entrar, que todo mundo se pueda sentir aquí, que también es parte de la radio”.

La Radio Huayacocotla, enclavada en la sierra que lleva el mismo nombre, inició sus transmisiones como escuela radiofónica el 15 de agosto de 1965, con el propósito de alfabetizar a distancia. Por años cumplió con esta misión, después pasó de ser escuela radiofónica a una radio comunitaria.

Por sus micrófonos se comenzó a hablar sobre derechos humanos, a denunciar y a informar en lengua náhuatl, tepehua y otomí. Transmitiendo en onda corta (AM) la música de las bandas, los tríos y grupos tropicales de la región se escuchaba por las comunidades de la sierra.

Para 2005 después de una larga lucha consiguió la asignación de la frecuencia modulada (FM), la radio amplió su señal prácticamente a toda la Huasteca Veracruzana, a los estados de Hidalgo, San Luis Potosí y Puebla.

La radio Huayacocotla inauguró sus nuevas instalaciones este sábado 20 de enero. Después de mucho esfuerzo se concreta esta construcción. En la celebración asistieron organizaciones y autoridades civiles, universidades y gente de las comunidades. La radio Huaya ha caminado con muchas y muchos de ellos en una relación de amistad, entre iguales.

Una radio que hace sentir como en casa

En todo este recorrido de la radio la gente de las comunidades ha estado presente. Cuando le pregunto a Xua (Juan en Otomí) sobre la radio no duda en ningún momento en responder “La radio lo sentimos como nuestra casa”.
Juan Luis Herculano es de la comunidad de Pericón, del municipio de Texcatepec, un municipio de la sierra de Huayacocotla de muy alta marginación. Xua era Comisariado Ejidal cuando junto con la radio lucharon por la restitución de tierras de Amajac, desde entonces hay una relación estrecha.

¿Xua cuéntame cómo empieza a darse el acompañamiento de la radio hacia sus comunidades?

Xua.- La radio lo conocemos desde hace mucho tiempo…ha venido a poyando a las comunidades indígenas y rescatando las costumbres de cada pueblo y comunidad. La radio ha participado en las comunidades y ha estado publicando la costumbre que tiene cada uno de los pueblos y eso para nosotros está muy bien. Pues en cada comunidad tienen diferente manera de cómo organizarse, de cómo vivir, como sacar sus fiestas. Tanto nosotros como ellos (la radio) nos acompañamos, nos apoyamos, en cosas que no sabemos; la gente aprende de la radio muchas cosas, aprende los derechos que tienen los niños, de las señoras, de las muchachas, entonces de esa manera nos podemos defender, por eso en la radio siempre nos ha gustado participar. Con la radio intercambiamos cosas, pues, lo que sabemos nosotros se los pasamos a ellos y lo que ellos saben, nos pasan a nosotros, pues de ahí aprenden los más jóvenes.

¿Xua cuantos años tiene esa relación con la radio?

Xua.- De hecho, la radio lo conozco desde hace como 40 años, pero se conocía poco porque estaba en onda corta, en las comunidades no se escuchaba bien, pero buscábamos la manera. De hecho, aquí en la radio había una persona que sabía ponerle una antena a la radio para que se pudiera escuchar en las comunidades, de ahí se fue conociendo. Gracias al apoyo de la gente y de muchos compañeros se luchó para que fuera en FM, ahora gracias a Dios pues ya se escucha en varios municipios, varios estados. Y eso nos da más fuerza para caminar junto con la radio.

Entonces la radio es más que una radio para ustedes…

Xua,. La radio lo sentimos como si fuera nuestra casa, por ejemplo, llegamos aquí a la radio y está abierto la puerta. Aquí entramos y salimos como si fuera nuestra casa, por eso nos da gusto porque de esa forma viven las comunidades, en las comunidades no hay que cuidarse del vecino, sino que, los niños, las gentes, las señoras, caminan juntos. Si vas a una casa te ofrecen café, te abren la puerta, nunca te cierran la puerta. Nunca están cerradas las puertas en las comunidades, siempre están abiertas para los amigos. Y así está la radio, aquí nos sentimos como si fuéramos amigos, como si fuéramos hermanos porque nos quieren y los queremos también.

¿Cómo ves que hay una nueva radio, es decir, más grande, con nuevas instalaciones?

Xua.- Para mí es un gusto ver este edificio, ver este local, ahorita como que tiene más espacio para poder recibir más gente. Para mí es un gusto ver esto. Y este, ojalá, la gente de otros municipios, de otros estados pues venga a visitarlo para que conozca cómo es la radio pues la puerta está abierta.
En vísperas de la inauguración se realizó una ofrenda para agradecer por esta nueva radio, las y los badhí ñuhus del municipio de Texcatepec realizaron el trabajo. Mientras hacían los preparativos de la ofrenda aprovechamos para platicar con la badhí Consuelo Juan Vicente de la comunidad de Tzicatlán:

-¿Usted cómo se siente que hay una nueva radio?

Consuelo.- Me siento contenta porque esta radio apoya mucho a la gente, siempre apoya cuando hay costumbre y a la gente que están enfermos.

-¿Desde cuantos años conoce usted la radio?

Consuelo.- Ya no me acuerdo, pero ya tiene muchos años, porque yo tengo 43 años y la radio es mayor que yo -ríe mientras lo dice.

Nos acercamos a “Zaque”, Zacarías Reyes López…

¿Cómo los ha acompañado la radio?

Zaque.- La radio nos ha acompañado durante muchos años ya, cuando conocí la radio era más joven, ahora tengo 56 años. Cuando conocí la radio tenía como 20 años, ahorita todavía seguimos acompañando la radio, la radio nos ha a poyado y este, nos da como un consejo, además a nosotros nos ha apoyado con algunas luchas, con las tierras, de que hubo muchas cosas en las comunidades. Gracias a Dios la radio ha participado y nosotros también hemos participado. Es un buen radio para nosotros los campesinos y para toda la familia, para los niños, las mujeres y los hombres.

-Sabemos que tú haces costumbre ¿cómo sientes que te ha a poyado la radio en eso?

Zaque.- Pues sí, hay veces que hacemos costumbre en las comunidades, hacemos fiesta de elote o algunas fiestas particulares en las casas, una curación, y la radio lo hemos invitado y también ha participado. Cuando hay una fiesta de elote vamos en el cerro, entonces la radio también va ahí a ver qué es lo que estamos haciendo. Y este, nos da mucho gusto, ayudándonos también, como echándonos la mano a nosotros que hacemos costumbre en la comunidad.

¿Zaque cómo te sientes ahora cuando llegas a la radio y ves que la radio es diferente, es grande, es nueva?

Zaque.- Me siento a gusto porque veo la radio nueva, hay más espacio, se ve bonito y me siento feliz. Como te dije yo conocí la radio hace muchos años, cuando llego aquí a la radio hazle cuenta que llego a mi casa y hay gente que conozco, hay gente nueva, pero llego como mi casa. Nos invitan café, nos dan chance que entremos a la cabina, nos invitan a mandar saludos, transmitir un rato. Es un gusto ver la radio con su nueva oficina.

Que siga siendo La Voz campesina, que no deje de transmitir y de repartir la voz de la gente.

Alfredo Zepeda integrante del equipo de Radio Huaya dice de esta nueva radio: “primeros contentos de que ya se terminó, lo veo como muy grande, pero lo que más miro es esa puerta de cristal que tiene a la entrada, que sea una señal de que es una puerta abierta que todo mundo puede entrar, que todo mundo se pueda sentir aquí que también es parte de la radio, eso es lo más importante, que siga siendo La Voz campesina, que no deje de transmitir y de repartir la voz de la gente, de los pueblos nahua, tepehua y otomí, que sea una radio abierta en su local.”

¿Por qué una radio cuando se dice que ya no es vigente y que lo de hoy son los potcasts, que se pueden hacer sin muchos recursos, etc?

Alfredo.- Yo creo que eso lo va diciendo la misma gente, de repente la gente también se satura de imágenes, lo que predomina sobre todo en el Internet. Y los potcasts tienen la cuestión de que son comentarios que son del momento, que no es de lo que está pasando, en cambio la radio todavía tiene la capacidad de sacar la actualidad de lo que sucede con la voz directa de los campesinos, eso es lo que me parece que sigue siendo vigente y la radio como la voz fresca como le llamaría yo, no la voz encajonada en un celular o en una computadora y que no sea saturación de noticias si no que sea la voz de la gente.

Hemos conocido bastantes radios comunitarias y están estigmatizadas, ¿qué se puede decir para estas radios que están con la intención de seguir y de tener una radio digna.

Alfredo.- Esta es una experiencia que ya tiene muchos años y que ha permanecido como una señal, como una velita prendida como una luz para…y no solo ésta radio si no acompañado de muchas radios sobre todo en América Latina, porque aquí la radio comunitaria, la radio de abajo, la radio de la gente, estuvo muy reprimida, pero actualmente, yo creo, que está habiendo una apertura, como más gente que quiere hacer radio, en una comunidad, en cinco comunidades, o en muchas comunidades en forma regional como es la radio de Huaya que es para las comunidades y en las que se tiene que escuchar la voz de la gente. Y yo creo eso ahorita, más bien está levantándose, y es muy de animarse, que no sea solo unas cuantas radios si no que crezcan mil voces por el país con la voz de la gente.

miércoles, febrero 28, 2024
Artículos Relacionados
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Lo más reciente

Publicidadspot_imgspot_imgspot_imgspot_img
Publicidadspot_imgspot_imgspot_imgspot_img