viernes, mayo 27, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine

El ocaso de los “templos del amor fugaz”

Por Miguel Salvador Rodríguez Azueta

El año pasado comencé a registrar la rehabilitación o transformación de los antiguos hoteles de paso en la ciudad de Veracruz, conocidos también como “moteles”; “templos del amor clandestino y fugaz” o “sedes del rapidín”. Estos hospedajes de media estrella fueron parte del imaginario popular y de la vida social a mediados del siglo XX.

Concebidos como hospedajes económicos, daban descanso o salida a las necesidades corporales de cierto sector de habitantes de la ciudad, desde los estudiantes que experimentaban su primera llamada de la pubertad, los amantes clandestinos, viajeros restringidos en viáticos por una empresa voraz o clientes habituales de cenicientas de saldo y esquina.

Empresarios que se especializaron en el ramo “motelero” hicieron su fortuna familiar precisamente de estas necesidades corporales y sus establecimientos pulularon por zonas más o menos discretas de la ciudad y en otros casos como los “Pinitos” ubicado en la céntrica avenida La Fragua, tenía sembrado unos pintorescos matorrales como arriates que camuflageaban la entrada y salida de visitantes ansiosos de discreción.

En su mayoría se anunciaban como hoteles “familiares” -creo porque todos los clientes era conocidos- y en otros simplemente aparecía un letrero discreto que anunciaba y daba un delimitación de espacio y tiempo al término “rato” que quedó establecido de manera estándar en 4 horas.

En los años 90’s del siglo pasado hubo un intento por elevar los niveles de estos recintos, pero no fueron del todo exitosos, más que nada fue una moda el poder asistir a los moteles de lujo que se crearon o se modificaron como el caso del “Venus” o el “Miraflores” que llegaron a ofrecer Suites Presidenciales con alberca incluida.

A inicios del presente siglo, el lujo dio paso a la oferta de experiencias de fantasía tipo Brazzers (Productora de Películas para adultos), con la moda de los moteles temáticos, que trasladaban a los usuarios lo mismo de la Selva con hamacas -sin instrucciones o manuales operativos- que a prisiones o al Harem de un Sultán caribeño.

Las “Experiencias moteleras” serán materia de otro escrito, por el momento solo me limito a dar testimonio sobre la transformación que está ocurriendo en las estrellas; y no me refiero a algún signo astronómico sino al paso de categoría de valoración de estos recintos sedes de amores clandestinos, fugaces y en algunos casos, inconfesables.

De la media estrella están pasando a las 2 estrellas e incluso, a ocultar el pasado al transformarse en edificio de departamentos a los que no auguro mucho éxito por la sencilla razón de que a estas alturas de la situación económica hay más oferta que demanda, sin contar con que los servicios básicos como agua y luz están saturados en algunas partes de la zona centro de la ciudad, así que donde antes había encendido un foco media hora y un ventilador que echaba más ruido que aire ahora tendremos luces y aires acondicionados para una familia.

Requiem pues por las sedes del amor fugaz reducido en tiempo y espacio a rato y cuatro paredes, adiós a los recuerdos estudiantiles, a las anécdotas y frases que hoy resultaran incomprensibles para las nuevas generaciones como “Solo vamos a ver la televisión” o “Nomás vamos a platicar”.

En la memoria y el anecdotario urbano quedaran los vestigios de los que fue el “jabón chiquito”, el control remoto de la TV pegado a la mesita de noche, las cortinas de lona plástica corredizas previas a los portones eléctricos o la “Pirinola del amor” o como se llamara oficialmente el aparato tipo tómbola que hacía las veces de discreto recepcionista donde depositabas el pago del “rato” y que giraba para entregarte el cambio o los preservativos.

Por otro lado, si usted querido lector(a) al leer esta breve reflexión, recuerda y lanza un suspiro y esboza una sonrisa por recordar alguna alegoría pasional, que aún hoy ronda su mente y que tuvo como epicentro alguno de estos templos pecaminosos pero indispensables para el desahogo de la presión arterial, me daré por satisfecho en mi labor como cronista de mi ciudad.

Nuestros Reportajes

spot_img

Lo más reciente

AMLO, la riqueza y el Neoliberalismo

“El secreto de las grandes fortunas es un crimen olvidado" Balzac Jorge Salazar García. Comencemos este artículo por delimitar a quién se le considera rico. De acuerdo...

Moto repartidores acusan acoso policiaco en Xalapa; desquician la ciudad con bloqueos

Un promedio de cuatro detenciones al día, presuntamente, realizan elementos de la policía estatal, fuerza civil y Policía Vial en Xalapa, en contra de...

En Veracruz se continuará aplicando estrategia de seguridad conjunta de la Federación

Xalapa, Ver.- De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), Veracruz registró una reducción del 11.7% de...

Multa para Twitter por 150 mdd por usar datos de seguridad de los usuarios para mostrarles anuncios

Esta no es la primera vez que una compañía tecnológica usa datos de seguridad para mejorar su plataforma de anuncios; imaginate que en el...