viernes, abril 19, 2024
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEspecialesCarnaval tének, resistencia ante la modernidad

Carnaval tének, resistencia ante la modernidad

Anúnciate aquíGoogle search engine

Mientras algunos carnavales son promocionados como atractivos turísticos y se les asigna presupuesto público, el carnaval en las comunidades se desarrolla desde otra lógica que tiene que ver fundamentalmente en una manera de pensar, de hacer y de ser, es decir, la identidad como pueblos originarios. El carnaval no es un evento aislado en la comunidad donde se realiza, es parte fundamental de la vida en comunidad. 

El carnaval en la Huasteca y la Sierra Norte de Veracruz es primordial, marca el inicio del ciclo agrícola. En esta fiesta se pide que haya buena cosecha, que las enfermedades y las desgracias no afecten a la comunidad “es una fiesta al mal para tenerlo contento y que no permita desgracias”. Las comunidades ñuhu (otomís), masapijni (tepehuas), nahuas y mestizas de la Sierra y la Huasteca detienen sus actividades para entregarse a la fiesta del carnaval. En la fiesta la gente se disfraza de diablos, de la muerte, de comanches, de políticos, de mujeres, etc. La gente disfrazada hace bromas, ridiculizan los personajes.

Antes de empezar el carnaval los otomís le piden permiso a Xita (el diablo), los nahuas a Tlacatecolotl (el hombre búho) para que la fiesta transcurra sin contra tiempos. En los días que dura la fiesta, los mayordomos son los encargados de darles de comer y de beber a los disfrazados, y a toda la gente que asiste a verlos, es una promesa que hacen cada año.

El embate de la modernidad y la migración, entre otros factores, ha provocado que varias tradiciones de los pueblos se vayan modificando o de plano desapareciendo. Es un proceso paulatino, pero, que en algunas comunidades se ha tomado conciencia de ello y han decidido ponerle freno y están haciendo esfuerzos por revivir tradiciones que estaban en proceso de olvidarse. Este es el caso de la comunidad tének de San Francisco, Chontla; Veracruz, que año tras año se organizan para realizar el carnaval.

Ajip Nock-Carnaval Tének

“De la danza los bixom nok´ (los mecos) se perdió un tiempo, casi por 20 años ya no se hacía, unos se murieron otros se fueron para la frontera”, nos dice Don Sebastián, él tiene 65 años, es el actual capitán de la danza; “después platicaron para volver a formar la danza por ahí en el 2000”, en ese momento se juntaron adultos, jóvenes y niños para pintarse nuevamente y “la gente volvió a ver la danza de los mecos”. De ese repunte a la fecha la asistencia de los danzantes ha disminuido cuando son convocados.

Los Bixom Nok´ (como se les conoce en tének) es una danza propia de carnaval del pueblo de San Francisco. Los danzantes se pintan con barro amarrillo todo el cuerpo y con carbón molido mezclado con agua se pintan figuras en el cuerpo, principalmente círculos. Van desnudos del torso, y sobre su cabeza llevan una corona hecha de ramas de arbustos y flores, y en el cuello, un collar de flores silvestres.

El lodo amarillo (que en tének se le conoce como k´anchul) es una protección para “los pintados” pues entre la gente se tiene la creencia que ellos pueden limpiar las enfermedades que aquejan a las personas de la comunidad. 

Las flores y plantas que utilizan es especial para “los mecos”, el tronal (en tének paunal wich), la barba de viejo (id´im ye´chel), la flor de ardilla (tukum wich) y arete de lagartija (ch´amuch otxok); son plantas y flores que se encuentran en el monte que rodea el pueblo.

Cuatro días antes del miércoles de ceniza, Don Sebastián, convoca a disfrazarse. Con el sonido del caracol, el cuerno y el tambor llama a reunirse, algunos niños y adultos se empiezan a congregar. Al mediodía, del día sábado 10 de febrero, en la casa de Don Sebastián, se arma gran alboroto, los mecos comienzan a disfrazarse. 

Con días de antelación él, Don Sebastián, ya tiene listo los accesorios para los Bixom Nok´. Junta las plantas y las flores silvestres para los collares y las coronas de “los mecos”, prepara el lodo amarrillo y el carbón para pintarse el cuerpo y los palos para los bastones. 

Les pregunto a los niños por qué se disfrazan “porque nos gusta” contestan. Con el carbón escriben en sus espaldas frases en tének y en español, las expresiones van desde los más banales como el nombre de una novia, hasta la de “El legado sigue Neri” donde el hijo de uno de los pintados que ha fallecido recientemente toma su lugar y lo homenajea con esta frase. 

 “Hace tiempo se dejó de hacer (el carnaval)” nos dice la gente del pueblo.  En la década de los noventa el carnaval se dejó de hacer, pero a mitad de los dos mil algunos inquietos de la comunidad se organizaron para “volver a levantar el carnaval tének”. Sin embargo, no es un proyecto sencillo, se requiere de tiempo y dinero, también de labor de convencimiento con las nuevas generaciones para que se interesen en seguir con la tradición. 

Los niños, en su mayoría, y algunos adolescentes y adultos, ríen y hacen bromas mientras se untan en el cuerpo el lodo que será su disfraz, sin embargo, los ausentes son los jóvenes. Los que se encuentran en la comunidad no se involucran en la danza y “los que concluyen la preparatoria se van al norte a buscar trabajo” dice Don Sebas cuando le pregunto del por qué no hay jóvenes en la danza.

Don Sebastián Del Ángel y Don Bulmaro, como la mano derecha de Don Sebas, están cien por ciento comprometidos en esta labor de hacer que resurja el carnaval “esta tradición me lo dejó mi abuelo”, nos afirma Don Sebastián, “ojalá que uno de estos de niños que están aquí ahorita se le pegue algo y quiera seguir (con la tradición)”.

Don Sebastián siempre está dispuesto a compartir sobre la danza de los bixom nok’. Nos cuenta que han participado en varios eventos fuera de su localidad esto con el afán de dar a conocer parte de su cultura y también para motivar a continuar con el legado. “Yo lo aprendí de mi abuelo, él era capitán, ahora está mi nieto que también le gusta pintarse, yo le enseño lo que aprendí, ojalá que él quiera seguir con la tradición”, asevera Don Sebastián.

Él junto con Don Bulmaro son las cabecillas, ambos ya rebasan los 60 años, pero cada año “se ponen fuertes” para salir a bailar en el pueblo. Cada fin de semana después del miércoles de ceniza los bixom nok’ bailan por las casas de la comunidad hasta antes de la semana santa. En estos recorridos les regalan dinero, huevos, maíz, frijol u otras semillas que después utilizaran para el convivio del cierre de carnaval. 

– ¿Antes también se pintaban en las comunidades vecinas? Le pregunto a Don Sebas, pues en ninguna comunidad vecina, que se encuentran a una o dos horas de camino a pie, realiza el carnaval como en la comunidad de San Francisco:

DS.- “Antes se pintaban en las comunidades de aquí cerca, pero los capitanes se murieron y ya entre los jóvenes no hubo quien le moviera, ahorita también ya perdieron las otras comunidades las cuadrillas, ya lo dejaron también, el único que queda ya nomás nosotros, que nos seguimos pintando”. Don Sebas baja la voz y se escucha preocupado, “pues a ver si no se vaya a perder más después, porque te digo que hay jóvenes que ya saben y ya conocen, pero se van”.

Antes, los bixom nok´, las cuadrillas y los comanches, salían todos los días a bailar, además visitaban otras comunidades vecinas y de estas comunidades venían otros grupos de “mecos”. Actualmente sólo en la comunidad de San Francisco continúan con la danza de los pintados o los bixom nok´.

Las dos danzas del carnaval que no se han podido recuperar del todo es la de los comanches y las cuadrillas. Tienen la intensión de platicar con los capitanes que aún viven para invitarlos a que reúnan a los jóvenes y niños y que les enseñen estas danzas. Sin embargo, nos dice Don Sebastián que es un compromiso de los capitanes de invertir tiempo y en ocasiones dinero para poder salir a danzar. 

Mientras los demás se preparan con los aditamentos de la danza seguimos platicando sobre los recuerdos de la danza de los mecos “antes en la comunidad de San Pancho se formaban dos grupos de los pintados, como de veinte integrantes cada grupo, en algún momento los dos grupos de mecos se encontraban en medio de la comunidad y se enfrentaban, ambos bandos trataban de tirar al suelo al meco contrario, si un grupo ganaba, pasaba con total libertad del otro lado del pueblo a danzar en las casas”, ahora este ritual que era parte de la esencia de la danza queda sólo en el recuerdo pues actualmente apenas se junta un grupo de niños que se interesan en la danza.

– ¿Qué significado tiene eso que llevan puesto “los mecos”? le sigo preguntando: 

– “El bastón es como un arma. Hace mucho tiempo, hazle cuenta, que los huastecos no nos llevábamos con los náhuatl, si aquí son huastecos y más allá náhuatl no podemos pasar en su territorio, entonces los abuelos para cruzar se pintaban con lodo para que no los vieran y así pasan por el monte y esto lo tenían como lanza y si los encuentran con eso se defendían”.

Pintarse con lodo el cuerpo y colocarse adornos de plantas y flores silvestres es una alusión a como se camuflaban antes en el monte para poder pasar en ciertos territorios dominados por los nahuas en la antigüedad. Los tenek (huastecos) son pueblos que han vivido en esta región conocido como la Huasteca, desde antes de la invasión mexica. Actualmente las comunidades tenek se distribuyen parte en el norte del estado de Veracruz y otra parte del estado de San Luis Potosí entremezclándose con las comunidades nahuas.

Persevero en las preguntas a Don Sebas, él hace esfuerzos por ir recordando toda esa información que le dejaron los abuelos de aquellos que practicaban la danza “hay cosas que no pregunté” nos dice, y otras que se ha olvidado. 

-¿Cuándo y cómo termina el carnaval? Continúo preguntando a Don Sebastián:

_ “Vamos a estar ahorita un mes de bailar, cada ocho días, los domingos vamos a salir a bailar en el pueblo. Lo que nos dieron en las casas lo juntamos todo, y esta vez vamos a hacer tamal. Nos volvemos a pintar y ahora sí ya la despedida. Vamos a ir al paraje a bailar y llevamos un tamal de pollo entero y vamos a hacer la ofrenda y le hablamos al árbol y le vamos a decir aquí te traemos ya la ofrenda que siempre te han traído para que no nos enfermemos, para que nos cuides, aquí te traemos este aguardiente”. 

“El tamal también se le da a la tierra” y a los asistentes. Los mecos dejan debajo de árbol sus bastones o lanzas, “si hay un enfermo y quiere curarse, los mecos le hacen una limpia con hierbas, se recoge todo y se deja en el paraje todo lo que se le haya retirado, por eso se le habla al árbol para que no enferme a otros y a los demás que los sane”.

“De regreso a la comunidad sigue el convivio, se reparte atole de frijol o de maíz, se come el tamal y hasta ahí se termina el carnaval” concluye Don Sebas.

El carnaval tének de San Francisco termina una semana antes de la Semana Santa. Algo importante es que el carnaval de la comunidad de San Francisco es el único carnaval que se tiene conocimiento de una comunidad tének en la actualidad. 

Festival: carnaval tének

A las dos de la tarde la gente de la comunidad se empieza a reunir en la casa ejidal de la comunidad para presenciar lo que se ha planeado para el festival de carnaval. Es un encuentro sencillo en donde el número principal son los bixom nok´, bailan al ritmo del tambor y el violín y concluyen su participación con el desentierro del “bolim” una comida propia del carnaval para los tének.

Un día antes un grupo de mujeres y hombres de la comunidad prepararon el bolim. Se hicieron 30 tamales grandes que se enterraron en un horno grande en la tierra. El entierro se realizó bajo un ritual que dirigió Don Sebastián como capitán de los bixom nok´. “Los mecos son los que entierran y desentierran el bolim, esa es la costumbre” nos dicen. Cada año un grupo de la comunidad se junta para hacer una demostración del carnaval, se invita a la gente de la comunidad a presenciarlo y también a personas de otros lugares; estos son esfuerzos para mantener viva esta tradición.  

El festival dura penas dos horas, pero logra juntar a la gente de la comunidad y de otras localidades aledañas. Participan la danza de los comanches de la comunidad vecina, Arranca Estacas y también la de los negritos, otra danza de la comunidad vecina, Cruz Manantial. Se recitan poemas en la lengua tének y se dan discursos alusivos al carnaval también en tének. Terminan los números y se invita la comida a los asistentes: bolim y atole de frijol.

“Los pintados salían a la cabecera del municipio a bailar en la plaza, pero antes tenían que sacar un permiso del ayuntamiento para que pudieran hacer algunas travesuras” nos cuenta un vecino de la comunidad que se sentó junto a nosotros mientras comíamos el bolim. “En la plaza de los días viernes en Chontla (la cabecera municipal) los pintados iban pidiendo una cooperación a los comerciantes si los comerciantes no quieren dar nada, el capitán mete el cuerno en el frijol o maíz, o lo que vendan y lo hecha a su morral” nos sigue contando. Estos recuerdos del carnaval surgen mientras descansamos de la demostración del carnaval. 

Para la convivencia se compartió a todos los asistentes el bolim y el atole de frijol. “El bolim es una ofrenda a la Madre Tierra”, nos platica Don Sebastián, “nuestros abuelos tenían esa costumbre de preparase una semana antes de que, entre la cuaresma, por eso ellos hacían el zacahuil (el bolim) para toda la semana, ellos una semana no trabajaban. Todas las casas tenían zacahuil porque toda la semana van a estar bailando”

“Ellos (los abuelos) hacían zacahuil y primero le daban la Madre Tierra que coma el zacahuil, por eso lo enterraban, esa es la costumbre”. En todas las casas de la comunidad preparan el bolim. En las comunidades aledañas donde el carnaval se dejó de hacer quedó la costumbre de elaborar el bolim.

“Ellos (los abuelos) así se sentían contentos”, sigue narrando don Sebas, “que primero la tierra le van a dar la carne, la masa, todo, y ya al otro día lo van a sacar y comerlo”. El bolim se cuece en hornos improvisados al ras de suelo en el patio de las casas. 

“Los abuelos decían estamos contentos porque la tierra ya nos dio de comer pues también le vamos a dar de comer a la tierra para que nos siga dando porque vamos a volver a sembrar”, nos platica Don Sebas, esto que va recordando y que le contó la gente mayor de la comunidad “es algo que también ya no lo entiende muy bien” nos dice con sinceridad. 

El convivio ha concluido y la gente empezó a dispersarse. Los organizadores comienzan a levantar las sillas y la lona para así continuar el año siguiente con los esfuerzos de preservar el carnaval tének.

viernes, abril 19, 2024
Artículos Relacionados
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Lo más reciente

Publicidadspot_imgspot_imgspot_imgspot_img
Publicidadspot_imgspot_imgspot_imgspot_img