martes, agosto 16, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEditorialVer al sur

Ver al sur

El presidente López Obrador finalizó su gira por Centroamérica y el Caribe para promover una relación más estrecha entre latinoamericanos como la solución más venturosa para resolver la complejidad social y económica de la desgracia dejada por los gobiernos neoliberales obsesionados únicamente por ofrecerse a Estados Unidos y a la Unión Europea.

Desde diciembre del 2018, el gobierno ha trabajado para recomponer las relaciones que habían abandonado gobiernos anteriores. En los primeros meses, refugió sin dudas ni joterías a Evo Morales después del golpe de Estado en Bolivia y ha buscado mayor acercamiento con la Argentina gobernada por Alberto Fernández. El actual gobierno mexicano ha asumido con naturalidad y oficio el liderazgo progresista que muchos años llevó Brasil pero que con Bolsonaro dio un vuelco hacia un conservadurismo que coquetea con el fascismo.

Se acabó “el periodo oscuro en el que México se ausentó de América Latina. Esa ausencia es un lastre para todo el continente y hoy más que nunca se debe de actuar de manera coordinada y unida, ya que la pandemia vino a trastocar las cadenas globales de valor y suministros, y ha fortalecido los mercados regionales”.

Hoy, los Estados Unidos de Norteamérica viven un declive y una política errática de decisiones equivocadas que han pasado su factura a Europa y al propio presidente norteamericano. De seguir desunidos en Latinoamérica, en 30 años enfrentaremos que China controlará más del 60 por ciento del comercio mundial, mientras que Estados Unidos no llegará ni al 10 por ciento, dijo el Presidente. Rotundo. Un escenario complicado para Latinoamérica y el mundo porque por un lado no es posible descartar que Estados Unidos eventualmente recurra a la violencia en su afán por aferrarse a una posición privilegiada pero insostenible a corto plazo. Y sí, Estados Unidos está en un momento de clara remisión económica, pero con su poder militar intacto. La tentación de usar la fuerza cuando no se pueden revertir las pérdidas es muy alta y Estados Unidos nunca ha dudado en provocar conflictos para justificar guerras. Es la historia misma de los Estados Unidos.

De no estar unidos, los países latinoamericanos corremos el riesgo de enfrentar las nuevas relaciones comerciales con China de forma aislada. De cara a la próxima Cumbre de las Américas, López Obrador ha insistido en una propuesta para lograr un bloque común en todo el continente americano, con la conformación de una unión económica análoga a la Unión Europea, siempre respetando la soberanía de cada país integrante. La oposición aborigen critica a López Obrador precisamente por mirar al sur, porque nada más Estados Unidos importaba porque nada más con él tratan. El chocante colonialismo mental que han tenido por décadas las élites nacionales.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img