viernes, enero 21, 2022
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
InicioEditorialLa variable 15

La variable 15

El vocero de la OMS, Christian Lindmeier, informó ayer en Ginebra que están estudiando la transmisibilidad y la gravedad de la variante detectada por primera vez en el sur de África el mes pasado.

Varios países europeos han vuelto al confinamiento severo y a cerrar sus fronteras en un peregrino intento de evitar les llegue. Es inútil pero parece ser que cerrar los ojos y esconderse debajo de las sábanas se ha convertido en la primera opción para los tomadores de decisiones.

No se sabe aún si las vacunas serán o no efectivas para la nueva mutación.

El vocero recomienda a las farmacéuticas empezar a planificar y prevean la probabilidad de tener que ajustar la vacuna existente.

El director general de la empresa alemana BioNTech, Ugur Sahin, dijo que deberían ser capaces de adaptar su vacuna contra el coronavirus con relativa rapidez en respuesta a la aparición de la nueva variante.

Hasta ahora, dicen los de la OMS, la variante delta sigue siendo la dominante toda vez representa más de 90 por ciento de las infecciones.

“Ómicron puede estar aumentando y puede que lleguemos a un punto en el que se convierta en la variante dominante”.

Lo cierto es que las restricciones instrumentadas de nueva cuenta en muchos países hace apenas dos semanas (confinamientos, cierre de los mercados navideños en algunas partes de Europa) obedecieron a un aumento de los casos de delta, no ómicron.

Hasta ahora Europa ha hallado 79 casos con esta última. La mitad de esos casos eran asintomáticos y la otra solo presentaba síntomas leves. No se especifica si los infectados estaban vacunados o no, pero dado el acaparamiento de vacunas por parte de los países avanzados, esto es bien probable.

En cualquier caso, business as usual, precauciones habituales y sobre todo, atemperar el miedo.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img