jueves, julio 7, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEditorialInformación, intención y propaganda

Información, intención y propaganda

Ayer, Mexicanos Contra la Corrupción y Latinus dieron a conocer con detalle el modo de vida en la que José Ramón López Beltrán, el hijo mayor del presidente Andrés Manuel López Obrador, vive en Houston, Estados Unidos. Un estilo contrastante con el que tiene y predica el Presidente. Habrá quien se duela porque lo interpretará como un golpe bajo al Presidente. Habrá otros quienes defiendan que la información es la información y que el solo hecho de ser el hijo del Presidente le da un nivel de exposición pública aunque sea un ciudadano privado. Es verdad. La empresa petrolera para la que trabaja la nuera del Presidente les dio esa casa para habitar. Luego, al parecer, se mudaron a otra de iguales características residenciales.

En efecto, hay una contradicción de estilos, pero son personas distintas. Eso debería bastar. Pero la fuente de la publicación desde luego tiene intencionalidad política. Es inocultable toda vez que Mexicanos contra la Corrupción es una ONG asociada al empresario Claudio X. González, campeón de las resistencias a la restauración del Estado benefactor y sustituto de los partidos de oposición que no terminan de procesar los cambios.

Es un golpe irrelevante si se le compara con el sentido y los resultados de las políticas públicas durante tres años y no pareciera probable que fuera eso a cambiar significativamente la percepción que los gobernados tienen del Presidente. Pero no lo es si la intención del golpe es más emocional que de impacto, percepción y valoración de los gobernados. Esto es, afectar emocionalmente al Presidente, quien ha estado relativamente mal de salud. Es posible, incluso probable; el pensamiento neoliberal es antipático. Esto es, falto por completo de empatía. No sería extraño, al fin y al cabo para el régimen anterior es la guerra. La diferencia es que en el pensamiento neoliberal es un juego de suma cero, alguien pierde lo que el otro gana. Hay otras formas de construir un país. Las relaciones colaborativas sobre la base del interés público, el común. Eso no contradice ni amenaza el interés privado, pero lo acota. Se trata de que todos ganen, como no siempre es posible, el Estado se encarga de crear e instrumentar las políticas que compensen las distorsiones del sistema.

Y qué ejemplo de distorsión del sistema es el dato recién publicado de que Mexicanos Contra la Corrupción, organización sin fines de lucro, transfirió a cuentas de empresas inmobiliarias en Suiza más de 6 millones de pesos. Empresas inmobiliarias que están vinculadas al propio Claudio X. González.

Falta por ver cómo reacciona el Presidente a dicha información, su costumbre no ha sido la de callar o dejar pasar. Se le critica por confrontativo y polarizar a la sociedad. Pero eso es impreciso, la sociedad está polarizada desde que un grupo de hijos de gobernantes mexicanos fueron formados en las escuelas de economía norteamericanas e inglesas, donde lo que se enseñaba era precisamente eso, racionalidad neoliberal. Menos Estado y más SA, sociedades anónimas. Donde se privatizan las ganancias y las pérdidas se socializan. Como con el Fobaproa.

Artículos Relacionados

Ética

spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img