viernes, enero 21, 2022
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
InicioEditorialGasolinas: ir más allá de la autosuficiencia

Gasolinas: ir más allá de la autosuficiencia

Petróleos Mexicanos (Pemex) informó que en noviembre la importación de gasolinas cayó 33.77 por ciento con respecto al mismo mes del año pasado, mientras que la elaboración de esos combustibles creció 47.78 por ciento anual. Asimismo, la empresa del Estado reportó que entre noviembre de 2019 (es decir, antes de que la pandemia trastocara el mercado debido al confinamiento y la paralización de la actividad económica) y el de este año experimentó un alza de 43.21 por ciento en los ingresos derivados de la venta de combustibles automotrices.

Estas cifras muestran los importantes avances habidos en la estrategia oficial para rescatar a Pemex del sistemático desmantelamiento al que fue sometida durante los gobiernos del ciclo neoliberal, y en particular a raíz de la contrarreforma energética de 2013, así como para recuperar la capacidad de refinación nacional y reducir la dependencia de combustibles importados. En este sentido, debe recordarse que, en los cinco años subsiguientes a la aprobación de esa lesiva modificación constitucional, México pasó de importar 45 por ciento de las gasolinas que requiere, a adquirir en el exterior 79 por ciento de ellas; mientras que hasta mayo pasado la actual administración federal había logrado revertir parcialmente el descalabro y situar la dependencia en 60 por ciento.

El jueves, el presidente Andrés Manuel López Obrador difundió que el gobierno estadounidense ya dio una de las autorizaciones necesarias para que Pemex adquiera la totalidad de la refinería de Deer Park, ubicada en Texas, y refrendó la meta de que en 2023 se logre la autosuficiencia en combustibles al incrementar la capacidad de refinación en 700 mil barriles diarios. Para ello, se cuenta con la compra de la planta cuya propiedad hoy se comparte con la multinacional Shell, la modernización de las seis refinerías existentes en territorio nacional, y la conclusión de las obras de las nuevas instalaciones en Dos Bocas, Tabasco.

La perspectiva de que México recobre su autosuficiencia en la producción de gasolinas resulta sin duda positiva en tanto se trata de un bien estratégico e indispensable para la operación del parque automotriz a corto y mediano plazos. Sin embargo, es necesario que estas acciones se acompañen de un plan para la progresiva sustitución de los automotores que operan con combustibles fósiles por vehículos cuyo funcionamiento esté libre de emisiones de gases de efecto invernadero, rubro en el que nuestro país muestra un significativo rezago frente a las naciones desarrolladas.

Está claro que en las circunstancias actuales el principal obstáculo para la adopción generalizada de los automóviles eléctricos se encuentra en los precios prohibitivos de estos vehículos para la amplia mayoría de los conductores mexicanos, pero también debe señalarse la ausencia de una infraestructura (en primer lugar, centros de recarga) capaz de hacer viable y atractivo su uso cotidiano. Por ello, es necesario que los estímulos fiscales existentes para la compra de autos eléctricos sean acompañados de políticas públicas específicas que pongan a México al día en la materia, lo cual no solo terminaría de manera definitiva con la dependencia de gasolinas, sino que contribuiría al mejoramiento de la situación ambiental en las grandes urbes y a disminuir los riesgos asociados al cambio climático.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img