jueves, enero 27, 2022
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
InicioEditorialFarmacéuticas, business as usual

Farmacéuticas, business as usual

Parecía haber en el planeta cierto sentimiento subyacente que habría pasado del miedo precautorio al optimismo esperanzador. Los contagios disminuyen lo mismo que las hospitalizaciones y los finales fatales. El infelizaje planetario retomaba las calles y la confianza. Pero aparece ómicron y la histeria colectiva se precarga.

Una nueva variante que posiblemente podría burlar la protección de la vacuna. Los medios de comunicación optan por apelar al miedo y los índices de desconfianza y desencanto se disparan. Renace el miedo subyacente que ha acompañado a la especie completa durante casi dos años.

Pero se puede estar tranquilo, Pfizer y BioNTech salieron de inmediato para informar que han experimentado que una tercera dosis de refuerzo de sus vacunas tendría un efecto neutralizado de la variante ómicron. Se puede seguir la racionalidad de las farmacéuticas. El volumen de sus ganancias en el bienio es obsceno, solo comparable a las ganancias de los magnates del comercio electrónico.

El bienestar y la salud de la especie humana no es una variable que les interese, excepto para que siga consumiendo. Es conocida harto la historia cómo el magnate Rockefeller –con intereses en farmacéuticas– equipó a las universidades con laboratorios de primera línea tecnológica a cambio de que la enseñanza universitaria solo se enfocara en la alopatía, dejando fuera de la formación universitaria todas las otras aproximaciones a la salud. Se prohibieron como materia de enseñanza.

Hay un barrunto ominoso subyacente en todo este asunto de la nueva variante y la prontitud de la solución. Business are Business.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img