miércoles, agosto 10, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEditorialEstados Unidos, declive

Estados Unidos, declive

Pobre Europa, la sangrienta, envuelta en sus despojos de dominación que aún desprecian cuanto ignoran. Hoy apenas es poco más que una esquina del mundo a expensas del capitalismo corporativo norteamericano que apunta su ofensiva con la expansión de la OTAN hacia el Este en una guerra contra China y donde el territorio que está en medio es la propia Europa. Medio mundo ha apoyado las sanciones contra Rusia, la otra mitad no. El peligro inminente no es Rusia ni tampoco China. Son los Estados Unidos. Son éstos el imperio que ha asesinado o permitido asesinar a opositores y a dictadores disfuncionales desde Guatemala a Argentina, de Birmania a Vietnam, de Egipto a Sudáfrica.

¿Quién puede creer a un país que juró que nunca se expandiría militarmente hacia el Este? ¿Quién puede creer a un país que ha robado las riquezas de tantísimos países en el planeta? Que muy recientemente le robó la red de gasolineras a Venezuela y su oro; que robó el petróleo en Irak y los minerales de Libia, y que hace y deshace cuando se le hincha la gana con su código Swift para cubrir las transacciones bancarias internacionales y se “desenchufa” cuando le hacen la competencia.

Quién puede creer en un país que cierra canales de televisión y redes cuando no le gusta o le conviene lo que se dice en ellos. Justo ayer el representante republicano Carlos Giménez publicó en la red Fox News que México se aprovecha de la debilidad del gobierno de Biden y se ha convertido más en un enemigo de Estados Unidos que en un socio. 

Quién puede confiar en un país que en medio de una inflexión económica planetaria que apunta hacia la formación de bloques y cadenas de valor regionales, insiste en obligar a sus socios comerciales a que se subsuman en relaciones de dominación unipolares. Cuando Putin, considerado un dictador, sostiene que el mundo es multipolar. ¿A quién apoyará la comunidad internacional? Solo los que esperan recibir los beneficios de las migajas del imperio apoyarán a Biden contra Putin. Varios países europeos buscan ya apaciguarse con Rusia.

Pero torpe y timorata, Europa se ha sumado al belicismo estadounidense. ¿Alguien puede suponer que luego de defenestrar a Venezuela durante largos años, Estados Unidos es ahora sincero cuando la procura en busca del petróleo para subsanar las torpes sanciones contra Rusia?

Ahora sí que pobre Europa, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos porque la economía rusa no solo no se ha desplomado como Biden y su fauna insufladora esperaban sino que se ha recuperado luego de los primeros días de desplome.

Estados Unidos no tiene la iniciativa estratégica, su economía es débil y sus decisiones estratégicas son un fracaso. Pero su potencia bélica está intacta y eso es francamente peligroso.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img