martes, julio 5, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioEditorialDavos, la lógica del miedo

Davos, la lógica del miedo

Sin eufemismos, el Foro Económico Mundial es una suerte de crème de la crème del neoliberalismo. Una ONG que con indiscutible capacidad de convocatoria reúne anualmente a empresarios, personajes políticos, académicos, intelectuales destacados en un foro de discusión para analizar los problemas del mundo. Se reúnen desde 1971, justo el año en que Richard Nixon abandonaba los acuerdos monetarios de Bretton Woods que establecía la paridad oro-dólar como referente monetario. Ahí inició el neoliberalismo. Dos años después, Pinochet daba un cruel golpe de Estado contra el gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende y Argentina se instalaba en terrorismo gubernamental por dos décadas.

Luego de dos años de ausencia se reúne en forma presencial con un pronóstico ominoso para el planeta: la hambruna.

Cientos de miles de toneladas de trigo de Ucrania están atascadas en los puertos; no pueden salir por el bloqueo ruso y el invierno se aproxima. El retraso en los embarques necesariamente tendrá un impacto en la oferta y la distribución, en el mejor de los casos. Estados Unidos culpa a Rusia. Y sí, en efecto, Rusia no permite que salgan los embarques porque le están haciendo la guerra económica. Es natural. Es una forma de enfrentar a Biden a la realidad de la torpeza de sus decisiones. Eso coloca a Biden en desventaja frente a la próxima elección.

Se culpa a Rusia de los males y peligros mundiales cuando es Estados Unidos quien los provoca. Biden y los actuales tomadores de decisiones estadounidenses han hecho todo por empeorar la situación y los que pagan son los europeos. Afortunadamente algunos gobiernos europeos se aperciben de esto y buscan ya negociaciones con Rusia. Por lo pronto, se sabe de una reunión de altos mandos militares rusos y estadounidenses para desescalar la eventualidad de una confrontación armada, cosa a lo que parece llevar la retórica gringa. No es poca cosa, lo menos que sugiere es que existe una desconfianza seria en las capacidades del presidente norteamericano.

Resolver el problema de la hambruna es sencillo, basta con quitar la pretensión de extender la frontera militar hacia Rusia. Ucrania es un país colchón, entre ejércitos. Basta, ante la crisis, hacer un esfuerzo por salir de la lógica del dominio y explorar un poco en la lógica de la colaboración.

Lo que tiene al planeta en este azoro es la racionalidad del pensamiento neoliberal. Divisiva, competitiva, egoísta. Basada en la lógica del beneficio individual, no la del beneficio colectivo que deriva en beneficio individual. Dicho en breve, en la lógica del miedo a la que este espacio se refería ayer.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img