martes, enero 25, 2022
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
InicioEditorialConsecuencia

Consecuencia

Ayer la Secretaría de Salud informó que la tasa de letalidad por covid en México ha sido de 7.5 por ciento; la mundial es mucho menor, de 1.9 por ciento.

México es el país de América Latina y el Caribe con la tasa donde el covid cobra en promedio más vidas; esto, según un estudio presentado por la Revista Panamericana de Salud Pública, editada por la Organización Panamericana de la Salud.

En principio el fenómeno tiene una explicación estadística: si se analiza la tasa de incidencia acumulada de casos positivos, la de letalidad y la cantidad de pruebas hechas a la población para confirmar la infección, se observa que hay países como Chile y Panamá con alta tasa de incidencia de casos a los 90 días pero baja letalidad, lo que puede explicarse por la mayor cantidad de pruebas realizados por millón de habitantes en ese país. Si un país hace más pruebas, detectará más casos positivos, entonces cuando se compara el número de positivos con el de fallecidos por la enfermedad, parece que han muerto menos personas por covid en ese país, en otras naciones se ha detectado un universo menor de infectados y al hacer la comparación parecería que el virus ha matado a más. 

La OPS explica que mayor proporción de test por millón de habitantes se reportó en Chile, seguido de El Salvador, Uruguay y Panamá; en algunos países se identificó una falta de registro de este indicador.

Al inicio de pandemia el gobierno federal anunció que solo se le haría la prueba de covid al 100 por ciento de los casos con cuadros graves de la enfermedad y al 10 por ciento de las personas con síntomas leves. En el país el universo para medir letalidad es reducido y, por lo tanto, los fallecimientos por la enfermedad parecerán tener una proporción mayor.

De hecho hay varios factores que influyen en la percepción de la mortalidad, una de ellas es la disponibilidad de recursos en salud para hacer frente a la pandemia. En los sistemas con menores recursos de infraestructura y recursos humanos puede haber un mayor número de muertes. Las condiciones catastróficas en las que las décadas de neoliberalismo dejaron al sistema de salud mexicano son harto conocidas por la sistemática simulación de hospitales inexistentes y medicamentos adulterados de los gobiernos neoliberales.

Lo cierto es que cuatro décadas de neoliberalismo no solo socavaron el sistema de salud mexicano sino también las condiciones de salud de la población en general. Prueba de ello es la notoria obesidad mórbida que ha asolado al país precisamente desde el arribo del neoliberalismo en la década de los 80. Desde entonces la explosión de las cadenas de comida rápida y la incorporación masiva de alimentos procesados alteraron radicalmente la dieta del mexicano promedio y los índices de obesidad se dispararon, incluyendo los de obesidad mórbida. De los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, México es el que tiene el mayor índice de obesidad.

Si el país ha tenido que encajar una proporción más alta de muertes por covid, ha sido por las consecuencias del desmantelamiento de los servicios del Estado y la abrumadora corrupción sin la cual el neoliberalismo es simplemente imposible.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img