martes, julio 5, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Sanciones a Rusia y efecto búmeran

México SA

Carlos Fernández-Vega


Periódico La Jornada
martes 08 de marzo de 2022

Las sanciones económico-financieras impuestas a Rusia por Estados Unidos y sus serviciales gobiernos europeos tienen fecha de caducidad, y de corto plazo, pues ya se escuchan las crecientes quejas en el viejo continente ante la incapacidad de sortear el efecto búmeran provocado por muchas de esas penalidades, al tiempo que la siempre cínica ad-ministración estadunidense, “cariñosamente”, y con un ramo de rosas, toca la puerta de su odiada Venezuela para que sea tan amable de remplazar el abasto de petróleo ruso a cambio de “aliviarle” los “castigos” (entre ellos la exportación de crudo) que el propio solicitante aplicó a esa nación sudamericana.

Pasó en otras “tandas” de sanciones que los “buenos” (todos ellos colonialistas, expansionistas y guerreristas) aplican a los “malos”: mucha alharaca para que a fin de cuentas no tengan con qué sostener sus propias decisiones, pues ellas dañan a sus propias economías y ciudadanos. Por ejemplo, tras cometer todo tipo de tropelías en contra de Venezuela, ahora “Joe Biden sopesa la posibilidad de aliviar las sanciones para que ese país pueda comenzar a producir más petróleo y venderlo en el mercado internacional” (léase a los gringos), según difundió la cadena CNN. ¡Qué generoso!, pero a cambio Nicolás Maduro deberá “distanciarse” de Rusia.

Pero el caso venezolano no es el único. Ahí está el temeroso canciller alemán, Olaf Scholz, reconociendo que las importaciones petroleras provenientes de Rusia “son esenciales para la vida diaria de los ciudadanos europeos”, de tal forma que “el suministro de energía en Europa para la producción de calor, movilidad, electricidad e industria no puede garantizarse de otra manera en este momento”. Su declaración se registra en medio de alzas históricas en los precios de gas, electricidad, carbón y petróleo.

El ministro alemán de Economía y Energía, Robert Habeck, dijo: no estamos a favor de “prohibir las importaciones de energía de Rusia, pues son necesarias para garantizar la paz social en Alemania”. Este país importa de Rusia 55 por ciento de gas natural, 50 por ciento de carbón y 40 por ciento de petróleo. “Nuestra aspiración es reducir la dependencia lo antes posible con el abandono de las energías fósiles y ganar soberanía, pero lo que se ha construido en los últimos años, en los que aumentó la dependencia, no puede cambiar en pocos días o meses; es necesario mantener abierta la opción de importar energía de Rusia”. Los “aliados” están “indignados” por el operativo ruso en Ucrania, pero no tanto, por lo que no es gratuito que “deliberadamente Europa decidió dejar fuera de las sanciones las entregas de energía de Rusia, porque desestabilizaría a los mercados y tendría un fuerte impacto sobre las economías europeas. Alemania forma parte de los países de la Unión Europea especialmente dependientes de las importaciones de gas, petróleo y carbón rusos” ( La Jornada).

De pilón, con las reservas gasíferas al mínimo, la ministra alemana de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock, se pronuncia en contra de prohibir la importación de gas, carbón y petróleo ruso, porque las sanciones “no servirán de nada si en tres semanas descubrimos que no tenemos más que unos días de electricidad en el país y deben revertirse”. En síntesis, no pueden chiflar (aplicar castigos) y comer pinole (enfrentar el efecto búmeran) al mismo tiempo.

Qué decir del caso español: “el precio de la electricidad está fuera de control y las perspectivas son pesimistas, sobre todo por el conflicto bélico en Ucrania, la falta de efectividad de las medidas impuestas por el gobierno y la intransigencia de las trasnacionales eléctricas que se niegan a perder beneficios; el costo de la luz no deja de crecer y está provocando una crisis humanitaria y social en el país” ( La Jornada, Armando G. Tejeda, corresponsal).

Suecia planea profundizar los lazos con la OTAN en medio de la agresión rusa

En vía de mientras, ayer el barril mexicano de exportación se vendió a 115.66 dólares, 5.13 por ciento más que el viernes pasado; el Brent a 123.61 (4.4 por ciento más) y el WTI a 119.84 (3.4 por ciento de avance).

Las rebanadas del pastel

Corren versiones de que Estados Unidos y la UE han prohibido la comercialización de la ensalada rusa. En Moscú no hacen caso, porque allá la conocen como ensalada Olivier… Resbalón de México SA: en la entrega de ayer atribuyó la propiedad de Procter and Gamble a Claudio X. González, papá del junior, cuando en realidad éste lo es de Kimberly Clark, que también recibió jugosas condonaciones fiscales.