viernes, junio 14, 2024
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Mineros levantan bloqueo // Adán: otro compromiso // Año y medio = lo mismo

México SA

Carlos Fernández-Vega


Periódico La Jornada

Casilla de votación instalada en el municipio de Nezahualcóyotl, ayer, durante el proceso electoral para elegir gobernadora del estado de México. Foto Luis Castillo

En el cuento de nunca acabar, los integrantes de la sección 65 del sindicato minero decidieron levantar el bloqueo en la carretera federal México 2 (que comunica a Sonora con Baja California y Chihuahua). Lo mantuvieron 34 horas, pero del gobierno federal recibieron la “garantía” de “buscar una solución definitiva a la huelga que mantienen desde hace casi 16 años” en tres minas (Cananea, Sombrerete y Taxco) concesionadas a Grupo México, del tóxico barón Germán Larrea, y en huelga desde julio de 2007. Así, el “compromiso” es que hoy, en Bucareli, Adán Augusto López Hernández se reunirá con la dirigencia sindical “para buscar una nueva ruta que permita dar respuesta” a sus demandas.

Se pensaría que la anterior es una buena noticia, pero resulta que los mineros han visto esa película en innumerables ocasiones, que siempre termina en lo mismo: una primera reunión con el titular de Gobernación (antes con la del Trabajo), quien llega con un enorme costal de promesas que sólo sirve para dar largas y más largas a esta interminable historia que a punto está de cumplir 16 años.

La Jornada (Andrea Becerril y Jared Laureles) lo reseñó así: “los trabajadores de Cananea levantaron anoche el bloqueo a la principal carretera federal de Sonora que mantuvieron por 34 horas, después de que el dirigente nacional del sindicato minero, Napoleón Gómez Urrutia, les comunicó el compromiso del presidente Andrés Manuel López Obrador de buscar una solución definitiva a la huelga que mantienen desde hace casi 16 años. Como parte del acuerdo, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, se reunirá el lunes con el senador Gómez Urrutia (seguimos confiando en el Presidente de la República y no podíamos hacer oídos sordos a la petición que nos planteó por conducto del secretario de Gobernación”) para buscar una nueva ruta que permita dar respuesta a las demandas de los mineros de Cananea, pero también de los trabajadores de las minas de Taxco, Guerrero, y de Sombrerete, Zacatecas, que estallaron la huelga igualmente el 30 de julio de 2007”.

Se oye muy bien, pero en los hechos resulta ser el mismo “compromiso” con los mismos actores del gobierno federal que lo han incumplido desde el inicio de la presente administración (algunos supondrán que es un avance, porque Borolas y Peña Nieto ni siquiera se ocuparon del tema, porque sólo les importaba defender los intereses y la impunidad de Germán Larrea), cuando López Obrador dio la instrucción precisa de resolver las tres huelgas mineras, para lo cual ordenó –directamente a Luisa María Alcalde y “en un máximo de 10 días”– instalar una mesa de negociación entre trabajadores y empresa. Eso fue en julio de 2019.

Pasó el tiempo y el “compromiso” no trascendió el discurso, por lo que el presidente López Obrador instruyó a Adán Augusto a llevar a cabo lo originalmente encargado a la secretaria del Trabajo, con cero resultados. Eso fue en enero de 2022. Y en apariencia todo inició bien, pero rápido se desinfló transcurridas las semanas.

De hecho ha sido tan desairado el “compromiso” y tan desatendidas las peticiones del sindicato minero (único realmente interesado en llegar a un acuerdo para resolver el conflicto), que desde que el titular de Bucareli se “hizo cargo” de la instrucción presidencial, los miembros de la sección 65 (Cananea) han bloqueado la citada vía cuatro veces, y en igual número los trabajadores lo levantaron, porque desde la Secretaría de Gobernación llegó la “nueva” oferta de “resolver –ahora sí, me cae si no– el conflicto”.

El líder del sindicato minero, Gómez Urrutia, ha sido claro: “en más de año y medio de pláticas con el gobierno federal (temporada de Adán Augusto) poco se ha logrado, ya que Germán Larrea simplemente no responde, por lo que debe haber voluntad política para sentarlo a la mesa de negociación. Queremos una solución definitiva y ésta pasa por obligar al empresario a que acepte su responsabilidad en las tres huelgas y pague a los mineros lo que les corresponde; no es cosa de dinero, porque Larrea es uno de los hombres más ricos del país y lo que desembolsaría en salarios caídos e indemnizaciones es nada frente a su inmensa fortuna; el problema de fondo es su gran soberbia y desprecio a los trabajadores” ( La Jorna da, Andrea Becerril y Jared Laureles).

Las rebanadas del pastel

Ahora con ustedes, Delfina Gómez, próxima gobernadora del estado de México. Arrasó en las elecciones, porque “el pueblo es origen y destino”. ¿Y la “valiente” ya cruzó la frontera?

Twitter: @cafevega