martes, julio 5, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Mercado negro de concesiones

México SA

Carlos Fernández-Vega


Periódico La Jornada
viernes 18 de febrero de 2022

El régimen neoliberal prácticamente entregó toda la riqueza nacional al gran capital (autóctono y foráneo), y con su anuencia se activó un gran mercado negro de concesiones federales (mineras, petroleras, eléctricas, etcétera) en el que, sin más, se traficaban todo tipo de permisos (mediante jugosas cantidades) entre los propios corporativos concesionados sin que mediara autorización oficial y, desde luego, sin beneficio alguno para el país.

Esos corporativos obtenían concesiones, las sumaban a sus activos financieros, especulaban a más no poder y, sin explotar ni producir absolutamente nada relacionado con ese permiso, al poco tiempo las vendían al mejor postor sin que autoridad alguna lo impidiera. Tras las “reformas” neoliberales, muchísimos casos se han registrado en, cuando menos, los sectores minero, eléctrico y petrolero, sin olvidar el bancario, en donde el mercado negro funcionó a la perfección.

Con la nueva administración gubernamental la política de “concesionitis aguda” llegó a su fin, especialmente en el sector minero, y es la fecha en que no se ha entregado una sola concesión. Sin embargo, a los entes (supuestamente) autónomos tal decisión les tiene sin cuidado y siguen en sus enjuagues, y entre lo más reciente aparece la decisión de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece, dedicada a evitar la concentración, pero que de todas maneras la permite), tradicionalmente lenta para tomar decisiones, pero rauda a más no poder cuando de autorizar este tipo de asuntos se trata.

Entre lo más reciente, la Cofece autorizó “la solicitud de concentración entre las empresas extranjeras Ganfeng International Trading (Ganfeng) y Bacanora Lithium (Bacanora). En virtud de la operación, Ganfeng adquirió de manera indirecta participación en el capital social de diversas subsidiarias mexicanas, incluyendo algunas que desde hace varios años tienen concesiones mineras otorgadas por el gobierno federal. La resolución no fue objeto de recurso judicial alguno. La operación implicó un cambio accionario de las sociedades mexicanas titulares de las concesiones, y otros inversionistas extranjeros que ya participaban en las sociedades mexicanas concesionarias, situación común en el sector minero mexicano”. Lo anterior, “por no encontrar signos de concentración de mercado”. Con tal autorización la empresa británica (la parte vendedora) se embolsó cerca de 8 mil millones de pesos y la china (la compradora) estima que fácilmente obtendrá cantidades de ensueño por la explotación de litio.

Sin embargo, lo que no menciona la Cofece es que esa “concentración de empresas” tiene un solo objetivo: el litio mexicano, un mineral estratégico al que el capital privado no puede clavar los colmillos, porque, como lo anunció el presidente López Obrador, “ya se decidió que va a ser explotado en beneficio de los mexicanos, para los mexicanos. El litio lo va a explotar la nación. Ya para que se entienda bien: no es ni siquiera del gobierno o del Estado, el litio es del pueblo y de la nación mexicana”.

Dado lo anterior, el grupo parlamentario de Morena en el Senado de la República advirtió que “la Cofece cometió un acto absolutamente ilegal y antipatriótico al permitir que una concesión de litio se pudiera vender de una nación o a otra, como si las concesiones en el territorio nacional se le puedan otorgar para que hagan lo que quieran de ella dos naciones extranjeras”.

Así, el senador Alejandro Armenta informó que “he presentado una denuncia donde se desprende la presunción de una serie de ilícitos y de actos irregulares por parte de la Cofece. La transacción de Bacanora Lithium y Ganfeng International, de Canadá-China”, en lo que podría significar “la comisión de un delito de traición a la patria. La actitud de la Cofece es de complacencia; implica la protección de un acto que representa dividendos y utilidades multimillonarias (para los privados), pero sobre todo están parando la extracción de aproximadamente 250 millones de toneladas de litio, que en el mercado actual tienen un valor de un millón 150 mil pesos cada una. Por eso hemos señalado que el litio en México podría representar, en estimaciones presupuestales, 4.5 veces el monto de la deuda externa”.

Así se la gastan los entes “autónomos”.

Las rebanadas del pastel

A Karime Macías, la “ex” de Javidú, ya le organizan una suite en el Reclusorio Norte, donde la esperan con las celdas abiertas. La autoridad británica autorizó su extradición a México.