jueves, julio 7, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioColumnasMéxico SAHacienda: tajante no al INE

Hacienda: tajante no al INE

México SA

Carlos Fernández-Vega

De nada sirvió la permanente pataleta ni el deprimente show de al chipotle, porque la Secretaría de Hacienda no abonará un solo peso adicional al presupuesto autorizado por la Cámara de Diputados para el presente año, de tal suerte que, con todo y berrinche, el Instituto Nacional Electoral (INE), presidido por el comandante billetes, debe llevar a cabo la consulta de revocación de mandato tal cual lo establece la Constitución. Nada más, pero nada menos.

La dependencia notificó al INE, “en tiempo y forma”, que “no es viable jurídicamente otorgar recursos adicionales a ese instituto, pues se reitera que en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2022 aprobado por la Cámara de Diputados no existe disposición y asignación específica de recursos que permita aumentar el presupuesto del Instituto Nacional Electoral u otorgar excepcionalmente recursos adicionales”.

Es necesario recordar que, por ley, la Cámara de Diputados es la única facultada para aprobar, modificar o rechazar el Presupuesto de Egresos de la Federación que a su consideración presenta el Ejecutivo, lo que puntualmente hace año tras año, y una vez aprobado –con todas las adecuaciones y reasignaciones que, en su caso, realicen los legisladores– el monto que autoricen será el que se ejerza.

La negativa de la Secretaría de Hacienda estaba más que cantada, pero en el INE no se dieron por enterados y, sin más, los consejeros –en especial Córdova y Murayama– mantuvieron su campaña lacrimosa (“no tenemos dinero”, mientras degustaban exquisitas viandas y bebían excelentes vinos, entre otros tantos gastos). De hecho, semanas atrás el propio secretario de Gobernación, Adán Augusto López, despejó cualquier duda y aclaró el panorama: “no hay margen en el Presupuesto de Egresos de la Federación que permita destinar can-tidades adicionales a una ampliación (de recursos) de un órgano autónomo”.

En dicha respuesta, Hacienda “apeló a la autonomía presupuestaria del INE para realizar los ajustes, adecuaciones y esfuerzos financieros a fin de contar con los recursos para la realización del ejercicio de revocación de mandato. No obstante, reiteró al organismo su mejor disposición de apoyar (…) en la instrumentación de mecanismos de colaboración para que las diferentes dependencias y entidades del gobierno federal apoyen en las tareas del ejercicio. Ya sea en los trabajos de resguardo de la documentación e instalaciones, acompañamiento de personal, auxilio mediante equipo altamente cualificado que vela por la salvaguarda de los ciudadanos que participan en los ejercicios organizados por ese instituto, entre otras tareas, y estamos seguros de que coadyuvarán en la realización del proceso de revocación de mandato, ofreció la secretaría del gobierno federal” ( La Jornada, Dora Villanueva).

Sin embargo, entre amenazas de no realizar la citada consulta, fúricas respuestas y una campaña permanente contra aquellos que osen afectar sus intereses económicos, y los de la pandilla, Lorenzo Córdova pretendía una “ampliación presupuestal” de mil 738 millones de pesos, por mucho que, en un ejercicio de sumas y restas, no de “intimidación”, el gobierno federal le sugirió ajustes económicos internos que permitirían al INE ahorros por 2 mil 972 millones, planteamiento que no sólo provocó la tajante negativa del comandante billetes, sino que desató su ira con la consigna “ni un peso atrás” (pa’lante lo que quieran; en reversa, nunca). En fin, no se le hizo al comandante billetes, a quien ni sus esqueléticos “partidos políticos” lograron darle cobertura.

De pilón, la Suprema Corte de Justicia de la Nación rechazó modificar la pregunta para los ciudadanos en el proceso de revocación de mandato. El presidente de esa institución, Arturo Zaldívar, dijo que “no se puede cambiar a la mitad del camino”.

Las rebanadas del pastel

Dice la Secretaría del Trabajo que el flamante Sistema Remoto de Votación Laboral (diseñado por esa dependencia) “funcionó eficientemente”, pero si al final de cuentas las prácticas intimidatorias y la compra de votos son las mismas que antes de la “modernización” electoral en los sindicatos, entonces huele a tomadura de pelo. ¿En serio Ricardo Aldana, contlapache del mafiosi Carlos Romero Deschamps, obtuvo el voto “mayoritario” (alrededor de 70 por ciento, modestamente, según él), además “del cariño y reconocimiento” de los “masoquistas” trabajadores petroleros?

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img