viernes, mayo 27, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Consulta de revocación de mandato, va

México SA

Carlos Fernández-Vega

Contra viento y marea, pataletas del comandante billetes y rabietas de su escudero, la consulta de revocación de mandato va: ayer, dos semanas antes de vencer el plazo, el Instituto Nacional Electoral (INE) reconoció que, al 17 de enero, “se superó el número de firmas establecidas por la Constitución” para llevar a cabo una de las acciones más concluyentes de democracia participativa, de tal suerte que la ciudadanía tiene una histórica cita el próximo 10 de abril.

Según el director ejecutivo del Registro Federal de Electores, René Miranda Jaimes, “se tienen ya registrados y verificados 2 millones 845 mil 634 apoyos de ciudadanos, con lo que se alcanza 103.17 por ciento del mínimo previsto en la Constitución, es decir, 3 por ciento de la Lista Nominal de Electores”.

Pero el conteo no termina ahí, pues el propio Miranda Jaimes detalló que “la decisión del INE es revisar la totalidad de la información recibida: más de 3 mil 290 cajas o paquetes que contienen registros de firmas en papel, y es respecto de ese porcentaje que se estima tener más de 9 millones 721 mil firmas de ciudadanas y ciudadanos; tenemos ya un avance de 65.67 por ciento, es decir, todavía los días por venir estaremos trabajando en la revisión de edificación y cuantificación del resto de los paquetes que faltan. No obstante ello, pues ya se concluyó este requisito, sabíamos que la meta a lograr fue superada”.

Hasta allí todo caminaba bien… hasta que apareció el fantasma de Lorenzo Córdova y su permanente exigencia de dinero, mucho di-nero. Dijo el director ejecutivo del Registro Fe-deral de Electores: todo marcha de maravilla, pero “hay una solicitud expresa apegada a los mandatos del propio Tribunal Electoral, ante la Secretaría de Hacienda para que defina lo necesario sobre la falta de recursos económicos para tener un ejercicio de revocación de mandato, con base en lo que la ley establece. La fecha para que Hacienda responda es el 31 de enero, por lo cual también tendremos que esperar a que concluya ese plazo para que ya el consejo general haga la convocatoria, que deberá dar vista claramente de qué alcance vamos a tener de cobertura en el territorio nacional para la realización de este ejercicio”. Todo bien y en forma (versión oficial), pero lo cierto es que el comandante billetes y la austeridad de plano no se pueden ver ni en pintura, de tal suerte que Córdova (“¡ni un peso atrás!”) no hace el mínimo esfuerzo para “reacomodar” el de por sí grueso presupuesto del INE. Quiere más, y punto.

El gobierno federal realizó un ejercicio, por medio del cual detectó “áreas de oportunidad” para reasignar y recortar los dineros que se canalizan al instituto, pero la negativa del consejero presidente y sus guajiros fue rotunda. De hecho, “descalificó la seriedad y sustento técnico del plan gubernamental de austeridad para ese organismo”. Y el perrito faldero de apellido japonés casi rompe en llanto: “hoy, que hay un instituto autónomo, el gobierno no manda en sus decisiones, el gobierno debería hacer bien su trabajo en vez de querer destruir lo que sí funciona” (cada día más oneroso).

Pero bueno, el comandante billetes ha tenido respuesta presidencial: el INE debe realizar la consulta de revocación de mandato según lo ordena la Constitución, es decir, con todas las casillas, no “con las que alcance”, y no se trata “de un asunto conmigo, sino con la ley. El instituto cuenta con los recursos para realizar la consulta y es de lamentar que en México los comicios sean tan caros. El plan de austeridad propuesto por el gobierno para ahorrar casi 3 mil millones de pesos no busca imponer políticas; sólo se les dijo: ‘háganle como le estamos haciendo nosotros. No les estamos planteando nada que no estamos haciendo, mal sería que les estemos recomendando que se reduzcan el sueldo y nosotros estemos ganando más que ellos, pero no es así. Es inmoral que en un país como el nuestro los servidores públicos tengan los sueldos más altos. Quien se atreve a cobrar 600 mil pesos mensuales de sueldo en el sector público es un corrupto. En un país con tanta pobreza, ¿qué servidor público puede ser? Ese es un ambicioso vulgar’”.

Las rebanadas del pastel

¡Cuidado! “la pandemia está lejos de terminar y teniendo en cuenta el increíble crecimiento de ómicron en el mundo, es probable que nuevas variantes aparecerán”: Organización Mundial de la Salud.