miércoles, enero 26, 2022
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Ricardo Monreal y Marcelo Ebrard los falsos morenistas de la 4ª T

Crónicas Ausentes
Lenin Torres Antonio

En las lecturas que hago a diario de información y de conocimiento, me topé con un texto de un conocido periodista veracruzano, que se despide tradicionalmente con una figura sutil y engañosa para darle mayor peso a lo que escribe, termina sus textos, “premio nacional de periodismo”, esto con el fin de apelar a la autoridad (falacia de autoridad) para reforzar lo que escribe y ser más creíble. En esta ocasión, montó su “reflexión” sobre el tema de “la desaparición de poderes en Veracruz”, a cuenta del supuesto abuso de autoridad y la evasión de la presunción de inocencia (1), el señor no conforme con usar la argucia legaloide de los acusadores “Dante Delgado” y “Ricardo Monreal”, alude de fea manera a cuestiones estrictamente personales del gobernador Cuitláhuac García. En ese texto, refleja toda su desesperación y rencor por el nuevo gobierno de la república y del estado de Veracruz, desgraciadamente para él, no afines a sus bonos que siempre recibía de los gobernantes en turno de Veracruz, y acostumbrado a cotizarse caro por alabar y coludirse con los anteriores gobiernos estatales conservadores prianistas. En alguna ocasión fui atacado por el pseudo periodista, quién recibió de mi parte una réplica a sus calumnias y mentiras a las que está acostumbrado (2).

Así ha operado el poder mediático, los columnistas, los disque periodistas, los comunicadores, etc., aunque hay que decir que hay la excepción, pero éste ejemplo es el más nítido para que veamos cómo todavía operan algunos como auténticos mercenarios, éste “don” Edgar Hernández es el ejemplo vivo de ese proceder del poder mediático, se lanza sin escrúpulo, sin profesionalismo, con grosería de mal gusto, con un comportamiento misógino, con una retahíla inconexas de ideas con tal de “matar dos pájaros de un tiro”, en esta ocasión, al gobernador Cuitláhuac García y al presidente Obrador, y por ahí a uno que otro que no es de su agrado.
Pero más allá de ponerme a analizar los motivos psicológicos, los intereses económicos y políticos, y su escasa seriedad y profesionalismo del autor de esa retahíla de incoherencias y rencores por los viejos (buenos) tiempos perdidos del susodicho “periodista”, lo que si me preocupa es el aumento de la intensidad de la guerra sucia, tanto del conservadurismo como del poder mediático contra la 4ª T. que encabeza el presidente Obrador a nivel nacional, y en el estado de Veracruz el Ing. Cuitláhuac García; y que entre más se acerca el 2024, parece que los demonios de la avaricia y la ambición por el poder político y público se desatan por doquier.
Sabemos que las acusaciones del pretendido defensor espontáneo de los desprotegidos, el senador “morenista” Ricardo Monreal contra el gobierno de Veracruz, y junto con su espontáneo correligionario de causas “revolucionarias” Dante Delgado, tendrán que esperar lo que proceda conforme a Derecho, porque sabemos que tiene un cauce legal que seguro deberá agotarse para ver su procedencia o anulación.

Escribía en mi anterior columna (4) que “me preocupa que la consciencia de ese cambio recaiga en demasía en los hombros del presidente Obrador, y que el tiempo corto que tiene, el sexenio, y ahora 3 años, no sean suficientes para consolidar las bases que más arriba describo, y que la sucesión no sea un puente para arribar realmente a una 4ª Transformación pacífica de México, y termine por ser más de lo mismo. La duda proviene por la falta de coherencia democrática de muchos actores que se infiltraron en el movimiento de la 4ª T., y que traen todo los vicios ocultos de formas de hacer política basado en la perniciosa cultura de la simulación y el engaño, y la enfermiza ambición de poder para llegar “a la grande”, que al presidente Obrador no le dio tiempo de consolidar a MORENA como un verdadero partido político, y hoy es trinchera de muchos arribistas y ambiciosos de poder. Y que esa falta de otro liderazgos sea aprovechado por la derecha que está al acecho sin presentar un proyecto de nación alternativo a la 4ª T., pero que sí disponen de los medios económicos y el poder mediático para continuar su guerra sucia” (4).
El comportamiento del Monreal, Ebrard y Dante Delgado más que ubicarlo dentro de la coherencia democrática, pues la defensa de los intereses de los más desfavorecidos fuese algo cotidiano en sus vidas y nunca ha sido así, obedece a un comportamiento que refleja el oportunismo político, el viejo oficio político a la vieja usanza priista de siempre, pues saben que en la sucesión presidencial, o quién relevará al presidente Obrador no les son favorecidos la simpatía de la militancia morenista ni creo que la ciudadana, por lo que los veo haciendo “pactos en lo oscurito”, para sacar de la carrera hacia la presidencia de la república a Claudia Sheinbaum, quien cuenta con la preferencia de la base morenista y una amplia trayectoria ciudadana y académica, y comprometida con la 4ª Transformación de México y el gobierno del presidente Obrador.

En política nada es casual ni fortuito, todo obedece a relaciones causales, así que el comportamiento de estos tres reconocidos ex priistas refleja su formación y práctica política priista, no por nada formaron parte de la corriente de unos de los gobiernos mediocres neoliberales priistas, la del ex presidente Zedillo, además que con ese proceder jamás entendieron ni entenderán el momento crucial que vive México hacia una verdadera transición democrática que dirige el presidente Obrador, a ellos simplemente les interesa seguir en política y el poder político, no por nada vemos sus manos en toda la estructura de poder partidista de MORENA y del Gobierno tanto nacional como estatales; en la presidencia de MORENA a el ex priista Ebrardista (gente de Marcelo Ebrard) Mario Delgado, quién hizo una campaña para llegar a la presidencia morenista al viejo estilo priista, en la presidencia permanente del congreso a otro Ebrardista, Sergio Gutiérrez Luna, quien por cierto, éste último, de forma intempestiva y cobijado por sus padrinos (Mario Delgado y Marcelo Ebrard) irrumpió como un rock star en la escena política veracruzana, donde jamás estuvo participando, luciéndose con trabajo ajeno de los diputados federales en reuniones con grupos de disímbolas corrientes partidistas y civiles, y en pandemia, ahora en diciembre, haciendo “festivales altruista de agradecimiento”, donde repartió “esperanza y comprensión”, regalando hasta enceres domésticos y vehículos; y así podemos ver a ese grupo de Ebrard, ahora coludidos con los monreales (sus hermanos y familias en el poder público y político en Zacatecas) para saltarle a la grande, sin esperar los tiempos electorales democráticamente.

Estos falsos morenistas y traidores al presidente Obrador, movidos por lo que siempre han hecho, ejercer el poder político y público, están en plena campaña, y aprovechan todo lo que tienen a la mano, y si tienen que pactar con el diablo, seguro lo harán, como muy bien los describen el cineasta Estrada en uno de sus películas de la trilogía sobre la política en México, estos buscan “llegar a la grande”, y ahora ven la ocasión.
De Dante lo he dicho, forma parte de esa clase política que pudo hacer mucho pero nunca hizo nada por democratizar ni siquiera el PRI cuando fue su líder y gobernador, y actúa como la clase política conservadora, como si nunca hubieran tenido pasado, en una de mis columnas escribí, “a veces surrealistamente actúan con una retórica y un comportamiento esquizofrénico, difuminando su personalidad y haciéndola nacer en un tiempo puntual, como si no tuvieran antecedentes, y muchos penales, y como una broma frecuente entre su misma clase política, que se hacen unos a otros, cuando se encuentran en grupo y llega uno de ellos y les dice, “ahí suman una buenos miles de años de cárcel”, en otro tiempos sería el patíbulo, y fueron ahora otros seres humanos, así vemos actuar a Dante Delgado Rannauro, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojoza, Diego Cervantes de Cevallos, Ricardo Anaya, Osorio Chong, Margarita Zavala, etc., entre otros mucho de la clase política de derecha prianista, y entre los comunicadores, a Carlos Loret de Mola, Ferriz de Con, Denise Dresser, José Cárdenas, Joaquín López Dóriga, Adela Micha, Brozo ahora critico e intelectual de política, entre otros muchos más “comunicadores”, y qué decir de los empresarios que hacían sus jugosas ganancias coludidos con el poder en turno, Carlos Slim, Salinas Pliego, Larrea, Azcárraga, etc., y de los intelectuales y académicos que sirvieron al anterior sistema conservador, pese a poseer conocimientos evadieron una cultura critica, todos en complicidad y silencio, y ahora venidos críticos severos del régimen en turno, como si sus pecado fueron eximidos y perdonados (participar de la corrupción y mantener silencio ante el saqueo de las arcas públicas y el deterioro de nuestra sociedad y estado), es una intento de “borrón y cuenta nueva”, para con espontáneo proceder ser renovados demócratas intachables, defensores de la división de poderes, escrupulosos apegados a la ley y al orden, sublimes sensibles de los que menos tienen y desprotegidos, acérrimos feministas, ecologistas de cepa, e incuestionables moralistas y defensores de la verdad y de los buenos modales.”(3). Y ahora vemos a Dante Delgado descompuesto decir que su nicho de poder, Movimiento Ciudadano con sus samueles (5), y usando patéticamente al hijo de Luis Donaldo Colosio, quién seguro si viviera reprendería el actuar de su hijo, gritar desaforadamente que “van a ganar la presidencia de México en el 2024”, a ese grado de descomposición psicopatológica ha llegado la política.
Poner en su lugar a esos falsos morenistas y obradoristas es una urgencia por todo el daño que le pueden causar a México y a la 4ª T., porque están poniendo por encima de los intereses de México sus intereses personales, y esto puede ser aprovechado por los conservadores que están al acecho, en la espera de la más mínima oportunidad, el presidente debe echarlos del gabinete y los morenistas de MORENA.
Como me he venido convenciendo de la honestidad, su amor por México, y su deseo y esfuerzo que está haciendo el presidente Obrador por sacar a México de la desigualdad e injusticia social, pese a la guerra sucia de afuera, que por cierto es bastante, y la interna, que es poca, pero dañina; también he venido viendo el trabajo inquebrantable del gobernador Cuitháhuac García, un inteligente obradorista, quien está interpretando lo que necesita Veracruz en ésta 4ª T., pese a recibir un estado en bancarrota ha sabido darle prioridad a la economía, la obra social y la educación. Sé que es un hombre coherente democráticamente y que jamás ha actuado ni actuará fuera de la ley ni para beneficio personal.

Diciembre de 2021

1).- https://libertadbajopalabra.com/2021/12/23/cuitlahuac-inminente-desaparicion-de-poderes/
2).- https://www.entornopolitico.com/columna/27101/lenin-torres-antonio/
3).- jornadaveracruz.com.mx/columnas/cronicas-ausentes/borron-y-cuenta-nueva-el-comportamiento-de-la-derecha-mexicana/
4).- http://jornadaveracruz.com.mx/columnas/cronicas-ausentes/4a-t-pacifica-reeleccion-y-segunda-vuelta-electoral/
5).- https://www.entornopolitico.com/columna/47668/lenin-torres-antonio/