martes, abril 23, 2024
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Domingo que no cambia tendencias // Zócalo lleno; discurso repetitivo // Pero las instituciones sí se tocan // Sheinbaum: planicie

Astillero

Julio Hernández López


APOYO DESDE UN BALCÓN. Jóvenes arengaron a los asistentes a la marcha por la democracia y mostraron cartulinas desde negocios que dan a la Plaza de la Constitución.Foto Pablo Ramos

Se procesaron sin mayores contratiempos los dos actos políticos dominicales: en la Ciudad de México (aunque hubo manifestaciones en otras latitudes), la corriente no partidista que apoya a Xóchitl Gálvez (aunque acudieron dirigentes del PAN, el PRI y el PRD) llenó la Plaza de la Constitución y descargó verbalmente su enojo contra el Presidente de la República; en el Instituto Nacional Electoral, la recién registrada candidata presidencial de Morena reiteró su adhesión a la línea obradorista y contratacó al señalar la falsedad e hipocresía de quienes promovieron fraudes electorales o nunca vieron la compra de votos y ahora hablan o marchan por la democracia.

No parece haberse producido ayer nada que implique cambios en la percepción electoral en curso, que apunta, no sólo a través de encuestas de opinión, a una amplia delantera de la morenista frente a la filopanista. La concentración del Zócalo tuvo como orador central a Lorenzo Córdova. Su discurso no fue más allá de las consideraciones generales que animan a los opositores al obradorismo.

Si acaso, es notable el giro dado por el ex presidente del INE, que reconoció que las instituciones sí se pueden tocar, pero para bien, con lo que aceptó la evidente realidad constitucional (e institucional) de que el Poder Ejecutivo pueda enviar iniciativas de tocamientos que deben ser analizadas y votadas por el Poder Legislativo y, en dado caso, revisadas y eventualmente rechazadas por el Judicial (proceso jurídico y político vigente y disponible para precisar qué tocamiento es para bien, lo cual no podría hacerse en una dictadura).

Sheinbaum, por su parte, se sostuvo en el discurso de la planicie puntera: no arriesga nada, repite el mantra de la continuidad y no altera los entendimientos básicos de su fluir electoral. Si acaso, podrían anotarse como tentativas de novedad que invitará al titular de la Fiscalía General de la República a las reuniones matutinas del gabinete de seguridad y que su probable llegada a Palacio Nacional es un símbolo de que estamos dejando atrás el México machista.

En la guerra de cifras que siempre se produce luego de un acto masivo, el gobierno de la Ciudad de México estimó en 90 mil personas la asistencia al acto del Zócalo, mientras los organizadores se dispararon hasta 700 mil. Lo cierto es que fue una reunión que sin problema mostró llena la citada plaza y que constituye una demostración de fuerza por parte del segmento del xochilismo que, bajo la batuta de Claudio X. González, persiste en aportar a la candidatura de la virtual panista a segmentos de la llamada sociedad civil, a pesar de que ésta ha sido relegada por los dirigentes partidistas ( Alito, Marko y Chucho) que se han repartido candidaturas privilegiadas para ellos y sus camarillas.

El presidente López Obrador aprovechó la ocasión para asegurar que la llamada marcha por la democracia confirma que se vive en un país auténticamente democrático. Y calificó de alcahuetes a todos los que fueron hoy (ayer) sal Zócalo, (ya que) algunos, sobre todo los intelectuales, callaron ante los fraudes electorales anteriores.

Astillas

Tal como estaba cantadísimo, un recaudador de fondos para la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto y ex dirigente priísta en Puebla, el empresario José Chedraui, fue postulado por Morena para presidente municipal de la capital… Si hubiera competencia para señalar las peores decisiones del partido guinda este año, Puebla estaría entre los finalistas: candidaturas al hijo del diputado Ignacio Mier, a la viuda de Miguel Barbosa y, ahora, al ex priísta Chedraui… Y, en un episodio más del surrealismo mexicano, TortuGertz exhorta a un capo, Celso Ortega, de Los Ardillos, a que de inmediato, y por el medio idóneo más práctico al que tenga acceso, haga llegar a la FGR datos y pruebas de sus dichos de que en 2006 hubo dinero del crimen organizado para la campaña de AMLO… ¡Hasta mañana!

X : @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

juliohdz@jornada.com.mx