viernes, marzo 1, 2024
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Tasa histórica de 11%, como impacta en mercado interno y externo.

Apuntes económicos

Por: Edgar Sandoval Pérez

Las tasas de interés han sido históricamente el instrumento más usado en la actividad económica, ya que mediante su aplicación se contrae o expande la producción, es decir, entre más alta este la tasa de interés menos crece la economía, ya que es mas caro consumir y contratar créditos, eso sí, con esta acción se puede bajar la inflación. Caso contrario sucede cuando bajan las tasas, la economía tiende a crecer, pero la inflación también, impactando directamente sobre el nivel de empleo.

Para el caso de México, y sobre todo en economías en desarrollo es recomendable que la tasa sea siempre superior a la que tienen economías desarrolladas, las cuales normalmente son muy bajas. El tenerlas arriba vuelve atractivo el que puedan vender bonos gubernamentales y financiarse. Por ejemplo, Estados Unidos tiene en este momento una tasa de 4.5, la cual es muy alta para ellos, mientras que nosotros la tenemos en 11, lo cual significa que es más atractivo para inversionistas invertir en México, ya que obtienen una mayor rentabilidad. Pero ¿Por qué los países desarrollados tienen tasas bajas? Básicamente porque tienen valores agregados que sobrepasan la rentabilidad, es decir, ellos ofrecen estabilidad política, financiera, educación, infraestructura carretera, seguridad pública, alto poder de compra, entre otras más, siendo esto suficiente para que a muchos les de mas tranquilidad invertir en estos países sobre los que tienen tasas más altas.

La relación entre desarrollo y tasas nos lleva a la lógica de razones de cambio, por lo cual, cuando la tasa de interés de los Estados Unidos crece, la tasa de interés de México también, ya que debe compensar esa diferencia, siendo este motivo el principal por el cual la semana pasada se subió la tasa en 50 puntos base, ya que unos días antes, la FED también la había subido, al igual que la unión europea.

Ahora, la cuestión es si realmente funciona seguir el manual alcista ante las acciones de la FED, tenemos varias circunstancias, la primera esta enfocada a la inflación, si bien esta medida ayudaría a reducirla, la realidad es que la inflación en México ya presentaba una reducción (la interanual no, la mensual si, al igual que la subyacente que son las indicativa en esta cuestión),  a esto le sumamos el hecho de que los efectos de esta decisión se verán en casi un semestre, llevándonos al segundo punto, el crecimiento económico, si para este año se estima un crecimiento de 1.5% aproximadamente, la subida en las tasas desacelerará la economía, creciendo en un menor porcentaje que podría ser del 0.9%, impactando tanto en las variables reales como en las nominales.

Ante estas circunstancias nos podemos cuestionar que tan prudente y acertada fue aumentarla, y si no hubiese sido mejor dejar la misma, dado que aun nuestra tasa real seguía siendo positiva y seguía combatiendo la inflación. Sin duda el manejo de la política monetaria es una razón de equilibrios perfectos, y son las tasas las que lo mantienen.

Como dato, en promedio por cada 25 puntos base que se aumente o se reduzca, se traduce en un aumento o disminución de hasta un 2% en algunos sectores como el automovilístico, lo cual es significativo, ya que la economía mexicana, tiene un fuerte vínculo con este sector.

Fb/Ig/Twitter/TikTok @EdgarSandovalP