viernes, agosto 12, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
InicioTendenciasInvestigadores UV estudian los efectos de la actividad humana en monos aulladores

Investigadores UV estudian los efectos de la actividad humana en monos aulladores

Investigadores de la Universidad Veracruzana (UV) analizan los efectos que las actividades humanas provocan a las poblaciones de monos aulladores de manto (Alouatta palliata mexicana) que habitan en la región de Los Tuxtlas.

El grupo está integrado por Pedro Américo Duarte Días y Ariadna Rangel Negrín, del Instituto de Neuroetología, y asistentes de campo entre quienes se encuentran Pamela Cruz y Alejandro Coyohua Fuentes.

Américo Duarte mencionó que la UV inició los trabajos con primates en esa zona hace más de 40 años, y desde entonces han participado una gran cantidad de expertos y estudiantes.

Actualmente la universidad cuenta con bases en las localidades de Catemaco y Montepío, desde donde los investigadores parten a visitar los fragmentos de selva y bosque tropical en que se encuentran los monos.

El investigador comentó que todos los estudios realizados en México en torno a los primates, han reportado el impacto negativo que los seres humanos tienen sobre su preservación con acciones como la tala y fragmentación de hábitat.

Los monos dependen de los árboles y si éstos son talados, los primates desaparecen o parten en busca de nuevos sitios.

En Los Tuxtlas existen manchones de bosque en donde viven y pareciera que se encuentran protegidos, pero estas zonas no están exentas de perturbaciones humanas ya que se localizan cerca de poblados, caminos, terrenos agrícolas o potreros.

Aunque las personas que trabajan o se trasladan en la región no cazan ni molestan a estos primates, sí hacen que varíe su comportamiento por las acciones que llevan a cabo, y causan estrés por los ruidos generados por el hombre.

Américo Duarte compartió que ha estudiado a monos de cinco zonas diferentes expuestos a distintos sonidos de origen humano; aun cuando no despliegan conductas en seis de cada 10 ocasiones que escuchan ruidos, en las cuatro restantes la respuesta es notoria.

Los casos en que reaccionan corresponden a sonidos producidos en situaciones poco comunes, como el paso de helicópteros o camiones pesados, aunque algunas sí son más habituales como el perifoneo de vendedores ambulantes o los anuncios hechos por medio de megáfonos en localidades pequeñas.

Estos ruidos impactan su conducta y elevan sus niveles de estrés, lo que se ha descubierto a través del análisis de sus heces, que presentan hormonas asociadas a él.

El investigador explicó que al responder con vocalizaciones de alerta a los sonidos fuertes, los monos dejan de lado actividades como descansar o alimentarse para vigilar y protegerse, lo cual se infiere que afecta su tasa reproductiva, longevidad y esperanza de supervivencia.

“Si existe una emergencia, automáticamente su organismo cancela acciones como la digestión y el crecimiento, y activa un mecanismo de defensa a fin de buscar sobrevivir; si este hecho se repite continuamente, puede llegar a dañar su salud”, detalló.

Américo Duarte mencionó que parte de estos trabajos se han hecho gracias al apoyo del Consejo Veracruzano de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico (Coveicydet), y ya se han difundido en publicaciones internacionales como la American Journal of Primatology.

Comentó que el tiempo de vida de un mono aullador de manto supera los 20 años y para evaluar las afectaciones a largo plazo que les causan los ruidos fuertes, los integrantes del equipo que realizan los estudios prefieren tomar una postura conservadora y enfocarse en buscar soluciones que remedien el problema.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img