domingo, mayo 29, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
Iniciosección principalMuerte de dos menores llenó de luto a comunidad de Altotonga

Muerte de dos menores llenó de luto a comunidad de Altotonga

Agencias

Altotonga, Ver.- En el portón de un plantel educativo de la comunidad de Ahueyahualco hay una cartulina pegada con el mensaje: “La escuela primaria Orientación se une a la pena que embarga a los familiares de nuestros alumnos David Emanuel y Jesús Miguel Descansen en Paz” y a un kilómetro de ahí se encuentran congregados un grupo de pobladores en la casa donde habitaron los menores de edad al lado de su padre y madre.

En el patio de la casa, los pobladores apoyaron para colocar sillas y dos lonas, también han llevado veladoras, pan y café. Lo que más resalta es una corona de flores color blanco, con un cintillo que dice “Escuela Primaria Orientación”.

Son alrededor de 10 mujeres cercanas a la familia las que se encargan de picar fruta para hacer un ponche, otras más atizan el fogón, le echan más leña y mueven las ollas en las que preparan el café. Una más reparte la bebida caliente y un pan a los que llegan a acompañar a los deudos.

Los cuerpos sin vida de los dos hermanos no han llegado a la comunidad de Ahueyahualco, aún se encuentran en el Servicio Médico Forense (Semefo) de Xalapa. Mientras tanto la gente se congregó en su casa para esperarlos.

A la par de que las mujeres preparan el café, los hombres están sentados pero con función de vigilantes, de evitar que personas ajenas a la comunidad y principalmente reporteros y fotógrafos se acerquen al domicilio.

Tácitamente expresan su enojo y desconfianza hacia los reporteros y fotógrafos, y los califican de “lucrar con el dolor”, “solo quieren sus likes”, “quieren dinero”.

Desde hace cuatro años, Alejandro de Jesús es el agente municipal de Ahueyahualco y fue quien convocó a los pobladores a ayudar a la familia a buscar a David Emanuel de 12 años y Jesús Miguel de 6 años, que desde en la tarde del lunes salieron a cuidar una vaca y un becerro pero ya había oscurecido y no regresaron a su casa.

Alejandro de Jesús en tono molesto recalcó: “La familia y la gente del pueblo no quieren que los medios de comunicación estén lucrando con el dolor, no queremos que saquen notas”.

Se quejó porque páginas de noticias en internet publicaron las fotografías de los niños fallecidos, del momento en que sus cuerpos fueron recuperados tras caerles toneladas de arena.

“No les taparon el rostro. Dos medios vinieron anoche a transmitir en vivo cuando estábamos sacando los cuerpos y dicen cosas que no son ciertas. Los medios están lucrando con las noticias”, acusó.

El agente municipal destacó que las manos y fuerzas de los hombres fueron insuficientes para escarbar en el alud de arena que sepultó a los menores, y si lograron rescatar los cuerpos sin vida a la 1:30 horas del martes fue porque a Ahueyahualco llegaron ciudadanos de otras comunidades para ayudar, pero del ayuntamiento de Altotonga, que preside Juan Ignacio Morales Guevara, no hubo apoyo.

El agente municipal dijo que por lo menos 500 personas de Ahueyahualco, Mazapa, 21 de Agosto, Estanzuela y Lerdo del municipio de Altotonga así como de Mixquipan de Jalacingo ayudaron en la recuperación de los cuerpos.

“Trajeron palas, picos. Trajeron un tractor y le adaptaron una pala, llevaron lámparas y así fue como los rescatamos. Pero hubo medios que todavía no sacábamos los cuerpos y ya estaban hablando en la transmisión de que estaban muertos los niños y no se vale. Vienen a lucrar, a ganar likes, con eso les dan dinero” acusó.

En Ahueyahualco no hay trabajo

La vaca y el becerro que cuidaban los dos menores niños en la tarde del lunes 21 de febrero eran propiedad de la familia y lo consideraban cómo un “bien material” que podrían vender en caso de una emergencia, explicó el agente municipal.

“Ahora sí, cómo dice el dicho: Los bienes son para remediar males. Y ahora desgraciadamente la familia tal vez tendrá que vender la vaca para pagar los gastos del funeral, porque aquí todos somos pobres, de bajos recursos, ahí vamos al día. El ayuntamiento según dijo que iba a apoyar con los gastos, pero a ver, a ver si manda los ataúdes”.

Tres hombres que se encontraban en el patio de la casa se sumaron a lo dicho por el agente municipal de que en Ahueyahualco no hay empleo y lo poco que siembran maíz, frijol, haba y picante, es solo para el consumo de la familia.

“Aquí de lo único que se puede trabajar es de albañil, pero no dan empleo toda la semana, solo dos o tres días a la semana; y en el campo, ahí no hay dinero para sembrar. Lo poco que se siembra es para ir comiendo nada más”, se quejaron los hombres.

Hace 40 años sí jugaban en los arenales, hoy ya no

Una comerciante, María Hernández, recuerda que ella nació y se crió en Ahueyahualco; y ella junto con un grupo de amigos acudían a los bancos de arena a jugar, sin que se presentaran derrumbes.

Sin embargo, con el tiempo el banco de arena comenzó a explotarse y comenzaron a sacar el material para la construcción.

“En ese tiempo íbamos a jugar, el dueño era el difunto Vicente, ahora quién sabe quién vende. Ahora siempre hay un señor que cuida, que saca la arena con pala para venderla. El arenal y la piedrera están juntos, de ahí sacan material para la construcción. Por eso fue el deslave, porque ahí escarban”, explicó.

Explicó que la desaparición de los niños y luego el deceso trágico de fallecer sepultados les tomó por sorpresa y además enlutó a la comunidad.

“No nos lo esperábamos. Ahí no van niños a jugar, no van porque si usted se arrima tantito así con el simple aire se desmorona la arena. Rapidito se ve que la arena se cae solita. Sirve como resbaladilla, así jugábamos antes. Pero de que empezaron a sacar la arena para vender ya no, es peligroso ¿Quién sabe qué paso ahí? ¿Habrá sido un descuido de la familia? Sepa qué pasó”, finalizó.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img