viernes, agosto 12, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
Iniciosección principalLa tala y el coyotaje dentro del Parque Nacional Cofre de Perote...

La tala y el coyotaje dentro del Parque Nacional Cofre de Perote se encuentra fuera de control

Agencias

En los años 2020 y 2021 hubo un descontrol con la invasión de pobladores provenientes de Puebla y Tlaxcala al Parque Nacional Cofre de Perote con el objetivo de realizar la tala de árboles y cosechas de hongos comestibles, debido a que disminuyó la vigilancia a causa de la pandemia del coronavirus, además los grupos dedicados al robo de combustible optaron por refugiarse en el espacio natural, señaló el director del Parque Nacional Cofre de Perote, Luis Raúl Álvarez Oseguera.

Esto motivó que la Guardia Nacional y elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal reforzaran la presencia en el parque nacional y los coyotes de árboles y hongos, así como los llamados huachicoleros salieran del lugar.

En entrevista, comentó que las comunidades veracruzanas que habitan en las inmediaciones del parque nacional se dedican a cuidar el bosque, sin embargo, en la pandemia del coronavirus se originó una carencia de ingresos económicos para las familias, así que los de otros estados ingresaron a talar.

“Hay una comunidad que cuida, que ahí tiene su agua, sus tradiciones y llega una comunidad de fuera, rebasa y empiezan a cortar, entonces la comunidad en vez de seguir cortando dice ‘bueno, de que se lo lleven ellos, mejor nos lo llevamos nosotros’, se pierde el control y se detona una dinámica de acabar con todo; y eso afortunadamente ya se paró”, expuso.

Lo mismo sucede con la colecta de hongos, los recolectores andan libres por todo el bosque y cosechan ejemplares que aún no están aptos para arrancarlos, sin embargo, lo hacen porque si los dejan ahí, saben que alguien más llegará y se los llevará.

Aseguró que las Fuerzas Armadas tienen el control y vigilancia del Parque Nacional Cofre de Perote.

“Esa falta de control es lo que se está atacando con las fuerzas coordinadas, su presencia está permitiendo que comunidades de fuera lleguen a intervenir territorios”, dijo.

A manera de broma, el director comentó que durante la pandemia, en Venecia, Italia, se hablaba del avistamiento de delfines, en cambio en el Cofre Nacional de Perote, lo que se vio fueron “coyotes de dos patas”.

Agregó que durante la pandemia se conjugan dos fenómenos: el combate al huachicol que hace que grupos gavillas se refugien en las comunidades, pasa más en el Pico de Orizaba del lado de Puebla y ante la falta de recursos empiezan a incursionar en la tala, sin mucho orden ni conocimiento, y se desata una situación de descontrol, que ya fue controlada”.

Finalmente comentó que la tala clandestina en el Cofre de Perote a manos de coyotes de dos patas no se hizo sobre superficies compactas, sino que cortaban un árbol aquí y otro por allá.

“No estamos perdiendo bosques, son grupos que iban entresacando, es complicado determinar volumen y superficies, está raleando el bosque, si ya estamos controlando, no están desmontando todo, es como una tala hormiga”, finalizó.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img