domingo, julio 3, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
Iniciosección principalGolpea inflación la alimentación de familias

Golpea inflación la alimentación de familias

Clientes compran lo necesario para comer al día; en la Central de Abasto, precios más bajos

Las amas de casa que acuden a los mercados públicos y súper mercados han racionado la compra de alimentos, de tal manera que si antes adquirían un kilogramo de jitomate, de cebolla, de papa, de calabaza, de bisteces, costilla de cerdo, ahora adquieren cuatro o cinco piezas, esto bajo el argumento de que el dinero no les alcanza para más. 

En entrevista con las amas de casa y locatarios del mercado Jáuregui expresaron su preocupación; las primeras porque los precios se elevaron, su dinero rinde menos, y los segundos a causa de las bajas ventas, pues al tratarse de productos perecederos como frutas y verduras deben contar con efectivo para surtir sus negocios.

El aguacate está tan caro que mejor no lo comemos 

La madre y empleada de una zapatería, Lourdes Ruiz, explicó que en su casa tiene que alimentar a tres hijos, es jefa de familia y aunque ha solicitado un aumento de salario, los patrones le responden que no pueden aumentarle, así que ha optado por comprar carne solo tres veces por semana.

“Todo ha subido, el aceite está a 50 pesos el litro; los frijoles Dios Bendito de a 38 y 40 pesos, y si quiero hacer arroz el kilo de a 25 pesos el más barato; todo eso ha hecho que disminuyamos la calidad de alimentos; imagínese el aguacate en 115 pesos el kilogramo, compro uno y nos cuesta 40 pesos, pues no lo comemos”, expresó.

Kilo de maíz en 10 pesos 

La vendedora de tortillas de mano, Aurea Hernández, explicó que anteriormente compraba el kilogramo de maíz en 7 pesos con 50 centavos, y ahora lo compra en 10 pesos, y a eso le agrega el proceso de cocimiento.

Aurea acude a vender cada una de las tortillas a mano en un peso, y el paquete de cinco tlacoyos de chicharrón o frijol en 15 pesos; con una reja de madera se coloca en la banqueta del mercado Jáuregui a esperar a las clientas.

Por día, su venta es de entre 120 a 150 pesos, y de ahí debe guardar 9 pesos para su camión que la llevará de regreso a su colonia Loma Bonita, en los límites con el municipio de Tlalnelhuayocan; lo demás es para invertirlo en maíz y bolsas de plástico en las que vende sus productos.

Una mujer de 40 años de edad, madre de tres hijos, acudió a un local del Jáuregui a comprar verduras para dar de comer en su hogar.

“Ahí vamos economizando, compro de a poquito, mire usted, ahorita me llevo tres zanahorias y un cuarto de col, con eso les hago comida, ya me gasté aquí 25 pesos, que si quiero comprar una pierna y un muslo pues ya no alcanzó porque están de 14 pesos, ahí le echo su huacal o rabadilla para que le dé sabor, eso cuando alcanza, sino, nada más así y una rama de cilantro”, expuso.

Antes compraban por kilos, ahora solo gramos : vendedoras 

En el local “Frutas y verduras Morales”, del mercado Jáuregui, estaba la vendedora Claudia Viveros Alba, ahí recordó con preocupación que anteriormente llegaban las amas de casas y compraban por kilogramos, ahora solo adquieren tres o cuatro piezas de cada verdura y fruta. Los precios que tiene en su local son: el jitomate a 16 pesos el kilogramo; cebolla 18 pesos; chile verde 26 pesos el kilo; ajo 80 pesos; aguacate 110, papa 18 pesos, plátano 15, calabaza 30 pesos, y erizo 25 pesos.

Explicó que los precios de la calabaza y el erizo se elevaron por la granizada que se reportó en Puebla y en los municipios de Altotonga y Perote, en marzo pasado. 

“Está caro todo, las señoras vienen y nomás les veo sus caras cuando les doy el precio o me piden la cuenta, les hago la suma y ya son 100 pesos y llevan bien poquito, o sea, con 100 pesos alcanzan a comprar bien poquito, y nomás verdura, aparte se van de aquí y ya van preocupadas porque el aceite de a 50 pesos, que el frijol de a 30; ya por eso nomás me compran cuatro jitomates, una cebolla, van al día”. 

Solo compran lo del día

Por su parte, una empleada de la carnicería Monterde, en el mercado Jáuregui, Laura Hernández, relató que la ama de casa llega y pide con exactitud lo que va a consumir al día.

En esta carnicería los precios del kilogramo son: de bistec de res 210 pesos; de maciza de res, 210; de molida de res, 210 pesos; la costilla de cerdo en 108 pesos; y el bistec de lomo en 116 pesos.

“Por ejemplo, antes me decían deme un kilo de bisteces, un kilo de costilla, y ahora llegan y piden: tres bisteces, tres pedazos de costilla; y si compran carnitas o chicharrones los domingos y les dices se pasó por 100 gramos, te dicen no, quiero exactamente los 300 gramos que le pedí. ¿Por qué? Porque no traen para más, el dinero no les alcanza”, enfatizó.

Canasta básica más barata en la central de abasto

A pesar del aumento en la inflación en el país, los costos de productos de la canasta básica registran una ligera disminución en esta capital. 

Productos como jitomate, chile verde, cebolla e incluso limón, reportan disminuciones en su precio por kilogramo, luego de que, por ejemplo, el kilogramo del cítrico llegó a estar en 80 pesos, actualmente su costo es de 20 pesos. 

En el caso del kilogramo de jitomate pasó de costar 25 pesos a ubicarse entre 13 y 15 pesos. 

Durante un recorrido en la Central de Abastos se observó que alimentos como el huevo tienen costos que varían de acuerdo con el tamaño del producto, por lo que va desde los 50 a 65 pesos. 

La cebolla, otro ejemplo, llegó a costar hasta 18 pesos por kilogramo y actualmente su precio es de entre 10 y 12 pesos. 

Sin embargo, otros alimentos continúan con precios similares desde inicios de año, como en el caso del aguacate, que se vende en 120 el kilogramo; la uva verde se mantiene en 110 pesos.

Otros productos que no han tenido grandes variaciones son el arroz, cuyo costo es de entre 16 y 18 pesos por kilogramo, y el frijol que va desde 25 a 35 pesos por kilogramo. 

El aceite es uno de los productos de la canasta básica cuyo precio sigue en aumento, pues en la Central va de 45 a 50 pesos, según la marca que se solicite.

La lata de atún mantiene un costo aproximado de 18.5 pesos, aunque a inicios de año todavía se vendía en 17 pesos; se trata de uno de los productos más comúnmente usados por las familias cuando se quiere variar el menú sin elevar los costos. 

En cuanto a los costos del pollo no se observa un incremento con respecto a abril, aunque el común denominador es que las piezas son cada vez más pequeñas. 

Actualmente la pechuga de pollo tiene un costo por pieza de 50 a 55 pesos; la pierna de 13 pesos por pieza, el huacal en 3.5 pesos y las patas de pollo se venden a peso, lo mismo que el hígado. 

En la carne de res, por ejemplo, el kilogramo de carne salada tiene un costo de 200 pesos, que es el mismo que hasta abril pasado; el bistec de cerdo tuvo una disminución al pasar de 180 a 110 pesos.

Actualmente el codillo de cerdo está en 80 pesos y la carne molida en 130; la costa de res está en 130 pesos y el chambarete sin hueso en 135.

Artículos Relacionados
spot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img