lunes, mayo 23, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

“Pueden echar para atrás lo material”… no las conciencias: AMLO

El miedo nos duerme la conciencia. Nos convierte en cobardes.*

Tal como se esperaba, el líder de la 4T mostró músculo en el zócalo capitalino el pasado 1 de diciembre llenando con centenas de miles de simpatizantes la plaza de la Constitución y calles aledañas. Con lenguaje sencillo y directo rindió cuentas de su gestión a los presentes. Pueblo y líder, mutuamente empoderados, confirmaron la fortaleza del proyecto de transformación iniciado en 2018. No hubo sorpresas, la alegría de los asistentes se externó igual que la reiteración de apoyo incondicional para ratificar al presidente en su mandato, el próximo año. AMLO, como “peje en el agua”, disfrutó de otro masivo baño de pueblo, y de paso, demostró su PODER a tiros y troyanos, internos y externo.

El poder sin mengua

El presidente llega a la mitad de su mandato robustecido, sin amenazas significativas que lo puedan detener. Por ahora, sus detractores políticos, entrampados en su soberbia y racismo son incapaces de reivindicarse ante el pueblo de México pidiéndole perdón por el daño causado durante 4 décadas. El hecho de continuar defendiendo lo moralmente indefendible (endeudamiento, evasión de impuestos, corrupción e impunidad legalizadas) los viste como los únicos villanos de la película, lo cual es falso. Por esa razón, de continuar exigiendo a AMLO (parafraseando a Sor Juana Inés de la Cruz) que obre bien incitándolo al mal, en lugar de menguar el poder presidencial, lo incrementarán. Incluso, es probable que el respaldo popular al mandatario se mantenga elevado durante el próximo año, lo cual en sí mismo será una hazaña.

La corrupción e impunidad

Actualmente, el juicio sobre su lucha contra la corrupción le es favorable. Destinar al gasto social el dinero recuperado de fortunas y bienes mal habidos, le ha convocado firmes lealtades entre los más pobres. El mismo efecto ha generado mejorar salarios (65%) y no incrementar, más allá de la inflación, el costo del gas ni la electricidad. A pesar de esas mejorías, la corrupción y la impunidad, arraigadas en la estructuras jurídicas, políticas y económicas, siguen agraviando al ciudadano a través de los moches, “comisiones”, mordidas, venta de puestos y plazas de trabajo desde el poder público. Pero no pueden existir sin la participación consciente de quién la sufre. La deshonestidad es un problema social muy complejo NO privativo de los servidores públicos. Aunque peca más el que mata la vaca, también lo hace quién le agarra la pata.

El partido

El ejecutivo cumplió en el primer tramo de su gestión reformando el marco legal en las áreas educativa, laboral, judicial y pensionaria; a medias pero avanzó. Dicha medianía se debe, en parte, a lo que ocurre en MORENA, pues dominada por dirigentes venales, vacíos de ideales, en lugar de ayudar se está convirtiendo en un lastre de la 4T. En este aspecto, AMLO tendrá que decidir: o promueve la primera transformación (1ªT) en MORENA haciendo caso a sus fundadores y militantes leales o; al contrario, la deja en manos de quienes han estado mintiendo, robando y traicionando a las bases. De hacer lo primero, las reformas fiscal, POLITICA, energética y judicial, tendrán viabilidad casi asegurada.

La Justicia

En la Mitología egipcia Maat personifica la Justicia. Esta diosa representa el orden, la verdad y la estabilidad que han de estar presentes en el mundo y en el cosmos. (Gran Diccionario de Mitología Egipcia; Elisa Catel, p. 124). Dicha deidad juzga las almas en la “Sala de las Dos Verdades” (Justicia y Orden) colocando la pluma (portada en la cabeza) en la balanza donde se pesa el corazón del difunto. De este modo determina si este ha sido justo en la tierra o no. En cierta medida, esto indica que la Justicia no es espontánea; es el resultado de un proceso social controlado por las estructuras legales y burocráticas creadas ex profeso. Como se conoce, la VERDAD es consustancial a la JUSTICIA y mientras la primera sea ocultada, la segunda será negada y el equilibrio estará ausente. Ningún gobernante tiene la capacidad divina de conciliar la honestidad con la corrupción, la mentira con la verdad y el castigo con la impunidad pero todos tiene la prerrogativa legal de actuar como la diosa Maat “pesando” a quienes rompen el orden universal.

Revolución de las conciencias

Urge un pacto nacional para construir un proyecto VERDADERAMENTE INCLUYENTE que ponga freno radical a la injusticia, inequidad, corrupción e impunidad donde los trabajadores, no los charros sindicales; los empresarios, no sus cúpulas; los académicos, no sus caciques; los estudiantes, no los porros; los campesinos, no los terratenientes; los comerciantes, no las trasnacionales; los productores no los acaparadores, sean los arquitectos del cambio. Si se permite que el miedo duerma la conciencia e induzca la cobardía, los beneficios materiales que hoy comienzan a bajar, serán fácilmente disminuidos por quienes promueven esas emociones destructivas.
Hay avances, sin duda, pero mientras los ciudadanos no decidan ser parte actora del futuro que desean, las condiciones de injusticia inherente al neoliberalismo, permanecerán. Pues “Hasta que no tomen conciencia no se rebelarán, y sin rebelarse no podrán tomar conciencia”(George Orwell, libro 1984).
Si todos los que recibieron libros en el zócalo los leyeran, analizaran y discutieran, ampliarían su perspectiva social aumentando su bagaje de herramientas para defender lo que es de todos.


*Del dibujo animado: PERSÉPOLIS