domingo, mayo 29, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

FALANGES: Estado democrático de derecho

Luis Adalberto Maury Cruz
lmaury_cruz@hotmail.com

El Estado es un sistema de instituciones de poder público y es de derecho porque su ejercicio está sujeto al principio de legalidad de conformidad con la normatividad vigente. Se señala de democrático si la soberanía es popular, hasta aquí es una condición atemporal; empero, la progresividad de los derechos humanos, propulsan la progresividad democrática, esto se remonta a 1948 a su Declaración Universal. En efecto, la participación política es un derecho humano, que va más allá de una jornada electoral.

Esta participación, hoy, es democrática si la ciudadanía incide no sólo en los procesos electorales, sino en la gestión pública, por tanto en las finanzas públicas. ¿Tenemos este tipo de Estado? De ésta forma el centro del Estado es la progresividad de la dignidad de la persona y su libre desarrollo, así hoy el Estado se debe entender como Estado democrático de derecho, donde las políticas, los servicios y las obras públicas sean condiciones para el desarrollo económico, político, social e individual en el sentido de progresividad de la dignidad humana; de lo contrario es un Estado fallido.

Sin embargo, el Estado está delimitado por su condición presupuestal, recursos e infraestructura pública y capital humano del funcionariado. Es en ésta mediada que el gobierno está obligado a trabajar con lo que hay, no está obligado a lo imposible, pero las negligencias e impericias son delitos y fraudes políticos, muestra de ello son los subejercicios en los tres niveles de gobierno, amén de otros actos de corrupción.

El deterioro económico por el lastre de políticas erradas de las últimas tres décadas han generaron más de 60 millones de pobres, estas políticas de discriminación en el reparto del presupuesto federal han balcanizado económicamente y desarrollando infraestructura federal priorizando el Norte sobre el sur del país, desde Salinas de Gortari hasta la administración de Peña Nieto, con algunas excepciones de algunas obras; generando mexicanos de primera, segunda y tercera clases. Esto es violatorio de derechos humanos. Es necesario llegar a un punto de equilibrio, lo cual es responsabilidad de la Federación y de cada Entidad federativa en lo particular.

Por lo tanto, el Estado democrático de derecho, supone acatar la no discriminación en la distribución de los recursos públicos, sin menoscabo de las Entidades que forman la Federación, pero a la vez buscando un punto de equidad presupuestal; pues, el fondo es garantizar los derechos humanos de todos aquellos que confirman la población nacional sin discriminación.

Pero como ejercerse en éste Estado, en efecto con participación ciudadana, que en la realidad es privilegio de pocos y es derecho formal de todos. En necesario pensar lo público como un bien común. En el siglo XIX Ignacio Ramírez, el nigromante, decía que la patria se le ama y se le defiende; pues señalaba que la patria es la familia y los amigos; la democracia como la patria inicia en casa y en solidaridad. Es decir, sin discriminación y en el respeto al libre desarrollo de individuo; he allí el imperativo político de la dignidad humana, siendo el fondo de la democracia y de la ley; por tanto, del bien común.

Es evidente que si es un Estado democrático hay ejercicios ciudadanos y conciencia de lo público, o como diría Ramírez hay compromiso con la patria. ¿Cómo empezará usted a ejercer su ciudadanía desde este enfoque? Pues, se requiere dejar de ser espectador y entrar en marcos proactivos, ¿qué hará usted de forma puntual? La ciudadanía empieza por romper los esquemas del pensamiento de súbdito y transita al ser responsable de lo propio tanto en lo privado como en lo público.

¿Acaso no sería bueno iniciar desde lo micro? Desde la casa, la calle y el trabajo. En fin ¿usted qué piensa?…