domingo, agosto 7, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

FALANGES: El agua como problema de seguridad nacional

Luis Adalberto Maury Cruz

lmaury_cruz@hotmail.com

Sin agua no hay vida. Es un principio biológico, también del individuo, la sociedad y el Estado. En la actualidad el globo atraviesas por una fases de mínimos solares que se traducen, entre otras cosas, en sequias; aunado al deterioro ambiental producto de las manchas urbanas y el desarrollo industrial irresponsable; esto se convierte en catástrofes ecológicas y ecocidios, colocando al Estado y a su población en vulnerabilidad.

La urbanización, la industrialización, el aumento tanto en la población como de la densidad poblacional llevan a mayor demanda de agua potable, siendo un problema y reto para los gobiernos.

México presenta una contradicción. Hay falta de agua por estar gran parte del territorio en aridoamérica, la zona norte; pero hay un exceso del líquido en el sur del territorio donde se padece de inundaciones. 

Es sabido de la falta de agua en los Estados norteños, que siempre padecen sequias, Entidades como Nuevo León y en particular ciudades como Monterrey lo evidencia. Esto se traduce en un golpe a la industria, a la ganadería y a la agricultura, así como a la sociedad en su conjunto.

Lugares como la Ciudad de México padece de inundaciones y de falta de agua, ciudades pequeñas y municipios medianos como Pánuco, Veracruz, que tienen ríos como el Pánuco, presentan sequias y desbordamientos, generando desastres humanos y económicos recurrentes.

El problema se agudiza dada la falta de tratamiento de aguas contaminadas. Por ejemplo, en Xalapa, Veracruz el agua potable viene de Puebla, pero la capital veracruzana cuenta con aguas superficiales y subterráneas que irresponsablemente se han convertido en drenajes. Lo mismo ocurre en otras muchas ciudades del país que lejos de procurar y aprovechar los recursos hídricos los dañan flagrantemente, convirtiéndolos en focos de enfermedades, esto es soslayado por los tres niveles de gobierno.

De acuerdo a CONAGUA en México “En 2020 la red de agua superficial estuvo constituida por 3,493 sitios. El análisis de la calidad del agua superficial consideró 8 indicadores: Demanda Bioquímica de Oxígeno a cinco días (DBO5), Demanda Química de Oxígeno (DQO), Sólidos Suspendidos Totales (SST), Coliformes Fecales (CF), Escherichia coli, (E_COLI), Enterococos (ENTEROC), Porcentaje de Saturación de Oxigeno (OD%) y Toxicidad (TOX). Los resultados para 2020 mostraron una calificación de excelente para 51.5% de los sitios considerando DBO5, 21.7% para DQO, 51.0% para SST, 15.4% para CF, 37.6% para E_COLI, 78.4% para ENTEROC, 42.4% para OD%. El resto de los sitios obtuvieron una calificación que varió de buena calidad a fuertemente contaminada. En el caso de toxicidad 93.7% de los sitios no presentaron toxicidad.”

La calidad del agua se determinó mediante un semáforo con tres colores: verde (cumple con 8 indicadores), amarillo (incumplen los indicadores: E_COLI, CF, SST y/o OD%) y rojo (incumplimiento de los indicadores: DBO5, DQO, TOX y/o ENTEROC).

El 36.3% de los sitios superficiales están en verde, el 32.5% en amarillo, el 31.2% en rojo. La calidad del agua subterránea sólo el 40.6% está en verde, el 23.1% en amarillo, el 36.2% en rojo (los porcentajes los da CONAGUA).

Si la Federación, los Estados y los municipios trataran a las aguas contaminadas de forma masiva, eficaz y sistemática; y si a la par las aguas pluviales se almacenaran y utilizarían de forma racional habría menor escasez de agua. Por ejemplo, si lo hiciera la Ciudad de México (con 9,209,944), Monterrey (con 1,142,994) o Xalapa (con 488,531 habitantes), tendrían menos problemas con el líquido, pero no lo hacen o lo que realizan es deficiente, poniendo a estas localidades en inseguridad hídrica.

Nuevo León padece de este problema. La idea del Gobernador Samuel García de llevar el agua del río Pánuco a Monterrey es irresponsabilidad política, social, económica y ecológica, pues afectaría a pueblos, municipios de varios Estados huastecos y quizá del altiplano.

Así, el tema del agua es complejo, el país sufre de carencia y exceso del líquido, aunado a la contaminación. Sin agua potable el Estado cae, es inviable. 

La riqueza de una Estado, de una localidad  y de una ciudad está en su infraestructura pública que garantice derechos humanos y económicos, es obvio que la escasez, el exceso y la contaminación del agua traen más problemas sociales, económicos y políticos. La riqueza estatal supone la procuración las redes de agua, una infraestructura hídrica funcional que permita un óptimo uso del recurso, para contribuir con el libre desarrolla de las personas y del progreso social y económico de las localidades.

El problema del agua confronta a Estados, localidades, ciudades, a la necesidad social con los intereses agrícolas, ganaderos e industriales. 

El problema del agua no en pocas ocasiones terminan en conflictos armados tanto al interior de un país como entre naciones, recuérdese los conflictos entre México y EEUU presentes desde el siglo pasado y que se agudizaran dado la escasez del líquido que continuaran en este sigo dado los mínimos solares y los cambios ambientales. Así, el agua potable es un tema de política exterior, no sólo es de incumbencia doméstica. 

Por lo tanto, el agua es un tema de seguridad nacional, dado que evidencia el riesgo social y económico que es de naturaleza internacional, nacional y local, que pone en arriesgo a la gobernabilidad, a la viabilidad estatal y de las localidades en particular. En fin, ¿usted qué piensa?…