viernes, mayo 20, 2022
Anúnciate aquíGoogle search engine
- Advertisement -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

El ayuno

Apuntes: Terapia del ayuno
Javier Hernand Garcés
18 de abril de 2022

¿Por qué ayunar?

Recientes estudios revelan que ayunar podría ser el camino más eficiente para que el cuerpo se recupere de muchas dolencias. El ayuno, como tal, es un acto que nos lleva a la abstención de alimentos y bebidas de todo tipo, aunque, popularmente se le llama “ayuno” a la no ingesta de alimentos sólidos, dejando los líquidos como el único medio de alimentación, dígase agua, con o sin infusiones de plantas medicinales. Todo se hace en un determinado número de días.

El ayuno como huelga de hambre, la reacción al hastío e impotencia del ser humano frente a un poder delegado donde lo violento no tiene lugar y lo último que ofrece ese ser humano, es precisamente, su humanidad para manifestarse en contra de la injusticia social. Casos tan sonados como el de Mahatma Gandhi, India; Julio César Chávez, EU; Zacario Hernández Hernández, México; Patricia Troncoso, Chile; Dora María Téllez, Nicaragua; Raúl Castells, Argentina; Barry Horne, Reino Unido; Evo Morales, Bolivia; Antonio Ledezma, Venezuela; Guillermo Jorge Mario González García, México entre los más notables.

Pero no exactamente de ese ayuno quiero escribir, se trata de los estudios realizados, cuyo resultado se plantea en términos del ayuno como terapia anti cáncer. La corresponsal María Elena Navas de la BBC, Salud (British Broadcasting Corporation) en su artículo “El ayuno terapia prometedora contra el cáncer” hace las siguientes puntualizaciones:

“Los ciclos cortos de ayuno parecen funcionar tan bien como la quimioterapia para evitar el avance de los tumores cancerosos, afirman científicos en Estados Unidos, combinado con la quimioterapia, el ayuno parece proteger contra los efectos secundarios del tratamiento”
Esto es, el estudio nos lleva a la Universidad del Sur de California quien publica su estudio en Science Translational Medicine (Ciencia, Medicina Traslacional) a una comunidad en Loja, Ecuador, cuyos habitantes padecen de enanismo, por un lado y por otro son inmunes al cáncer y la diabetes. Ahí podría estar toda la clave para entender estas dos dolencias y sus manifestaciones y curarlas, probablemente acabar con un negocio multimillonario que supera los 150 mil millones de dólares al año, como es el de los cánceres en el mundo.
Los estudiosos de esta universidad aseguran que la inmunidad de este grupo es, de hecho, “…la deficiencia en la actividad de la hormona de crecimiento”, GHR, por sus siglas en inglés. De igual manera el estudio arroja un dato muy importante: “…los sujetos de Loja tenían niveles muy bajos de insulina y una baja resistencia a los factores de crecimiento insulínicos, o IGF-1, lo cual explicaría la ausencia de diabetes”. De igual manera y siguiendo con la investigación de la universidad citada, los encargados del estudio aseguran que han encontrado una forma de simulación “con efecto protector” a pacientes de cáncer.
Valter Lugo, el director del estudio, asegura que se trata de privar a las células de sus nutrientes con el ayuno. Eso es, sostienen que los experimentos con ratones señalan que ayunar de manera contralada antes de la quimioterapia protegía a éstos contra los efectos indeseables de esa terapia tóxica. En todo caso, Lugo dice que las evidencias en humanos y ratones “… indican que la mutación protege de cáncer” y que aunque no se trata de asegurar que ninguno de los pacientes sometidos a este estudio desarrollará cáncer en el futuro, la proporción será más baja.

Se trata de ciclos cortos de ayuno con ratones “…entre dos y cuatro días” tuvieron los mismos resultados que la quimioterapia, cada uno por separado, aunque “juntos, el ayuno y la quimioterapia, funcionaron mucho mejor que cada uno por separado”, sostiene Lugo. El cáncer infantil, por ejemplo, uno de las agresivos y mortíferos, “los tratamientos juntos lograron curar entre 20 y 40% de los ratones”. La quimioterapia en el tratamiento de este tipo de cáncer hubiera dejado muertos al 90% o más. Lugo argumenta que se promueve el estrés oxidativo de las células cancerígenas al privarlas, con el ayuno, de nutrientes “y de factores de crecimiento” con la consecuencia de la muerte de las células malignas. Hay casos documentados, por lo menos 10 de ellos, que indican que el ayuno logró proteger a pacientes de los efectos indeseables de la quimioterapia.

En todo caso, parece que la quimioterapia continuará en el mundo, aunque el llamado ayuno controlado podría beneficiar a aquellos que han decidido someterse a esa terapia. El camino es largo y el negocio de los cánceres, como dije, es de gran utilidad para sectores que ven en ese padecimiento una oportunidad para crecer económica y financieramente.
Debemos de tener mucho cuidado con el ayuno, cuando se utilizó el término “programado” éste implica la participación del oncólogo, en el caso de los cánceres, el nutricionista y demás para que haya un control estricto en términos de peso, de presión arterial y los niveles óptimos de glucosa.

El ayuno es una vía, que, de hacerla de forma programada y coordinada “intermitente”, podría ser de gran beneficio para el ser humano. Si dejas de comer a las 7 de la noche y tu próxima comida es a las 11 de la mañana, ese es un tipo de ayuno importante cuando no padeces de algún tipo de cáncer; podría, en todo caso, prevenir problemas.

El ayuno no es una moda de estos días. Los romanos tenían una esperanza de vida de 50 años para la clase alta y 30 años para la clase popular, ellos no ayunaban, en el siglo XX, por lo general, en Occidente vivían 60 años o más, en el siglo XXI la media de vida en esa región se acerca a los 70 años; con todo, Shakyamuni Buda logró vivir hasta los 80 años, su secreto fue, la meditación, el ejercicio físico, específicamente haciendo largas caminatas y el ayuno intermitente, ya mencionado en este escrito. Evitar los excesos, con bebidas y alimentos será el camino más corto de una buena salud.

El ayuno inteligente es un hábito saludable, es como darle un descanso al cuerpo para que sea más fuerte. Recordemos que las enfermedades son sinónimo de sufrimiento y que le auto control es una necesidad cuando tratamos de ser mejores.

Javier Hernand Garcés es Licenciado en Derecho, Maestro en Derecho Ambiental y Licenciado en Naturopatía.

Artículo anteriorPortada del 25 de abril de 2022
Artículo siguienteAliento